×
Sergio Sarmiento
Sergio Sarmiento
ver +
Empezó su carrera profesional en la revista Siempre! a los 17 años, cuando era todavía estudiante de preparatoria. Obtuvo la licenciatura en filosofía con honores de la Universidad York de Toronto, Canadá. A los 22 años entró a trabajar como redactor en Encyclopaedia Británica Publishers, Inc. y dos años más tarde fue nombrado director editorial de las obras en español de la empresa.

" Comentar Imprimir
06 Diciembre 2019 04:01:00
Miedo en el taxi
Una sociedad generosa se lanzó a las redes sociales para pedir la búsqueda de Karen Espíndola, aparentemente secuestrada por un taxista el 3 de diciembre en la Ciudad de México. La solidaridad se transformó en linchamiento, sin embargo, cuando Karen apareció sin daño, y sobre todo después de que se dio a conocer un video en el que se encontraba en un bar con un hombre en el momento en que se le buscaba.

Yo, por mi parte, celebro que haya aparecido sana y salva. Las cosas pudieron haber sido mucho peores. El 4 de diciembre Cyntia Moreno Hernández, una joven de 25 años que desapareció el sábado 30 de noviembre tras abordar un taxi en San Antonio La Isla, Estado de México, fue hallada muerta en la cajuela de un taxi en Iztacalco, Ciudad de México. No es la primera.

El linchamiento de Karen en redes revela mucho del machismo de nuestra sociedad. Lo que nadie puede negar es el miedo a la agresión que sufren constantemente las mujeres en México. En los últimos tiempos he escuchado numerosas historias de acosos en taxis y otros vehículos de alquiler. Dalia de Paz, la periodista de tecnología, sufrió un hostigamiento el 4 de diciembre en un auto de Didi, un Honda Fit placas 720 YVM.

El conductor, identificado como Alejandro Mauricio, le dijo primero que olía muy bien y después que por ella “sí le pondría el cuerno a su esposa”. Empezó a dar vueltas por Reforma, le puso seguro a las puertas y trató de intimidarla. Ella logró bajarse.

Selene Ávila, reportera en el Senado, fue “paseada” por un conductor de Uber el mismo 4 de diciembre. Afirmaba que era nuevo en el servicio y que se había perdido, pero hablaba con incoherencias y sobre temas íntimos. Selene logró salirse del vehículo.

Reportó el conductor a Uber, que le respondió que, “como parte de la investigación del caso, ya contactamos al conductor para conocer su versión y revisamos exhaustivamente la ruta del viaje. Seguiremos buscando establecer comunicación contigo para dar seguimiento de acuerdo con nuestros protocolos”.

Los ataques en taxis y vehículos de aplicaciones no son cosa nueva. En 2017 fue asesinada una joven, Mariana, a manos de cuatro hombres que se la llevaron en un Vento registrado en Uber, aunque según la empresa no estaba realizando un viaje para la compañía en el momento del delito.

Muchas mujeres no han sufrido nunca un ataque, pero las historias hacen que se extienda el miedo. Los taxis, los micros y otros vehículos de transporte público han sido desde siempre usados para perpetrar asaltos y violaciones.

Los servicios de aplicaciones presumieron durante mucho tiempo que ofrecían mejores sistemas de seguridad por hacer una revisión de los conductores y por tener registros de choferes y pasajeros. Por eso hay más mujeres conduciendo autos de aplicaciones que taxis convencionales.

Pero hay razones para pensar que en los últimos meses o años ha habido una relajación en los protocolos de seguridad. Quizá se entienda. El número de vehículos ha aumentado, al igual que la competencia con la proliferación de marcas: Uber, Cabify, Didi, Beats.

No hay soluciones fáciles. Las voces que exigen una mayor regulación no explican por qué los taxis y los microbuses, mucho más regulados, tienen tantos asaltos y abusos sexuales. Pero cada vez es más difícil que las autoridades se crucen de brazos. Cada caso de agresión, especialmente cuando todos terminan en la impunidad, genera más miedo.

Cuauhtémoc y Cortés
“El pasado no se modifica, lo que sucedió, sucedió”. Esto le respondió Cuauhtémoc Cárdenas a El País cuando le preguntó sobre la disculpa que el presidente López Obrador ha pedido a España por la conquista. “De lo ocurrido 500 o mil años atrás, no podemos echar la culpa a nadie”.
05 Diciembre 2019 04:01:00
Chocolates amargos
Un amigo venezolano estaba feliz. Durante un año había tratado de ganarse la vida en Caracas vendiendo chocolates que él mismo produce con una calidad excepcional; y lo sé, porque los he probado. La venta, sin embargo, resultó casi imposible en un mercado tan
deprimido como el venezolano. Había meses en que no lograba vender un solo chocolate.

Hace unos días mi amigo pareció tener un golpe de suerte. A pesar de las dificultades para encontrar empleo en Venezuela, uno de los principales hoteles de Caracas le ofreció un trabajo formal como asistente de la chef pastelera. El problema es que le ofrecieron un salario de 460 mil bolívares al mes, unos 20 dólares al tipo de cambio de ayer (0.000044 dólares por bolívar, cuex.com), menos de 400 pesos al mes, por un trabajo de 10 horas diarias y seis días a la semana.

Es verdad que algunos precios en Venezuela son inferiores a los de México, pero otros no. Los 20 dólares al mes son simplemente insuficientes. La empresa proporciona transporte para que sus empleados puedan llegar al hotel a un costo de solo 10 dólares al mes, pero esto significa que al chocolatero le quedarán solo 10 dólares para sus gastos.

Y mi amigo no está tan mal como otros. El salario mínimo pasó de 4 mil 500 bolívares el 1 de diciembre de 2018 a 18 mil el 14 de enero, 40 mil el 1 de mayo y 150 mil el 15 de octubre, que es el nivel que hoy rige. Este es un ingreso de 6.60 dólares al mes. A esto, los trabajadores de la economía formal pueden sumar un “bono de alimentación”, o “cesta ticket, que deben pagar las empresas –lo cual castiga la creación de empleo formal– y que el pasado 15 de octubre subió de 25 mil a 150 mil bolívares al mes. Pero este bono solo añade otros 6.60 dólares a los salarios.

¿Qué tanto poder de compra tienen estos salarios en Venezuela? Los precios son muy cambiantes en una economía que cerrará este año, según el FMI, con una inflación de 200 mil por ciento; pero el portal Expatistan.com, que hace comparaciones internacionales, señala que un menú del día en la zona más cara de la ciudad cuesta 74 mil 146 bolívares, una porción de 500 gramos de pechuga de pollo 19 mil 557 bolívares, un litro de leche entera 12 mil 710 bolívares y una docena de huevos grandes 20 mil 857 bolívares. El alquiler de un apartamento amueblado de 85 metros cuadrados en una zona de clase media es de 3.6 millones de bolívares mensuales y los costos de electricidad y agua de dos personas en ese apartamento ascienden a 320 mil 76 bolívares.

Ante esta situación no sorprende que el Banco Central de Venezuela haya dejado de publicar información sobre la economía desde 2015 y hasta abril de este 2019, cuando súbitamente anunció que la economía del país se había contraído 52.3% entre 2013, cuando Nicolás Maduro tomó el poder. Estas cifras oficiales, sin embargo, son consideradas demasiado optimistas por los economistas independientes. Venezuela ha pasado de ser uno de los países más ricos a uno de los más pobres de Latinoamérica.

Es verdad que los gobiernos logran popularidad cuando reparten dinero en dádivas a los ciudadanos; esto lo hizo Hugo Chávez y la política la continuó Maduro. No obstante, si todo el esfuerzo de un país se dedica a repartir y nada a producir, el resultado es la tragedia humana que hoy sufre Venezuela. Los sueldos alcanzan hoy para tan poco que ni siquiera alguien dispuesto a trabajar 10 horas diarias y seis días a la semana, como mi amigo el chocolatero, puede lograr un sustento digno.

Desde Palacio
La orden de congelar la iniciativa de Napoleón Gómez Urrutia que prohibiría el outsourcing debe haber llegado de Palacio Nacional. No están las circunstancias del país como para asestar otro golpe a la inversión productiva.
04 Diciembre 2019 04:02:00
Otra vez PISAdos
En 2001, cuando nuestro país participó por primera vez en la prueba Pisa de la Ocde, los estudiantes mexicanos obtuvieron 422 puntos en lectura, muy debajo de los 500 puntos en promedio de los países participantes. En 2018, después de muchos esfuerzos y varias reformas, el resultado fue de 420 puntos.

Es verdad que en otras capacidades los estudiantes mexicanos sí han avanzado. En matemáticas pasamos de 385 a 409 puntos y en ciencias de 410 a 419. Estos pequeños avances, sin embargo, pueden ser producto más de la muestra que de una mejora real en la educación.

Los países con mejores resultados en las pruebas de PISA, exámenes estandarizados para alumnos de 15 años que organiza la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), pero en los que participan muchas entidades que no pertenecen a la institución, se ubican en la región de Asia Pacífico. A China se le evalúa solo sobre cuatro provincias de su zona costera, por lo que quizá sus resultados nacionales sean inferiores, pero su desempeño es muy superior a todos los demás. En lectura registra 555 puntos, en matemáticas 591 y en ciencias 590.
Singapur, Hong Kong, Macao y Vietnam están también en los primeros lugares en todas las categorías. Los países de Asia Pacífico destacan de manera sorprendente sobre el resto del mundo. No sabemos si las razones son culturales, de disciplina en el estudio o genéticas.

Entre los países europeos, Estonia y Polonia han obtenido los mayores avances en los últimos años. Finlandia sigue manteniendo una buena posición. En América destaca Canadá. Chile es el mejor país de Latinoamérica. México, si bien no está en los peores lugares, no ha podido avanzar. por lo menos no hasta 2018. La reforma o contrarreforma educativa de la cuarta transformación no ha llegado a tiempo para incidir en estos resultados.

La “estabilidad general” en el desempeño de los mexicanos, señalan los responsables de la prueba, “oculta tendencias más positivas para los estudiantes de rendimiento más bajo. Las brechas entre los estudiantes con mayor y menor rendimiento en matemáticas y ciencias disminuyeron con el tiempo en México”. El nivel socioeconómico ha sido siempre un predictor del desempeño académico en nuestro país; sin embargo, “el 11% de los estudiantes desfavorecidos en México pudieron obtener puntajes en el primer cuatril de rendimiento de lectura, lo que indica que la desventaja no marca el destino”.

