×
hace cerca de 2 meses
[Del Río]

Está Covid-19 fuera de control en Del Río

Aumento en casos va de la mano de la falta de apoyo de la población...

Imprimir
Está Covid-19 fuera de control en Del Río
Escuchar Nota


Del Río, Tx.- En una tarde sofocante cerca de la frontera entre Texas y México, Ximena Colecio se puso una máscara facial antes de caminar hacia una cerca de alambre para colgar el letrero hecho a mano con sus pequeños dedos. Garabateado en un brillante marcador de neón, dice: “Para el mejor maestro. Te extrañaremos”.

Había otros 27 carteles colgados en la escuela primaria Irene C. Cardwell, el 22 de julio, para llorar la pérdida de Chavell Gutiérrez, de 55 años, quien murió un día antes por Covid-19.

Chavell Gutiérrez no es la primera persona en sucumbir al virus en esta pequeña ciudad fronteriza del suroeste de Texas de unos 35 mil residentes, y las autoridades están seguras de que no será la última.

El virus ha estirado los recursos de Del Río hasta sus límites. Mientras tanto, los funcionarios de la ciudad como los del condado se esfuerzan por detener la propagación de la enfermedad; los trabajadores de salud locales están librando una guerra en dos frentes: una batalla para salvar la vida de sus pacientes… y la suya.

“Estuvimos en 13 casos durante mucho tiempo hasta que llegamos a junio”, dijo el doctor Jaime Gutiérrez, quien se desempeña como autoridad de salud local.

Hasta el viernes había mil 163 casos positivos de Covid-19 en el condado de Val Verde y 14 muertes, según datos estatales. Gutiérrez dijo que los recuentos locales colocan el número de muertes mucho más alto. Los camiones congeladores para almacenar restos humanos llegaron al condado el 25 de julio.

“¿Cuántas muertes más se necesitarán antes de que la gente decida que ya es suficiente?”, cuestionó Gutiérrez.

Nadie en Del Río sabía la respuesta a esa pregunta, pero hasta ahora no es 48. Aunque muchas de esas muertes están pendientes de revisión antes de ser clasificadas como Covid-19, todas murieron después de dar positivo por el virus al 30 de julio, señalaron funcionarios locales.

“Estas personas murieron de neumonía por Covid-19. Mi diagnóstico en los certificados de defunción dice que la causa de la muerte es ‘neumonía debido a Covid-19’”, explicó Gutiérrez.


Nunca visto

Rick Robles parecía sereno para un hombre que comenzó su jornada laboral abruptamente a las 2 de la mañana.

“Recibí esa y otra llamada del hospital alrededor de las 6:45 horas. Algunas personas piensan que (Covid-19) es un engaño. Deberían pasar un día conmigo”.

Robles, residente de toda la vida de Del Río, posee y opera la funeraria Sunset Memorial Oaks, donde también es responsable de embalsamar a los muertos.

El coronavirus no se parece a nada que haya experimentado en sus 30 años en la industria funeraria, y desea que más personas tomen en serio el virus. Son las 12:28 horas, un jueves, y Robles no ha tenido tiempo suficiente para desayunar.

Sus funerarias promedian entre 8 y 10 servicios por semana. Ese ya no es el caso.

“Hemos tenido unos 18 (funerales) en lo que va de la semana. La semana pasada fueron 22. Es un pico, y la diferencia es Covid... Nunca había visto algo así. La situación se ha ido de las manos en esta área”.

Hay datos para respaldar el reclamo de Robles. La población del condado de Val Verde está ligeramente por encima de los 49 mil residentes. Sus casos positivos coinciden con los condados más del doble de su tamaño.


Intensa lucha

El Centro Médico Regional Val Verde se ha convertido en una zona de guerra Covid-19, con efectivos del Ejército y la Armada de Estados Unidos, que luchan contra la enfermedad junto con médicos y enfermeras rurales.

Es un campo de batalla en el que los trabajadores de la salud han demostrado un valor, valentía, sacrificio poco comunes y han sufrido bajas.

Hay zonas verdes y zonas rojas, lugares en el piso del hospital marcados con cinta roja brillante donde ni siquiera el director del hospital puede caminar, no de manera segura, no sin un traje de plástico de equipo de protección personal, y esos lugares están creciendo cada semana debido al coronavirus.

El 23 de julio, las enfermeras del Centro Médico Regional Val Verde estaban preparando una sección del hospital, su departamento de servicios quirúrgicos, para convertirse en otra unidad de Covid. Es la quinta unidad de este tipo en tres semanas.

Muchos hospitales rurales como el suyo están luchando por no convertirse en “hospitales Covid”. A medida que ingresan más personas infectadas por el coronavirus, otros pacientes deben ser alojados de forma segura en lugares como el departamento de emergencias, lo que está creando una tensión en el sistema de salud local.


Con información de USA Today


Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}