×
hace 1 mes
[Saltillo]

Pasión sazona la vida de Braulio Cárdenas

El empresario restaurantero Braulio Cárdenas Cantú, es un vivo ejemplo de la pasión y la entrega con la que sazona su vida

Imprimir
Pasión sazona la vida de Braulio Cárdenas
Saltillo, Coah.- Cuando el trabajo no es una opción sino una forma de vida que fluye por el solo gusto de hacerlo, se nota. El empresario restaurantero Braulio Cárdenas Cantú, es un vivo ejemplo de la pasión y la entrega con la que sazona su vida.

La historia del primogénito de la familia Cárdenas Cantú, no se escribe sin el legado de don Braulio y doña Lilia. Ellos deseaban dar a sus hijos muchas cosas de las que ellos carecieron, principalmente educación formal.

“Más que restaurantera esta es una familia de trabajo, mi padre no terminó quinto de primaria. En su momento anduvo boleando, vendiendo periódicos, repartiendo producto en las farmacias en Monterrey, mi mamá trabajó de dependiente en una tienda departamental, se conocen, se casan y siempre buscando crecer y brindarnos lo que ellos no pudieron tener”, externó.


Multiplicada, la inquietud de don Braulio quedó en cada uno de sus hijos. Con esa personalidad, es como inicia un negocio junto con su primo Óscar desde 1959, hasta que decidió irse a probar suerte a Estados Unidos. Al volver para finales de los 70, se queda al frente del icónico negocio del cabrito.

Proveniente de Nuevo León, la familia llegó a Saltillo en 1968 y ya con local propio para 1972, se mueve para las calles de Allende y Alesio Robles. Apenas los niños estaban en posibilidad de agarrar una escoba y un trapeador, y ya estaban listos para cooperar en el negocio, así fueron los comienzos de Braulio hijo.

“Ahí es donde aprendimos la cultura del trabajo, no le teníamos miedo, era natural para nosotros porque así lo veíamos en la casa. Así es como a todos nosotros mi padre y mi madre nos pueden dar educación”, recordó.



MEJORA CONTINUA

Braulio sabía de las exigencias del sector restaurantero. Como ingeniero experimenta trabajando para el Grupo Industrial Saltillo, pero cuando se dio cuenta de que un mesero ya con propinas llegaba a ganar más de lo que le pagaban como ingeniero, cambió de opinión y para 1984 entró de lleno al negocio.

El Mesón abrió sus puertas en 1986, un día 12 de diciembre, Día de la Guadalupana, que con mucho esfuerzo y paciencia, es hoy es uno de los íconos de la gastronomía local que actualmente es fuente de empleo de unas 80 personas.

Él también fue presidente de la Canirac a nivel nacional, reconoce entre los principales retos de la industria restaurantera fenómenos como el incremento en la competencia, el déficit y rotación de personal, la guerra de precios, sin embargo, son factores que obligan a la mejora continua de los prestadores de estos servicios.

“Siempre buscando ese regionalismo, se realizó la remodelación para reforzar nuestra esencia, invertimos cerca de 12 millones de pesos… siempre buscando dar más al cliente… vienen más sorpresas con artesanos locales, pero no quiero develarla hasta que la tengamos puesta”, indicó.

El próximo 25 de octubre, Braulio Cárdenas recibirá la Presea al Comerciante Distinguido del Año que entrega la Canaco Saltillo en el marco de la Quincuagésima Quinta Quincena del Comercio.

“No es que uno lo esté buscando, no trabajas para eso, pero el hecho de que alguien voltee y vea ese esfuerzo que has hecho, reconozca ese trabajo realizado, es muy satisfactorio y no nada más para mí, lo es para toda mi familia y para todos mis colaborares que son mi familia extendida”, dijo.


Imprimir
te puede interesar
similares
https://www.zocalo.com.mx/images/site/edit_icon.png