En lectura, las chicas mexicanas obtuvieron 11 puntos más que los chicos, frente a 30 puntos en los países de la OCDE; pero la diferencia era mucho mayor, de 25 puntos, en 2009. El problema es que los hombres no avanzaron, sino que las mujeres perdieron 14 puntos.

Los chicos mexicanos, en cambio, superaron a las chicas por 12 puntos en matemáticas, bastante más que los 5 puntos de diferencia para el promedio de la OCDE. En ciencias, los hombres mexicanos fueron superiores en 9 puntos frente a las mujeres, contra solo dos puntos de diferencia en la OCDE.

Los alumnos pierden más clases en México que en otros países, pero se consideran satisfechos con sus vidas. El 83% de quienes tomaron la prueba lo expresaron, contra solo 67% del promedio de la OCDE, que vive en su mayoría en países ricos. Quizá los estudiantes mexicanos no sean los mejores del mundo, ni los más prósperos, pero el presidente López Obrador bien podrá declarar que son felices, felices, felices.

Sin outsourcing
La reforma que está impulsando el senador Napoleón Gómez Urrutia de Morena para prohibir el outsourcing, hará mucho más costosa la inversión en México sin ayudar realmente a los trabajadores. El resultado será menor inversión y menor creación de empleos.
03 Diciembre 2019 04:01:00
Peso fuerte
La economía se ha estancado, la inversión fija y la construcción se han desplomado, pero el peso se mantiene sólido. ¿Por qué? Porque los factores que le importan a quienes invierten en el mercado cambiario se muestran hasta ahora favorables.

La inflación, para empezar, tuvo un aumento anual de solo 3.02% en octubre, contra 4.83% de diciembre de 2018. La tasa de interés de referencia del Banco de México es de 7.5% anual, lo cual representa una tasa real cercana a 4.5 puntos. Este rendimiento es muy alto si se compara con la tasa de interés de referencia de Estados Unidos, que es de 1.75% frente a una inflación de 1.8 por ciento. Muchos otros países tienen también tasas negativas de interés. Ante el premio que ofrece México, los fondos de inversión están dispuestos a mantener valores en pesos, por lo menos mientras no vean un peligro inminente de depreciación.

El Gobierno de López Obrador ha sido muy cuidadoso con el gasto público. En el periodo enero-octubre de este 2019 el gasto neto total fue de 4 billones 579,900 millones de pesos, 2.2% menos, en términos reales, que en los 10 primeros meses de 2018. Es verdad que hay críticas acerca de la forma en que se está gastando este dinero, pero la reducción del gasto ha transformado el déficit del Gobierno en un pequeño superávit, lo cual significa que no se está contratando nueva deuda pública.

Las cosas, sin embargo, se podrían complicar. El Gobierno ha usado dinero de los fondos de estabilización, que tenían como propósito compensar caídas de los ingresos en tiempos de crisis, para financiar gasto corriente. Este dinero ya no estará disponible en el futuro. Hacienda, por otra parte, está calculando que la economía registrará un crecimiento de entre 1.5 y 2.5% el año que viene, cifra que parece cada vez más difícil de cumplir: si la economía crece menos, el SAT obtendrá una menor recaudación. El Gobierno también ha presupuestado un aumento en la producción de petróleo crudo de 13%, el cual se antoja imposible de lograr.

El eslabón más débil en la actual solidez del peso mexicano es el grado de inversión de la deuda de Pemex. Si la petrolera no logra subir su producción de crudo en ese 13% que proyecta, y si utiliza los recursos que tiene no para producir más crudo sino para construir una refinería que perderá dinero, las calificadoras no tendrán más opción que quitarle el grado de inversión. Esto elevará las tasas de interés que paga la empresa. La deuda soberana, esto es, la del Gobierno, podrá mantener el grado de inversión aun si Pemex pierde el suyo, pero para eso será necesario hacer más recortes en un gasto que ya está siendo insuficiente para cubrir los servicios públicos indispensables.

La actual fortaleza del peso puede cambiar de un día para otro. Recurrir a los fondos de estabilización nos ha dejado sin colchón. Hacer pronósticos a la ligera sobre el crecimiento de la economía y el aumento en la producción del crudo puede resultar en un ingreso inferior al presupuestado. La pérdida del grado de inversión de Pemex sería la alerta para todo el sistema.

Es falso pensar que un presidente que devalúa se devalúa, pero la estabilidad cambiaria es uno de los pilares a los que está recurriendo el presidente López Obrador después de un año decepcionante en lo económico. Será muy importante, por lo tanto, que el Gobierno cuide más al peso.

No agredir
“No se debe de agredir a nadie y ustedes cumplen con su trabajo”, dijo ayer el presidente López Obrador en la mañanera tras la agresión de morenistas al reportero Irving Pineda de TV Azteca. “Yo digo aquí que en vez de ayudarnos nos afectan”. Solo falta que los militantes le hagan caso al jefe.
02 Diciembre 2019 04:07:00
Dictadura perfecta
“México es la dictadura perfecta”. Mario Vargas Llosa

Cuando Mario Vargas Llosa lanzó su famosa calificación sobre el sistema político mexicano, en un debate de televisión conducido por Enrique Krauze el 30 de agosto de 1990, la izquierda mexicana aplaudió. Tenía que venir un escritor peruano a decir lo que, a su juicio, todos callaban en nuestro país:

“Yo no creo que se pueda exonerar a México de esa tradición de dictaduras latinoamericanas. Creo que el caso de México, cuya democratización actual soy el primero en celebrar, en aplaudir, como todos los que creemos en la democracia, encaja dentro de esa tradición con un matiz que es más bien el de un agravante. México es la dictadura perfecta. La dictadura perfecta no es el comunismo, no es la Unión Soviética, no es Fidel Castro. Es México, porque es la dictadura camuflada de tal modo que puede parecer no ser una dictadura, pero tiene, de hecho, si uno escarba, todas las características de la dictadura: la permanencia, no de un hombre, pero sí de un partido, un partido que es inamovible”.

Veintinueve años después, este 29 de noviembre en el Museo Memoria y Tolerancia de la Ciudad de México, Vargas Llosa volvió al tema a pregunta mía: “Veo mal a México y lamento decirlo porque quiero mucho a México. Me temo muchísimo que el populismo que parece la ideología del actual Presidente de México nos conduzca otra vez a la dictadura perfecta. Mucho me temo que este Gobierno esté retrocediendo a México que comenzaba a salir de esa dictadura perfecta”.

Esta vez la izquierda no aplaudió. Beatriz Gutiérrez Müller, la esposa del presidente López Obrador, respondió: “Veo mal a ciertos escritores que han ganado el Premio Nobel, y lamento decirlo porque quiero mucho a los escritores. Me temo mucho que el fanatismo y el dogmatismo, que parece la ideología de algunos, nos conduzca otra vez al panfletarismo perfecto”.

Quizá México no es hoy la dictadura perfecta, pero el presidente López Obrador parece querer recuperar ese régimen de los años 70 y 80 en que el autoritarismo del PRI alcanzó su máximo esplendor.

Preocupa el debilitamiento de los órganos autónomos, como la SCJN, la CNDH, el INE, el INAI y la CRE, que deben ser contrapeso del poder, pero que hoy están sufriendo recortes en su presupuesto y cargados con funcionarios seleccionados no por su capacidad sino por su lealtad al régimen.

El Gobierno ha modificado también los programas sociales, que habían tenido éxito en reducir la pobreza extrema, para encauzar los recursos a dádivas directas que operan muchas veces sin padrones de beneficiarios ni reglas.

Lo más importante de los nuevos programas sociales es que buscan crear la ilusión de que el dinero lo entrega directamente el presidente López Obrador y no el pueblo de México a través de sus impuestos.

Quienes han vivido lo suficiente para recordar no solo la controversia generada por Vargas Llosa en 1990, sino los gobiernos de Luis Echeverría y José López Portillo, tienen razones para resistir un retorno al asistencialismo partidista, a la política exterior que buscaba convertir a México en líder del tercer mundo, al sistema electoral, en el que un Manuel Bartlett podía ser al mismo tiempo militante del PRI, secretario de Gobernación y presidente de la Comisión Federal Electoral (CFE).

Quizá no estamos viviendo en una dictadura, ni siquiera imperfecta. Pero estamos viendo señales de alerta ante las cuales no podemos cerrar los ojos.


Tiempos recios

“Andaban los tiempos recios”, escribió santa Teresa de Jesús en el siglo 16, ante las amenazas de ser llevada a la Inquisición. De esta frase, Vargas Llosa ha tomado el título de una novela que tiene como marco el derrocamiento en 1954 de Jacobo Árbenz, el presidente de Guatemala a quien Estados Unidos acusó de ser comunista. Me parece una gran novela.
29 Noviembre 2019 04:07:00
Saldos de un año
“Lo que cuenta es lo que se hace y no lo que se tenía intención de hacer”. Jorge Edwards


El 1 de diciembre de 2018 Andrés Manuel López Obrador rindió protesta como Presidente. “A partir de ahora -declaró- se llevará a cabo una transformación pacífica y ordenada, pero al mismo tiempo profunda y radical, porque se acabará con la corrupción y con la impunidad que impiden el renacimiento de México”.

El nuevo Gobierno ha hecho cambios importantes en la forma en que se ejerce el gasto público. Ha suspendido o reducido programas, muchos con alto contenido social, que habían permitido una reducción de la pobreza extrema, pero ha aumentado o creado otros que entregan recursos directamente a los beneficiarios. Ha cancelado importantes proyectos de inversión, como el Nuevo Aeropuerto Internacional de México en Texcoco, pero ha anunciado otros, como el Tren Maya, la refinería de Dos Bocas o la ampliación del aeropuerto de Santa Lucía. Ha combatido el huachicol y la corrupción. Ha elevado el salario mínimo 20% y 100% en la frontera norte. Ha creado la Guardia Nacional, una policía militar, mientras que afirma haber cancelado los intentos por combatir con violencia al crimen organizado. Ha buscado centralizar el poder, debilitando a organismos autónomos y regulatorios. Ha eliminado también buena parte de la reforma educativa de 2013.

A un año de distancia, los resultados son mixtos. La economía se ha estancado, en buena medida por una caída en la inversión fija bruta de 3.3% anual hasta agosto y un desplome de la construcción de 10% en septiembre. La cancelación del aeropuerto de Texcoco y las suspensiones de nuevos proyectos de inversión privada en energía han sido dos de los factores que han provocado este estancamiento.

Uno de los puntos positivos del año, a pesar de la falta de crecimiento, ha sido un alza en los salarios. El presidente López Obrador presta especial atención al incremento por decreto del salario mínimo, que pasó de 88.36 pesos a 102.68 pesos diarios, pero como muy pocos lo reciben su impacto ha sido muy limitado. Sí ha habido, sin embargo, avances en el salario promedio cotizado en el IMSS. Este pasó de 350.62 en octubre de 2018, a 373.22 pesos en octubre de 2019 (STPS), lo cual es un alza nominal de 6.4% frente a una inflación cercana a 3 por ciento. En contraste, la desocupación abierta se elevó de 3.2, a 3.6% de octubre a octubre, mientras que otros índices de desempleo también están subiendo.

En materia de seguridad hay igualmente un retroceso. El número de homicidios dolosos está en camino de establecer un nuevo récord en este 2019. La liberación de Ovidio Guzmán, tras ser capturado en Culiacán, Sinaloa, en octubre, subrayó la debilidad del Estado frente al crimen organizado. La matanza de tres mujeres y seis niños de la familia LeBarón en Bavispe, Sonora, en noviembre, ratificó que persiste la impunidad incluso de los peores crímenes.

El Gobierno ha buscado desmantelar las instituciones autónomas y de regulación que creaban contrapesos al poder presidencial. Ha lanzado una guerra contra instituciones como la CRE, la CNH, la CNDH y el INE que han sido los pilares de la construcción de un sistema que limitaba el poder unipersonal que los presidentes tuvieron durante las décadas del viejo PRI. El propósito parece ser el de concentrar nuevamente el poder en la Presidencia.

El Mandatario sigue gozando de una popularidad notable. En parte se debe a su muy particular habilidad como comunicador, pero también a un naciente culto a la personalidad.


Alternancia

Después de 15 años de gobiernos de izquierda, triunfa ahora la centro-derecha en Uruguay con Luis Alberto Lacalle. La alternancia de partidos en el poder es muy importante. Esperemos que no se olvide esto en México.


28 Noviembre 2019 04:07:00
Terrorismo
En un principio pareció una buena forma de aprovechar una tragedia ocurrida en Estados Unidos para beneficio político en México. Tras la matanza de El Paso, Texas, del 3 de agosto, el canciller Marcelo Ebrard declaró: “Consideramos que este acto es un acto de terrorismo en contra de la comunidad méxico-norteamericana y de nacionales de México en Estados Unidos”. El secretario añadió que, respetando el ámbito de acción de la Fiscalía General de la República, promovería una denuncia por terrorismo en la Unión Americana.

Pero el que se lleva tendría que aguantarse. Este 26 de noviembre, en una entrevista de radio con el periodista ultraconservador Bill O’Reilly, el presidente norteamericano Donald Trump dijo que estaba pensando designar como terroristas a las bandas mexicanas de la droga. Añadió que llevaba ya 90 días considerando la posibilidad.

La declaración generó una inmediata reacción del Gobierno federal. El canciller Ebrard consideró como “innecesaria e inconveniente” la posible designación. Dado que esta podría abrir las puertas a intervenciones directas de Estados Unidos, señaló: “México no admitirá nunca acción alguna que signifique violación a su soberanía nacional”.

La afirmación de Trump, no obstante, debe tomarse con un granito de escepticismo. O’Reilly –quien se vio obligado a dejar sus espacios de Fox News por acusaciones de acoso sexual, pero también porque sus puntos de vista eran demasiado extremos, incluso para esa cadena derechista de televisión– le sacó al Presidente las declaraciones con tirabuzón: “Si otro país matara a 100 mil estadunidenses con armas de fuego, nos iríamos a la guerra contra ese país”, le dijo. “Sin embargo, los cárteles mexicanos de la droga matan más de 100 mil norteamericanos al año por la importación de narcóticos peligrosos. ¿Vas a designar a esos cárteles en México como grupos de terror y empezar a pegarles con drones y cosas así?” La respuesta fue: “No me gusta decir lo que voy a hacer, pero así los vamos a designar”.

Trump estaba respondiendo a regañadientes ante un entrevistador con el que quería quedar bien. El propósito de la entrevista era, en efecto, darle un espaldarazo a O’Reilly en su nuevo programa de radio después de su despido de Fox News. Pero dado que O’Reilly le puso palabras en la boca, no podemos saber exactamente lo que el Presidente va a hacer, no por lo menos sobre la base de esta entrevista.

De lo que no hay duda es que en la campaña de reelección la carta mexicana estará siempre sobre la mesa, porque le ha funcionado muy bien a Trump, especialmente con el público de O’Reilly, que es también el que más firmemente apoya al Presidente. Para este público, los mexicanos son el verdadero enemigo de Estados Unidos.

Los narcotraficantes mexicanos no son terroristas, aunque puedan usar tácticas que busquen infundir miedo. Su objetivo es ganar dinero y no impulsar una causa política o religiosa. Tampoco la matanza de El Paso fue un acto terrorista, aunque sí un crimen de odio. De nada sirven, sin embargo, las definiciones formales. Lo único que interesa a los políticos es obtener popularidad y votos.

Quizá la mejor actitud ante las palabras de Trump la haya tenido el presidente López Obrador. Evitó ayer una confrontación y se limitó a aprovechar la fecha para felicitar a los estadunidenses por el día de Acción de Gracias. “Quiero mandarles un abrazo a los estadunidenses”, dijo. “Es el Día de Gracias”. Y tarará. Esto pone la entrevista de Trump en su justa dimensión.


Desempleo

La tasa de desocupación abierta subió de 3.2 a 3.6% en los 12 meses concluidos en octubre y la subocupación pasó de 6.7 a 7.5 por ciento. Los salarios están aumentando, pero también los indicadores de desempleo.

27 Noviembre 2019 04:07:00
Subcalificados
"Contratar a la gente equivocada es la manera más rápida de socavar un negocio sostenible”. Kevin J. Donaldson

José Ángel Carrizales López fue seleccionado “personalmente” por el presidente López Obrador como director ejecutivo de la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA). Así lo reconoció el secretario del ambiente, Víctor Manuel Toledo. Apenas el 15 de noviembre la Semarnat había descalificado una información de que Carrizales había sido nombrado para el cargo: “Negamos esta versión. La desconocemos por completo”, dijo un vocero. Unos días después el propio titular de Semarnat declaraba: “Sí, esto lo eligió el Presidente de la República. Finalmente, él se decidió por el ingeniero Ángel Carrizales”.

Una vez más estamos ante un funcionario elegido para un puesto de relevancia para el que no está calificado. El presidente López Obrador reitera su mensaje de que no quiere capacidad ni preparación en sus funcionarios; lo que busca es lealtad.

Carrizales es ingeniero químico del Instituto Tecnológico de Ciudad Madero, Tamaulipas. Trabajó un tiempo en puestos de bajo nivel en la refinería de esa ciudad, pero su gran acierto fue haberse incorporado a la ayudantía de López Obrador. En cinco ocasiones ha sido postulado ahora para cargos en la Comisión Reguladora de Energía y el consejo de Administración de Pemex, pero el Senado lo ha rechazado por no ser idóneo. Carrizales no tiene experiencia en materia ambiental y no cumple con los requisitos de la Ley de la Agencia Nacional de Seguridad Industrial y de Protección al Medio Ambiente del Sector Hidrocarburos, especialmente “haber desempeñado cargos de alta responsabilidad, cuando menos cinco años, en actividades profesionales en el sector público o privado, sustancialmente relacionadas con las materias objeto de esta Agencia”. Su trabajo en la ASEA, sin embargo, no será al parecer el de tomar decisiones técnicas informadas, sino simplemente avalar las del Presidente.

No es el único caso. Muchas de las designaciones en organismos autónomos o de contrapeso al poder presidencial han recaído en personas sin preparación para cumplir las responsabilidades. Quizá eso es lo que busca el Presidente. Por eso redujo los sueldos de manera discrecional y estableció una veda de 10 años que impide que los funcionarios ocupen cargos en el sector privado en sus campos de especialidad. La estrategia es quitar a los expertos, a los que constantemente descalifica, y llenar los organismos de incondicionales.

El Presidente sostiene que muchas de los reguladores o instituciones autónomas, espejo de las que existen en las democracias occidentales, son neoliberales y se oponen a su proyecto de Gobierno. Por eso las está debilitando a través de reducciones en los presupuestos y de la designación de funcionarios poco capacitados.

Los repetidos intentos por colocar a Carrizales en un puesto, cualquiera, en el sector energético son muestra de esta estrategia. También el recorte de más de mil millones de pesos, 8.6% de lo solicitado, en el presupuesto del Instituto Nacional Electoral. El Presidente considera al INE una burocracia cara e innecesaria. Quizá sirvió para lograr la alternancia, pero ya no se necesita más alternancia.

Carrizales es un ejemplo de los funcionarios subcalificados de este Gobierno. El año que viene López Obrador escogerá seguramente consejeros con las mismas características para el INE. Dice que quiere ser un Presidente gigante, pero en un Estado subcalificado.


Grandes y pequeños

En una economía estancada, y con la construcción 10% debajo de hace un año, el plan de infraestructura de 859 mil millones de pesos es importante. El esfuerzo de los grandes empresarios y del Gobierno, sin embargo, no es suficiente para compensar el desplome de la inversión de pequeños y medianos.
25 Noviembre 2019 04:07:00
Economía moral
El libro Hacia una Economía Moral del presidente López Obrador se antoja como una mezcla de informe de Gobierno, mañanera extendida y panfleto moralista. Compendia y sistematiza las declaraciones del Presidente en las mañaneras y otras presentaciones públicas.

No da a crédito a nadie más, por lo que debemos suponer que lo escribió el propio Mandatario en sus tiempos libres. Se ha convertido en un instantáneo éxito de ventas.

La obra refleja el lenguaje coloquial de Andrés Manuel, pero no exhibe las faltas de sintaxis, prosodia y concordancia en las que cae constantemente, lo que señala que fue sometida a una corrección de estilo, aunque han quedado algunas faltas de ortografía.

Menciona, por ejemplo, que los liberales del siglo 19 “surcían sus propios uniformes” (zurcían) y habla del “oprovio neoliberal” (oprobio). Aun así, las faltas son relativamente pocas, si se consideran las afirmaciones en redes sociales que decían que el volumen estaba plagado de errores gramaticales.

El autor reitera en esta obra los argumentos que hemos escuchado constantemente de él y que se han convertido en dogmas repetidos por sus acólitos. México es un gran país que no ha podido prosperar por la corrupción, la cual dio inicio con Hernán Cortés, pero alcanzó niveles de despojo en los años del “neoliberalismo”.

Afortunadamente, ha llegado hoy un gobernante limpio. “Siendo honestos, como lo somos”, escribe sin sonrojo, deberían abrirse expedientes contra los corruptos, pero “no habría juzgados ni cárceles suficientes para procesarlos y castigarlos”.

A ratos el libro se vuelve un informe de Gobierno con detalles sobre los precios de garantía, el Tren Maya, la cancelación del aeropuerto de Texcoco, la creación de CFE Telecomunicaciones e Internet para Todos, la supuesta reversión de la caída en la producción petrolera, la inversión en carreteras, la llegada de inversión extranjera, el aumento en las exportaciones, el arribo de turistas internacionales, la deuda pública, el equilibrio de las finanzas públicas, el superávit de la cuenta corriente, la baja en el costo de financiamiento de Pemex e incluso el aumento de las reservas internacionales (que eran la cifra más importante de los informes presidenciales de los 70 y 80, pero que hoy se reportan semanalmente).

Muchas de las afirmaciones reflejan buenas intenciones más que resultados, o simple ignorancia económica. El superávit de cuenta corriente que festeja, y que no dice que se registró solo en el segundo trimestre de 2019, se debe a que tuvimos menos crecimiento y no a que haya aumentado la productividad.

“La economía está creciendo poco, pero no hay recesión”, afirma, cuando la verdad es que se estancó en los primeros nueve meses de 2019. “Ahora es menos injusta la distribución del ingreso”, sostiene, pero no hay forma todavía de saber si esa distribución ha mejorado o empeorado.

La última parte del libro busca justificar la filosofía moral del régimen. Los “fundamentos de una república amorosa deben convertirse en un código del bien”, de ahí el compromiso de elaborar “una constitución moral”.

El Presidente se considera artífice de “una transformación profunda con poca confrontación y sin violencia” y añade que “los conservadores que se oponen a cualquier cambio verdadero, están como fuera de quicio” y “están moralmente derrotados”.

El volumen reitera una visión maniquea y narcisista de la historia en la que el autor representa todo lo bueno y sus predecesores y críticos todo lo malo. Es una versión simplista y moralista de la historia y de la economía.


Construcción

La construcción registró en septiembre el octavo mes consecutivo a la baja. El valor de la producción de esta industria está 10% abajo que hace un año.
22 Noviembre 2019 04:04:00
Del CEL al cel
¿Se acuerda usted de Jorge Amaya Mendívil? Fue el candidato que el Gobierno federal propuso en febrero para la Comisión Reguladora de Energía al que cuando la senadora Xóchitl Gálvez le preguntó qué era un CEL, un Certificado de Energía Limpia, respondió mostrando su teléfono celular: “Esto es un cel”. En abril fue nuevamente candidato a la CRE y una vez más fue rechazado por su falta de conocimiento técnico, incluso después de que sacó notas para consultar sus respuestas.

Quizá el Gobierno, sin embargo, vaya a convertir a los CEL en simples celulares o en un término que no designa nada. En su afán por devolverle a la Comisión Federal de Electricidad el papel de monopolio que tenía, el director general Manuel Bartlett y la secretaria de energía Rocío Nahle parecen decididos a debilitar las medidas aplicadas para promover la generación de energía limpia.

Los CEL fueron creados en 2013 para promover la inversión en energía limpia. La Secretaría de Energía, sin embargo, ha emitido disposiciones que cambian las reglas sin pasar por una consulta popular, como requería la ley, pero que además afectan de manera retroactiva a los productores privados de energía limpia.

Los CEL buscan generar incentivos para la inversión en nuevos proyectos o en modernizaciones de plantas que generan energía limpia. El propósito, señala Julio Valle, director adjunto de la Asociación Mexicana de Energía Eólica, era subir el porcentaje de energías limpias de 20% a 35% para 2024. El cambio de reglas, sin embargo, se convierte ahora en un obstáculo. La Sener tomó la decisión de reconocer estos CEL a la CFE por proyectos que no son nuevos ni producto de una modernización. Esto representa una simulación que llevará a la idea de que estamos generando más energías limpias sin realmente elevar el total.

Esta modificación retroactiva de las reglas del juego afecta a inversiones por valor de 9 mil millones de pesos. La información disponible sugiere que cuando menos seis empresas privadas de generación eólica y fotovoltaica han promovido amparos contra las nuevas reglas: la estadunidense AES Corp., la Italiana Enel SpA, la francesa Electricité de France, la británica Cubico Sustainable Investments y las mexicanas Zuma Energía y Balam Fund (Bloomberg, 20.11.19).

La CFE ha señalado que su empresa subsidiaria Generación V produce electricidad a un costo muy elevado, de mil 568 pesos por megavatio/hora (MWh), mientras que las nuevas centrales de ciclo combinado tienen costos promedio de 820 pesos. Reducir las compras de energía limpia, según este argumento, mejorará las finanzas de la CFE.

Julio Valle, sin embargo, me dice que la última subasta de energías limpias resultó en un precio de 400 pesos por MWh mientras que el costo de generación de todas las plantas de la CFE, no solo las de gas de ciclo combinado, fue de mil 600 pesos. En otras palabras, las energías limpias son hoy suficientemente baratas para ser competitivas. Además de mejorar el ambiente, ahorran recursos.

La emisión de CELs por la CFE sin cumplir con las reglas previamente establecidas devalúa estos certificados. Si seguimos por el actual camino, llegará un momento en que se volverá verdad la afirmación ignorante de Amaya: un CEL será ya solo un celular. Los perdedores seremos los mexicanos, que terminaremos pagando más por una electricidad más sucia.

Incondicionales
Ya no hay siquiera el intento de ocultar la decisión de llenar los organismos autónomos o independientes con incondicionales del régimen. Lo vimos con los nombramientos de Rosario Piedra en la CNDH y de Loretta Ortiz y Verónica de Gyves a la Judicatura Federal. Lo mismo ocurrirá hoy, seguramente, con la terna para la Suprema Corte.
21 Noviembre 2019 04:03:00
Racismo social
Los contribuyentes pagamos impuestos para recibir servicios públicos. Quizá es correcto que, por solidaridad, una parte se utilice para ayudar a los más necesitados, pero la distribución de los recursos debe decidirse por necesidad y no por raza.

La discusión no es nueva. En el siglo 19 los pensadores liberales sostenían que todos los humanos deben ser iguales ante la ley. Los conservadores consideraban, por el contrario, que las diferencias naturales justificaban tratos diferentes: los monarcas y los nobles merecían privilegios por su alcurnia, los peninsulares y criollos debían ocupar los cargos públicos, los indígenas precisaban una protección especial porque eran, supuestamente, inferiores.

El pensamiento conservador llevó a que los pueblos indígenas fueran mantenidos en comunidades étnicas regidas por usos y costumbres sin derechos cabales de propiedad. Alexander von Humboldt, el pensador alemán que visitó México a principios del siglo 19, escribió sobre estos tratos supuestamente preferenciales: “De todo abusa la malicia humana que pervierte en armas ofensivas contra esa miserable gente los mismos escudos destinados a su protección”.

Benito Juárez, un zapoteca, entendió el daño que hacían los tratos especiales y peleó abiertamente por la igualdad de todos ante la ley. Para él y los liberales, los indígenas debían dejar el aislamiento y los usos y costumbres, integrarse a la sociedad general y gozar del derecho a la propiedad privada. Por eso la ley de desamortización de bienes en manos muertas se aplicó no solo a las propiedades de la Iglesia sino también a las tierras comunales indígenas. La propiedad privada era, para Juárez, la plataforma para la prosperidad, como lo había sido en esos Estados Unidos que tanto admiraba.

En esta añeja disputa el presidente López Obrador se ha colocado del lado de los conservadores. Por eso está impulsando programas sociales que dan a los indígenas un trato distinto al de los mestizos o personas de otras etnias. Rechaza el principio liberal de que todos somos iguales ante la ley.

No tengo duda de que los indígenas se encuentran entre los grupos más marginados de nuestro país. Pero no es un problema de raza, como afirma el Presidente: “Es vergonzoso que no se acepte el trato especial a los más pobres, a los indígenas, y se piense que eso es racismo. Es sorprendente. Los indígenas viven una situación de marginación, se envejecen porque sufren mucho”.

Una política social que apoye a los más necesitados beneficiará de manera preponderante a los indígenas. Las comunidades se han venido rezagando en lo económico por muchas razones, como falta de educación, de derechos de propiedad y de inversión productiva. Es importante otorgarles apoyos. Pero el criterio de la ayuda debe ser la pobreza y no la raza. No importa lo que diga el presidente: un gobierno que trata de manera diferente a las personas según su raza es racista.

La ayuda no debe eternizarse. La solución de fondo no es repartir caridad sino construir prosperidad. Habría que aplicar en las comunidades indígenas las medidas liberales que recomendó Juárez: eliminar los tratos especiales y los usos y costumbres, integrar a los indígenas a la sociedad, ofrecer mejor educación y reconocer derechos cabales de propiedad eliminando los bienes de manos muertas. No debemos ofrecer un trato diferenciado por raza, sino aplicar el viejo principio liberal de que todos somos iguales ante la ley.

Fuerza pública
Claro que hay un uso legítimo de la fuerza pública. Ayer lo demostró la 4T al encapsular a las organizaciones que querían irrumpir en el desfile conmemorativo de la Revolución. Permitir que sigan bloqueando el Congreso es una decisión política.
20 Noviembre 2019 04:02:00
Trágica Revolución
En el censo de 1910, México registró una población de 15.2 millones de habitantes. Para 1921 el número bajó a 14.3 millones en lugar de aumentar un millón como había venido ocurriendo en las décadas anteriores. Esta reducción ha servido de sustento a la afirmación de que un millón de personas murieron en la Revolución Mexicana.

La cifra es, en realidad, falsa. Las batallas de la Revolución fueron pocas y con un número relativamente reducido de bajas. En la toma de Ciudad Juárez de mayo de 1911 fallecieron unos 2 mil 500 efectivos de ambos bandos. En las dos batallas de Celaya, los combates más sangrientos, cayeron unos 7 mil en total. La población se contrajo por las condiciones de hambre, insalubridad e inestabilidad económica generadas por la contienda.

Muchos mexicanos huyeron a Estados Unidos; cientos de miles murieron por la gripe española y otras epidemias. La historia oficial ha buscado presentar la Revolución como una gesta gloriosa, pero representó más bien un fuerte retroceso económico y social.

Pasarían muchos años para que el país se recuperara de la destrucción y la disrupción económica. ¿Y para qué? Para que un Presidente que se había reelegido varias veces, pero que ya tenía 80 años y moriría en 1915, fuera reemplazado por un partido hegemónico que se mantendría más de 70 años en el poder. La medicina resultó peor que la enfermedad.

Hoy se llevará a cabo un desfile histórico-militar, con miles de caballos, desde el Zócalo hasta el Campo Marte de la Ciudad de México. El propósito es fortalecer la imagen romántica de la Revolución. El Gobierno no quiso realizar el desfile el lunes feriado del 18 de noviembre y ha preferido hacerlo en un día de trabajo. Quiere lograr la máxima atención, pero también provocará un caos vial.

El desfile es importante para el Presidente. Los gobiernos panistas le prestaron poca atención a los festejos de una Revolución que consideraban una simple justificación del PRI para permanecer en el poder durante siete décadas. En 2006 el Gobierno de Vicente Fox cambió el feriado del 20 de noviembre al lunes inmediato anterior. Para los defensores de la historia oficial, esto minusvaloraba la lucha revolucionaria.

El presidente López Obrador, sin embargo, está empeñado en recuperar los mitos y dogmas del viejo PRI. Por eso el desfile de hoy es tan importante para él. No sé, sin embargo, si los capitalinos se están cansando de desfiles. Este año hubo cuatro para festejar el día de muertos, además del militar del 16 de septiembre. Ahora se une a la lista este desfile histórico.

Para un Presidente que dice que su política de seguridad es ofrecer abrazos en vez de balazos, y que hace frecuentes referencias a la bondad y espiritualidad de Jesús, resulta contradictoria esta celebración de la violencia. La historia oficial festeja las batallas y minimiza la muerte y la destrucción. No se preocupa por las matanzas, los abusos, las violaciones o la destrucción de propiedades. Las guerras, según esta visión, no ocasionan sufrimiento humano.

Esta visión minimiza los acuerdos pacíficos, como el abrazo de Acatempan o la decisión de Plutarco Elías Calles de impulsar una sucesión institucional tras el asesinato de Álvaro Obregón. Pero fueron estos acuerdos, y no las revoluciones, los que generaron el progreso de México. La historia oficial tiene otros datos: celebra los balazos y no los abrazos.

Libro del Presidente
Uno de los privilegios de ser Presidente es que puedes promover tus libros en las mañaneras. Esta promoción aumentará las ventas del nuevo libro de López Obrador, Economía moral. Resulta interesante, como ayer comentaba Leonardo Curzio, que haya decidido publicarlo con una editorial privada y comercial y no con el Fondo de Cultura Económica.
19 Noviembre 2019 04:03:00
Presionar por dinero
Los manifestantes se tomaron el puente. Las tiendas de campaña estuvieron vacías, pero los activistas regresarán hoy a su trabajo. Lo suyo, después de todo, es un negocio. Quieren 30 mil millones de pesos o lo más que logren tomar del erario.

Distintas organizaciones que se autodenominan campesinas han bloqueado los accesos del Palacio Legislativo en los últimos días. Han logrado que se cancelen varias sesiones legislativas, al grado que la Cámara de Diputados ya está en violación del mandato constitucional de aprobar el presupuesto de egresos el 15 de noviembre.

Los líderes del bloqueo provienen de grupos políticos muy distintos. El morenista Eraclio Rodríguez es a un mismo tiempo diputado, beneficiario de programas sociales y organizador del bloqueo. Antorcha Campesina, un grupo nominalmente priista pero que organizaba movilizaciones contra los gobiernos del PRI, participa también.

El presidente López Obrador, quien dicta la línea a los diputados de Morena y del PT, se ha negado a aceptar que se sigan entregando subsidios a grupos políticos e insiste que los programas sociales deben darse directamente a los más pobres. Yo estoy de acuerdo con él.
Supongo que hay argumentos válidos de ambas partes. Lo que no podemos permitir en un régimen democrático es que los grupos de poder bloqueen las discusiones del Congreso para presionar a los legisladores para obtener más dinero público, como si fuera un derecho adquirido.

El Estado se crea para realizar funciones que los individuos y las familias no pueden hacer por sí mismos. Idealmente debe recibir aportaciones de todos los miembros de la sociedad para realizar funciones que beneficien a todos.

Cuando un grupo toma control del Gobierno para su beneficio particular la población pierde confianza en las instituciones. Esto sucedió con los grupos que se enriquecieron al amparo de la Administración pública en el pasado. El triunfo electoral de Andrés Manuel López Obrador en 2018 fue en buena medida consecuencia del hartazgo de la población con lo que se percibía como el secuestro del Estado por parte de algunos privilegiados.

Muchos de estos grupos, sin embargo, se han mantenido activos en la Cuarta Trasformación y siguen exigiendo recursos. Lo estamos viendo en la discusión del presupuesto de 2020. El bloqueo del Palacio Legislativo es una forma de extorsión.

El presidente López Obrador no se deja presionar tan fácilmente como sus predecesores, lo cual puede ser un problema en muchos casos, pero no en este. Hemos visto, sin embargo, que cuando las presiones son muy fuertes, puede echarse para atrás. Ahí está el uso de la Guardia Nacional como policía migratoria, a pesar de la promesa de que abriría las puertas a los inmigrantes centroamericanos, debido a las exigencias del Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump. Recordemos también la liberación de Ovidio Guzmán tras su captura en Culiacán por las presiones del cártel de Sinaloa. Esperemos que en este caso no ceda.

Por lo pronto, una vez más se está negociando con extorsionadores. Hay quien quiere seguir usando el dinero público para beneficio privado. López Obrador, que es bastante tacaño con el dinero público, probablemente impedirá que esta práctica se extienda más. Pero las tiendas de campaña en San Lázaro nos recuerdan que en México son muchos los grupos de presión que extorsionan al Gobierno para obtener tratos preferenciales o dinero del erario.

Pruebas genéticas
¿Cómo se determinará quiénes deben recibir el trato especial que se dará a los indígenas en programas sociales? ¿Se aplicarán pruebas genéticas? ¿Realmente queremos definir el trato a los beneficiarios de los programas sociales del Gobierno por la raza y no por la necesidad?
18 Noviembre 2019 04:04:00
Protestas y muertes
Desde su exilio en México el expresidente de Bolivia Evo Morales condenó la violencia con que las nuevas autoridades de su país reprimieron las protestas de sus simpatizantes. “Asesinan a nuestros hermanos en Sacaba”, alertó.

Efectivamente, nueve simpatizantes perdieron la vida en protestas en Sacaba, cerca de Cochabamba. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos advirtió a las nuevas autoridades bolivianas que “el Estado tiene la obligación de asegurar el derecho a la vida e integridad física de quienes protestan pacíficamente”.

Evo no recordó que sus fuerzas de seguridad también reprimieron. El 13 de noviembre (Evo renunció el 10) la Fiscalía General del Estado señaló que 10 personas habían muerto, ocho por disparos de arma de fuego, en protestas desde el 20 de octubre. El número pudo haber sido más elevado de no ser porque primero la policía y después el Ejército se negaron a reprimir a los manifestantes.

Muchas de las manifestaciones antes y después de la renuncia, sin embargo, no han sido pacíficas sino violentas. Violenta ha sido también la represión. Este fin de semana el número de muertos ascendía ya a 24.

Bolivia no está sola. En Chile ha habido 22 muertes en las manifestaciones de los últimos meses. Según las autoridades chilenas, varios de los fallecidos realizaban saqueos de tiendas. En Venezuela, el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social registró 51 muertos en manifestaciones solo en 2019; los fallecidos en 2017 fueron, según la fuente que se utilice entre 127 y 157.

En Hong Kong los manifestantes declaraban en julio que cuatro personas habían fallecido en sus movilizaciones; las autoridades lo negaron, pero el 11 de noviembre falleció un manifestante en una intervención policial mientras que en las subsecuentes protestas perdió la vida un empleado municipal. En las manifestaciones y bloqueos independentistas de Cataluña, España, de este 2019 una persona murió en las afueras del aeropuerto de El Prats, en Barcelona, pero por un paro cardiorrespiratorio y no por golpes o balas.

En el movimiento de los Chalecos Amarillos de Francia, 11 personas murieron, pero 10 lo hicieron no por acciones de la policía sino por conductores que utilizaban sus vehículos, principalmente camiones, para arremeter contra las barricadas con que los manifestantes bloqueaban las carreteras. En las protestas de 2017, en México por el aumento en la gasolina se registraron cinco muertos, de los cuales dos eran manifestantes, dos presuntos saqueadores y un policía.

La ideología genera quejas y justificaciones de conveniencias. Evo protesta por la represión actual, pero no por la que tuvo lugar cuando era Presidente. Quienes condenan las muertes en Chile justifican las de Venezuela.

En México el presidente López Obrador ha decidido no utilizar la fuerza pública en protestas. Esto ha evitado muertes, aunque ha multiplicado las pérdidas de empresas y personas en bloqueos prolongados, como los de las vías férreas de Michoacán. Cuando los manifestantes realizan destrozos, la solución de AMLO ha sido llamarlos “conservadores”, aunque sean anarquistas. Solo una protesta de alcaldes en Palacio Nacional ha sido recibida con gas lacrimógeno.

Las protestas se multiplican por el mundo. Las circunstancias son diferentes en cada caso, pero la revolución de las redes sociales ha sido un factor en todos los casos.

Rector liberado
“Nos hicieron mucho daño”, dijo el exrector de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, Alejandro Vera, tras su secuestro junto con su esposa en Yautepec. “Ahora entendemos en carne propia lo que viven las familias de las víctimas”. Vera y su esposa fueron rescatados por fuerzas federales y estatales.
15 Noviembre 2019 04:07:00
Padre de la nación
“Cortés soy, el que venciera/ por tierra y por mar profundo/ con esta espada otro mundo/ si otro mundo entonces viera”.
Lope de Vega

La historia oficial lo considera un villano, quizá el mayor de todos los tiempos, como sugirió Enrique Krauze. El presidente López Obrador ha exigido por sus actos una disculpa a la corona española, cosa que no ha demandado de Washington por la intervención de 1847.

En contraste José Vasconcelos lo consideró “el creador de la nacionalidad mexicana”, Juan Miralles “el inventor de México” y Christian Duverger “un extremeño que se volvió indígena”.

“Como casi todos los mortales –argumentó José Luis Martínez–, Hernán Cortés fue un tejido contradictorio de bienes y de males, de actos justos e injustos, de grandezas y de miserias, de valentía y de crueldad, de noblezas y de crímenes”.

Octavio Paz sentenció: “Apenas Cortés deje de ser un mito ahistórico y se convierta en lo que es realmente –un personaje histórico–, los mexicanos podrán verse a sí mismos con una mirada más clara, generosa y serena”.

La descalificación de Cortés es producto de una historia oficial que reduce la nación mexicana a simple descendiente de un pueblo indígena sin aportación de nadie más. “Nos conquistaron”, dicen los defensores de esta versión, como si México proviniera nada más de los mexicas.

La verdad es mucho más compleja. Una frase más correcta sería: “Nos conquistamos”. No es solo que 93% de la población mexicana es mestiza, como lo señaló en 2009 un estudio del Instituto de Investigación en Genética Molecular del Centro Universitario de la Ciénega, sino que la guerra contra Tenochtitlan la hizo un pequeño grupo de españoles que difícilmente habría triunfado sin el decisivo apoyo de los tlaxcaltecas y otros pueblos sometidos, que sufrían sangrientas guerras periódicas en que los mexicas capturaban prisioneros para sacrificarlos.

Gonzalo Guerrero, quien naufragó en tierras mayas en 1511 y se sometió a un proceso de aculturación, al grado que con el tiempo se convirtió en cacique y enfrentó a los españoles, ha sido considerado como el padre del mestizaje en México. Cortés, sin embargo, marcó un hito con su relación amorosa con Marina (Malinali, Malintzin o Malinche) de la que nació el mestizo Martín Cortés. Por eso se le ha considerado el padre de la nación mexicana; Marina sería, por supuesto, la madre.

Cortés fue también el primer partidario de la independencia. Una vez que conquistó Tenochtitlan, quiso gobernar las tierras que ya dominaba, pero el rey Carlos de España le negó el mando.

Es verdad que lo nombró gobernador real y capital general, antes de hacerlo marqués del valle de Oaxaca, pero nunca lo hizo virrey ni le reconoció el poder que ya detentaba. Cortés consideró rebelarse y constituir un reino independiente, pero terminó por entregar el gobierno a los enviados de Carlos. Después de un tiempo zarpó a España para buscar en vano el favor real.

A pesar de la condena oficial, Cortés nunca ha dejado de fascinar. Por eso ha habido tantas obras literarias, biografías y estudios sobre su persona. Ahora, 500 años después, está llegando a las pantallas. En los próximos días las productoras Dopamine y Onza presentarán la serie Hernán en TV Azteca (empresa con la que colaboro), History y Amazon Prime, con Óscar Jaenada como Cortés.

Steven Spillberg está preparando otra, con Javier Bardem en el papel protagónico. Esperemos que estas series desmientan el trato de villano irredento que le ha dado la historia oficial y entendamos a Cortés como ese personaje histórico de luces y sombras que realmente fue.


Baja de tasa

El Banco de México redujo ayer por tercera vez en 2019 la tasa de interés de referencia para dejarla en 7.5 por ciento. Es natural, con una economía estancada, una inflación de 3% y un peso estable.
14 Noviembre 2019 04:07:00
Rosario y el florero
“La independencia siempre fue mi deseo; la dependencia siempre fue mi destino”.
Paul Verlaine

Lo primero es darle la bienvenida a Rosario Piedra Ibarra. Es cierto que ha generado muchas dudas. No es abogada ni parece tener la preparación técnica para el trabajo de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos. Apenas el año pasado fue candidata a diputada de Morena y no hay duda de que el presidente López Obrador impuso su designación. Por otra parte, ha descalificado como “chayoteros” a los periodistas que han sido críticos del actual Presidente. A partir de hoy, sin embargo, tendrá la oportunidad de demostrar su independencia, porque la CNDH es una institución creada para ser incómoda ante el poder.

Lo segundo es rechazar la afirmación del Presidente en el sentido de que la CNDH ha sido un florero, “nada más de adorno, para simular con la hipocresía que les caracteriza”. Esto es absolutamente falso. La Comisión ha sido una institución independiente de todos los gobiernos. Sus recomendaciones han defendido los derechos individuales y han limitado los poderes del Estado. Uno podrá aplaudir o cuestionar sus recomendaciones particulares, pero no han sido inocuas ni supeditadas a la autoridad.

La CNDH ha sido una de las grandes instituciones en la construcción de un Estado mexicano con equilibrios de poder. Piedra Ibarra deberá demostrar ahora que puede estar a la altura de sus predecesores. Tiene la capacidad de hacerlo, pero tendrá que declarar su independencia ante un Presidente al que claramente admira.

La animadversión de López Obrador hacia la CNDH ha sido evidente desde hace tiempo. Ha afirmado que “es más lo que ha ocultado, lo que ha tapado, que lo que ha hecho”. Los miembros de la Comisión, según él, “han guardado un silencio cómplice durante mucho tiempo. No es la institución, sino los que han estado ahí, que están demasiado vinculados al régimen”.

Una vez más, las afirmaciones son falsas. La CNDH se ha comportado con independencia desde su creación. Quizá ha habido mejores o peores presidentes, pero la institución ha sido sólidamente autónoma. Ahí están como prueba los cientos de recomendaciones que han incomodado a gobiernos de todos los partidos.

Preocupa el afán del Presidente de desmantelar las instituciones que han servido de contrapeso al poder en los últimos años. Lo que ha tratado de hacer con la CNDH, lo ha intentado también con el Instituto Nacional Electoral, al que ha calificado igualmente de “adorno, de florero”. Ha dicho: “Es tanta la hipocresía” del INE “que sí calienta”, ya que nunca sancionó a ningún Gobierno anterior. Nuevamente, las acciones de la institución demuestran lo contrario.

La CNDH debe evitar ser capturada por el Gobierno. Por lo pronto, es un mal precedente que la presidenta electa haya declarado que “donde hubo falta de libertad de expresión fue en los sexenios anteriores” y que haya preguntado: “¿Han asesinado periodistas [en este sexenio]?”

Quizá la nueva titular no se ha dado cuenta de que cuando menos 10 periodistas han sido asesinados en México en este 2019, lo que convierte a nuestro país en el peor lugar del mundo. La ignorancia, sin embargo, no podrá ser ya excusa en el futuro. Dadas las dudosas circunstancias en que fue electa, tendrá que demostrar más que ninguno de sus predecesores que es realmente independiente, aunque eso la lleve a un choque con el Presidente que la ha impulsado. Si no lo hace, ella será el florero que el Presidente dijo no querer.


Empleos en IMSS

En los 12 meses concluidos en octubre se crearon 371 mil 245 nuevos empleos registrados en el IMSS, un avance anual de solo 1.8 por ciento. Sin embargo, el salario promedio de cotización fue de 373.20 pesos diarios el 31 de octubre de este 2019. Esto representa un avance de 6.8% anual nominal. Es un buen resultado.
13 Noviembre 2019 04:07:00
Sí intervención
“La política exterior, como un río, no se puede elevar por encima de su cauce”.
Adlai Stevenson

Nos dicen nuestros políticos que el asilo a Evo Morales es producto de la tradición mexicana de no intervención en los asuntos de otros países. Yo tengo otros datos. Este y otros principios siempre se han aplicado de manera discrecional. Nuestra política real es la “sí intervención” cuando conviene a la ideología.

El Artículo 89 de la Constitución concede al Presidente la dirección de la política exterior, pero sobre la base de “principios normativos” que incluyen “la autodeterminación de los pueblos; la no intervención.; el respeto, la protección y la promoción de los derechos humanos”.

Es muy difícil, por supuesto, conciliar estos principios tan diversos. La autodeterminación suele contraponerse con el respeto a los derechos humanos. México ha reconocido siempre al Gobierno cubano, aun cuando muchos países de América no lo hacían, pero la Cuarta Transformación ha dejado de preocuparse por las violaciones a los derechos humanos de ese régimen. Nuestro país, en cambio, nunca reconoció la dictadura de Augusto Pinochet, lo cual puede entenderse, pero el régimen cubano es una dictadura tan férrea como esa. Y ha durado mucho más.

El asilo político, ahora otorgado a Evo, se ha concedido en México desde hace mucho tiempo, pero siempre con consideraciones políticas. Lázaro Cárdenas asiló a los refugiados de la Guerra Civil Española (cosa que siempre he agradecido), pero fue mucho más restrictivo con los judíos que huían de la Alemania nazi. Luis Echeverría acogió a los refugiados chilenos y argentinos, pero no a quienes escapaban de Cuba. Hoy los bolivianos son bienvenidos, pero no los venezolanos. El Gobierno mexicano, por otra parte, ha convertido a la Guardia Nacional en una extensión de la Border Patrol estadunidense para detener a los refugiados centroamericanos.

Bienvenido Evo. No coincido con sus ideas políticas, pero el asilo no debe condicionarse a la coincidencia. Supongo que corría riesgo en Bolivia, como muchos bolivianos corrieron riesgos y sufrieron represión durante su gobierno autocrático. Pero es difícil, si no imposible, pensar que este mismo asilo se le concedería a un gobernante que no fuera populista: México aceptaría sin chistar al venezolano Nicolás Maduro, pero no al chileno Sebastián Piñera, a quien el presidente López Obrador ni siquiera quiso recibir en una visita, mientras que sí acogió, y con honores, al dictador cubano Miguel Díaz-Canel.

México no ha sido neutral en política exterior. José López Portillo violó el principio de no intervención al apoyar el movimiento sandinista que derrocó a Anastasio Somoza en 1979. Lo mismo hizo Felipe Calderón en 2009 cuando respaldó a Manuel Zelaya después de que fue destituido por la Suprema Corte de Honduras; contó incluso con el apoyo de Marcelo Ebrard, entonces jefe de Gobierno de la Ciudad de México, quien terminó por casarse con Rosalinda Bueso, la entonces embajadora de Zelaya. Tampoco Andrés Manuel López Obrador ha sido respetuoso de la no intervención: respaldó a Nicolás Maduro en Venezuela frente a Juan Guaidó y se apresuró, junto con Maduro y Díaz-Canel, a felicitar a Evo tras una reelección no solo inconstitucional sino fraudulenta.

Me parece correcta la decisión de otorgar asilo a Evo, pero el mismo derecho debería extenderse a los disidentes de las dictaduras de Maduro y Díaz-Canel. Coincido también con el principio de no intervención, pero este Gobierno, como muchos anteriores, está aplicando un principio de sí intervención en una serie de casos seleccionados políticamente.


¿Rebelión o golpe?

“No tenía que llegar a esto -escribe Jim Shultz, quien vivió y trabajó en Bolivia 19 años-, pero nunca confundamos una rebelión popular para defender la democracia con un golpe del Ejército”.
12 Noviembre 2019 04:07:00
Evo y Bolivia
“Si es ilegal, legalicen ustedes. ¿Para qué han estudiado?
Evo Morales, 2008

Lo curioso es que Bolivia ha tenido un buen desempeño económico. Evo Morales asumió el poder el 22 de enero de 2006 cuando el Producto Interno Bruto de Bolivia era de 9 mil 549 millones de dólares (2005), pero en 2018 había aumentado cuatro veces hasta 40 mil 288 millones de dólares. Se calcula que el país tendrá un crecimiento de 3.9% en este 2019, el mejor de América Latina. En 2005, 59.6% de la población estaba en situación oficial de pobreza, pero para 2018 la cifra había bajado a 34.6 por ciento. La desigualdad descendió de 58.5 en el índice de Gini en 2005, a 44 en 2017. Es difícil encontrar cifras más positivas en Latinoamérica (cifras del Banco Mundial).

El gran pecado de Evo, como de muchos otros políticos latinoamericanos, ha sido tratar de permanecer en el poder de manera indefinida. La escritora Elena Poniatowska lo señaló al preguntar en Twitter: “¿Por qué los presidentes de la república quieren eternizarse en el poder? ¿Por qué insiste Evo Morales en creer que no hay nadie más que él?”.

Evo fue electo Presidente en 2005 para un periodo de cuatro años, de 2006 a 2010. En 2008 se sometió a un referéndum revocatorio que por supuesto ganó. Después cambió la Constitución para permitir una sola reelección y así contendió en 2009 para el periodo 2010 a 2014. Declaró primero que estaría dispuesto a irse a su casa en 2014, pero después argumentó que el primer período no contaba porque había sido bajo una Constitución distinta. Así, se postuló nuevamente en 2013, ahora para el periodo 2014-2020, en lo que su propia Constitución señalaba como el último mandato posible.

Pero el ánimo de poder pesa mucho en los ambiciosos. En 2016 Evo organizó un nuevo referéndum, ahora para preguntar si los bolivianos querían que se reeligiera otra vez en 2019. A pesar de que él controlaba al Tribunal Electoral, la respuesta fue No, con 51% de los votos. La opinión del pueblo sabio, sin embargo, no iba a disuadir a Evo de su intento por conservar el poder. Así que buscó postularse nuevamente y el Tribunal Constitucional, que él mismo designó, avaló en 2017 que tenía derecho a reelegirse otra vez, y las veces que quisiera, a pesar de que lo prohibía la Constitución, porque ese era un derecho humano. Por eso contendió nuevamente en 2019, sin molestarse en cambiar la Constitución que lo prohibía. Como al parecer no obtuvo la mayoría que le evitaría una segunda vuelta, cometió un fraude en la votación del 20 de octubre, el cual ha sido documentado detalladamente por un estudio de la OEA, cuya realización el propio Evo solicitó.

El Gobierno mexicano se apresuró a reconocer el supuesto triunfo de Evo, junto con Cuba y Venezuela, cosa que no hizo ningún país democrático. El canciller Marcelo Ebrard ahora ha protestado por lo que llama un golpe de Estado.

La decisión del general Williams Kaliman, comandante de las Fuerzas Armadas de Bolivia, de pedir la renuncia de Evo Morales, es ciertamente cuestionable, aun cuando no haya mandado tropas a tomar control del Gobierno, como es común en un golpe militar. Hasta este momento nadie se ha proclamado gobernante. No hay duda, sin embargo, que el principal pecado de Evo fue violar la ley para quedarse en la Presidencia. El afán de eternizarse en el poder ha sido la tentación mortal de todos los dictadores latinoamericanos.


¿Dictador?

Claudia Sheinbaum declaró en Twitter que Angela Merkel tiene 14 años en el poder en Alemania pero nadie dice nada; pero cuando Evo Morales, por “decisión soberana de su pueblo”, trata de reelegirse lo acusan de “dictador”. Supongo que Sheinbaum no conoce la diferencia entre un régimen parlamentario y uno presidencial, ni tampoco se ha enterado que Evo violó su propia Constitución en el afán de eternizarse en el poder.

11 Noviembre 2019 04:07:00
Tiempos oficiales
Por primera vez desde que tengo memoria el Presidente de la República no se quedó a la comida de la Semana Nacional de la Radio y Televisión que tuvo lugar el jueves 7 de noviembre. Para muchos concesionarios este fue un desaire inesperado.

López Obrador, sin embargo, sí participó en la entrega de los premios Antena, de la Cámara de la Industria de la Radio y la Televisión (CIRT) y, sobre todo, dio un discurso en el que ofreció revisar una de las más importantes y añejas exigencias de la industria. El Mandatario dijo: “Yo desde hace tiempo traigo lo de los tiempos oficiales, lo traigo como un tema que atender”.

La propuesta la había planteado José Luis Rodríguez Aguirre, presidente de la CIRT, y el Presidente respondió: “Quiero informarles que voy a analizar lo de los tiempos oficiales, que es, como aquí se ha expresado, un impuesto a la radio, a la televisión.

Un gobierno democrático no necesita de propaganda, no necesita de muchos tiempos oficiales. Yo tengo manera de comunicarme con los ciudadanos”.

La normatividad actual obliga a las emisoras de radio y de televisión abiertas a transmitir, entre las 6 de la mañana y la medianoche, tres minutos cada hora de mensajes de propaganda oficial, entre lo que se incluyen anuncios de los partidos políticos. En los periodos electorales aumenta el porcentaje de estos espacios que se entregan a los partidos políticos.

Tres minutos cada hora son una carga enorme para las emisoras de radio y televisión. Los anuncios oficiales son molestos para el público, pero además representan un desperdicio monumental de tiempos valiosos. Como los políticos no aprecian su valor real, emiten mensajes improvisados, sin objetivos claros y sin poder de persuasión o de recordación.

Esta onerosa carga solo se impone a los concesionarios de radio y televisión abiertas. Sus competidores no la sufren. Un canal de televisión abierta tiene que emitir constantemente esta molesta propaganda, pero los que se distribuyen por cable, satélite o internet no tienen esa obligación. Las emisoras mexicanas de radio en la frontera norte, que compiten con las del sur de Estados Unidos en un mercado abierto que ningún muro puede parar, están en desventaja por tener que transmitir esta propaganda oficial.

En EU las emisoras de radio y televisión no tienen, por supuesto, esta obligación. De hecho, en los países democráticos del mundo no se fuerza a nadie a emitir anuncios del Gobierno. Una de las cosas que uno nota al salir de México y viajar en países con libertades es precisamente la ausencia de esta avalancha de propaganda oficial.

Aclaro que tengo un interés personal: buena parte de mi trabajo periodístico lo realizo en emisoras de radio y televisión abiertas. Pero estoy convencido de que esta carga es injusta y antidemocrática. Me parece muy positivo que el presidente López Obrador haya prometido revisar esta confiscación injusta de tiempos valiosos.

Es verdad que él no los necesita, porque comunica mejor a través de sus mañaneras que no son de transmisión obligatoria. Los países democráticos tampoco necesitan confiscar tiempos de radio y televisión para comunicar mensajes a sus poblaciones. Solo los gobiernos autoritarios, como el de Nicolás Maduro en Venezuela, se sirven de esta maquinaria de propaganda.

Habrá que ver la normatividad que propone el Presidente antes de juzgarla; pero la simple propuesta de reducir, o mejor cancelar, los tiempos oficiales es un triunfo contra un impuesto injusto y autoritario.


Carretadas

Es verdad que muchas empresas privadas están dispuestas a trabajar en el Tren Maya, pero como contratistas, ninguna como concesionaria. Los constructores saben que el proyecto perderá carretadas de dinero.
08 Noviembre 2019 04:01:00
Terror fiscal
La Cámara de Diputados está dando a la Unidad de Inteligencia Financiera poderes dignos de una dictadura. La institución tendrá amplias facultades para congelar cuentas bancarias y confiscar bienes a través de la extinción de dominio sin necesidad de acudir a un ministerio público o esperar el fallo de un juez. La UIF decidirá con discrecionalidad a quién despojar y a quién no. Bienvenidos nuevamente a la era del terror.

Los portavoces del Gobierno nos dicen que estos poderes, que borran la presunción de inocencia y las garantías individuales, son indispensables para combatir el crimen organizado. La diputada Dolores Padierna argumentó desde la tribuna este 6 de noviembre que una ley así habría permitido congelar los bienes del “Chapo” Guzmán cuando la revista Forbes lo colocó en la lista de los hombres más ricos del mundo. Forbes pudo identificar los activos del “Chapo”, dijo Padierna, pero México no pudo congelar sus bienes por falta de una ley como esta.

Yo tengo otros datos. Forbes simplemente “calculó” la fortuna del “Chapo” como un porcentaje de las supuestas exportaciones de cocaína de México a Estados Unidos. Nunca identificó sus activos. La nueva ley no habría ayudado en nada.

Si bien la legislación no ha sido promulgada todavía, la UIF lleva ya algún tiempo congelando cuentas. Los tribunales han cuestionado sus facultades para hacerlo en casos de personas que no han sido acusadas formalmente y mucho menos sentenciadas, pero por eso los diputados de Morena han recibido instrucciones de ampliar sus poderes.

Esta iniciativa se suma a la que convierte en miembros del crimen organizado a ciudadanos acusados de evasión fiscal. Es falso, sin embargo, que los contribuyentes, incluso los evasores, sean integrantes de bandas criminales. Se trata de personas físicas o morales que se inscriben en los padrones de contribuyentes, que sacan su firma electrónica y hacen un esfuerzo (honesto o no) por reducir su carga fiscal. No viven en el anonimato, no matan, no trafican con droga, no secuestran. Sus bienes son fáciles de identificar porque los tienen a su nombre. Por eso son víctimas perfectas para una autoridad que se convierte en depredadora.

Como la UIF no tendrá ya que acudir ante un ministerio público o un juez para congelar y confiscar cuentas o bienes, sus nuevas facultades podrán convertirse en una poderosa arma de acoso político. Ya lo hemos visto. A Rosario Robles se le congelan las cuentas (para impedirle pagar por su defensa) y un juez (por coincidencia sobrino de Padierna) le decreta prisión preventiva pese a que no lo ordena la ley. Al ministro incómodo de la Corte, Eduardo Medina Mora, lo critica el titular de la UIF, Santiago Nieto, por su rechazo al congelamiento de cuentas; se le investiga por operaciones financieras sospechosas y se le congelan las cuentas, las cuales se liberan después de que renuncia. Ahora el titular de la UIF desliza (¿qué pasó con el sigilo de la investigación?) que el exsecretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, está siendo investigado con la consecuente amenaza a sus cuentas. En cambio Manuel Bartlett, quien supuestamente está siendo investigado por la Secretaría de la Función Pública, no tiene que preocuparse (porque es amigo).

No aceptemos la mentira. Los contribuyentes registrados no son miembros del crimen organizado. Está bien que se castigue a los evasores y a los verdaderos criminales, pero no a los contribuyentes o a los opositores antes de que un juez los declare culpables de algún delito.

Muro de Berlín
Mañana se conmemoran 30 años de la “caída” del muro de Berlín. La idea de que esta apertura puso fin al comunismo, sin embargo, resultó falsa. La ideología no solo no ha desaparecido, sino que se está fortaleciendo.
07 Noviembre 2019 04:02:00
Judiciosa decisión
El Senado ha empezado el proceso para seleccionar a dos integrantes del Consejo de la Judicatura Federal (CSJ). La gran duda es si Morena, el partido del Gobierno, considerará las opiniones de los partidos de oposición o si impondrá su mayoría.

El Consejo es un órgano poco conocido por el público, pero crucial en la administración de justicia. Designa a jueces y magistrados, administra los recursos de los tribunales, y vela por la disciplina y honestidad de todo el sistema. Fue creado y estructurado con la intención de dar independencia al Poder Judicial. Por eso es importante saber si será capturado por la Cuarta Transformación, como ha ocurrido con otras instituciones que deberían ser autónomas.

La conformación del CJF es curiosa porque es producto, precisamente, de un intento de darle independencia y diversidad. Tiene siete integrantes y lo preside, ex officio, el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. El Pleno de la Corte nombra a tres de los consejeros de entre magistrados y jueces de distrito, que son los representantes del servicio judicial de carrera. El Senado nombra a otros dos y el Presidente de la República a uno más. Todos, menos el presidente de la Corte, tienen mandatos de cinco años.

En este momento el Senado está preparando la terna de la que saldrán sus dos consejeros. Han comparecido esta semana un centenar de aspirantes que tuvieron cinco minutos cada uno para defender sus candidaturas. La comisión dictaminadora presentará una terna la semana que viene de la que el pleno seleccionará a dos consejeros.

La decisión puede tomarse por mayoría simple, eso dice la ley, pero en el afán de construir un CJF libre de influencias políticas se ha buscado tradicionalmente una mayoría calificada que tome en cuenta los puntos de vista de la oposición. Si la mayoría de Morena, encabezada por Ricardo Monreal, fuerza una elección por mayoría simple, estará mandando un mensaje negativo. Ratificará que Morena sigue tratando de reconstruir un régimen de partido único.

El presidente López Obrador nombró a un subgobernador independiente en el Banco de México, Jonathan Heath, aunque también a otro alineado con su Gobierno, Gerardo Esquivel. A la Suprema Corte de Justicia mandó a dos ministros muy cercanos a él, Juan Luis González Alcántara Carrancá y Yasmín Esquivel Mossa. Para otros organismos autónomos, como la Comisión Reguladora de Energía o la de Hidrocarburos, ha propuesto candidatos poco calificados, aunque leales. Habrá que ver ahora lo que su partido en el Senado propone y permite en la Judicatura.

Será muy importante que el Senado escoja a tres candidatos realmente calificados, pero además independientes. Debe evitar, por otra parte, el mayoriteo. La mayoría calificada puede no ser un requisito de ley, pero resulta indispensable para mantener la legitimidad del CJF.

Durante años la izquierda exigió que los gobiernos del PRI y del PAN buscaran consensos con las oposiciones para designar ministros de la SCJN y consejeros del CJF por mayoría calificada. Era una posición correcta. Hoy la exigencia se revierte. Morena tiene la mayoría para hacer lo que quiera con las designaciones de los nuevos consejeros; pero en vez de imponer su mayoría, debería buscar consensos con la oposición. Al final, a todos nos beneficiará tener un Consejo de la Judicatura que sea no solo técnicamente capaz sino independiente de otros poderes del Estado y del partido en el poder.

CNDH
No estoy de acuerdo con AMLO. El presidente de la CNDH no tiene por qué haber sido víctima de algún abuso: su trabajo es eminentemente jurídico. AMLO quiere imponer a Rosario Piedra, la hija de Rosario Ibarra, muy cercana a él. Yo pienso que lo mejor es tener una CNDH independiente.
06 Noviembre 2019 04:02:00
Lealtades políticas
La historia de horror no solo no termina sino que cada día empeora. La matanza de tres mujeres y seis niños de la familia LeBarón de Chihuahua, que dejó también a seis niños lesionados, es un doloroso recordatorio. Lo peor es que no se ve la manera de revertir la situación. El plan de ofrecer abrazos en vez de balazos no está funcionando.

El secretario de seguridad ciudadana, Alfonso Durazo, afirmó ayer en la mañanera que veía la posibilidad de una “confusión” en este caso. Recuerdo la sorna con que los grupos de izquierda recibían en el pasado todas las versiones de actos de violencia producidos por confusiones, desde el asesinato del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo en Guadalajara en 1993 hasta el secuestro y homicidio de los normalistas de Ayotzinapa en Iguala en 2014. La matanza de los LeBarón se llevó a cabo en dos ataques separados a camionetas en que viajaban miembros de la familia. No había hombres en los vehículos: solo mujeres y niños. ¿Suena a confusión?

En lo que no hay confusión es en el hecho de que México está imponiendo nuevos récords de violencia. Entre enero y septiembre de 2019 se registraron 25 mil 890 homicidios dolosos, 2.5% más que los nueve primeros meses de 2018, el año más violento desde 1990, cuando arrancaron las actuales series estadísticas.

Independientemente del aumento en el número de homicidios, en las últimas semanas se han registrado varias matanzas que subrayan la debilidad del Estado y el crecimiento del crimen y la violencia. El 14 de octubre, en Aguililla, Michoacán, 13 policías estatales fueron asesinados y nueve quedaron lesionados tras el ataque de un grupo al parecer perteneciente al cártel Jalisco Nueva Generación. El 16 de octubre, en Tepochica, Iguala, Guerrero, 14 civiles y un soldado perecieron en un aparente enfrentamiento. El 17 de octubre, en Culiacán, Sinaloa, un fallido operativo para la captura de Ovidio Guzmán dejó un saldo de 8 muertos, según la Secretaría de la Defensa, o 13, según la Fiscalía de Sinaloa. Ahora tenemos esta matanza de mujeres y niños de la familia LeBarón.

Las voces de izquierda que cuestionaban la violencia en los gobiernos de Calderón y Peña Nieto han callado. El Presidente hoy proviene de sus filas y dice que todo va muy bien. “Ya tenemos resultados –dijo ayer– ya pudimos detener la escalada de violencia”. La sociedad, sin embargo, tiene otros datos.

El secretario de Seguridad, Alfonso Durazo, dijo ayer en el Senado que la estrategia de represión no funcionó. Tiene razón. El problema es que repartir abrazos tampoco. El Presidente dice que no cambiará su estrategia. Es positivo que tengamos un presidente de voluntad firme, pero ¿cuál es la estrategia? ¿La creación de una policía militar, llamada Guardia Nacional, y la entrega de subsidios a ninis y otros grupos de la sociedad? La Guardia Nacional, sin embargo, no hace más que mantener la estrategia de represión que nos dicen ya fracasó, mientras que los subsidios sociales no tienen nada que ver con la violencia porque es falso que los sicarios surjan de los sectores más pobres de la sociedad.

El Presidente se equivoca cuando dice que el modelo neoliberal causó la violencia. En 2007 México tuvo el nivel más bajo de homicidios en décadas recientes: 8 mil 867, equivalentes a 8 por cada 100 mil habitantes. En 2018 tuvimos 35 mil 964 homicidios, 29 por cada 100 mil. En 2019, el primer año de la cuarta transformación, vamos en camino de romper estos récords. La violencia no tiene lealtades políticas.

Monstruos
El presidente Trump ofreció ayuda a México para combatir a los “monstruos” del crimen organizado. Estados Unidos, dijo, está listo para hacer el trabajo “rápida y eficientemente”. No, gracias, respondió AMLO.
05 Noviembre 2019 04:02:00
Vamos muy bien
El presidente López Obrador no tiene dudas: “Vamos muy bien”, afirma en cada oportunidad. Los datos, sin embargo, dicen otra cosa. Quizá no estamos en recesión, pero la economía no está creciendo.

El producto interno bruto (PIB) tuvo un descenso de 0.4% anual en el tercer trimestre de 2019. Los nueve primeros meses de este año muestran un estancamiento (0.0%) en comparación anual.

Hay muchos cuestionamientos sobre la forma como se mide el PIB, tanto en México como en el resto del mundo. Si yo corto el césped de mi casa, mi actividad no aumenta el producto; pero si lo corta mi vecino, y le pago, sí hay un alza a pesar de que el resultado es el mismo. Aun así, el PIB sigue siendo la mejor medición disponible de la actividad económica y es un error no hacerle caso.

Cuando empezaron a bajar los indicadores de crecimiento el Presidente afirmó que él tenía otros datos, diferentes a los del Inegi y Hacienda. Durante meses mantuvo que la economía registraría un avance de 2% en 2019. Al ver que esto era imposible, comenzó a decir que el crecimiento no era importante, sino el desarrollo, y que gracias a sus programas sociales México está teniendo por primera vez en mucho tiempo un verdadero desarrollo. El problema es que el crecimiento es una condición necesaria para el desarrollo.

Muchos indicadores señalan que la economía mexicana se ha estancado o ha empezado a contraerse. Ayer el Inegi publicó la cifra de venta de autos nuevos en octubre, 107 mil 94 unidades, una caída de 8.9% sobre el mismo mes de 2018 y la cifra más baja para un mes de octubre desde 2014. El indicador coincidente del ciclo económico mostró un pequeño descenso de 0.05 puntos en agosto, pero el problema es que ha tenido caídas todos los meses desde septiembre de 2018.

La inversión fija bruta se desplomó 9.1% anual en julio. El valor generado por la construcción cayó 10.2% anual en agosto mientras que el personal ocupado descendió 4.2 por ciento. El consumo privado no ha dejado de crecer, quizá por los programas sociales del Gobierno, pero lo hizo solo 1% anual en julio, lo cual es ya cercano al estancamiento.

No hay razón para pensar que la economía va muy bien. Es verdad que no estamos tan mal como en 1995, el primer año de Zedillo, o como en 2009, a la mitad del sexenio de Calderón, cuando la recesión internacional y la epidemia de influenza AH1N1 provocaron un desplome; pero por lo pronto el primer año de Gobierno de López Obrador parece destinado a concluir con un estancamiento o con una ligera caída.

No tendría que ser así. México tiene un gran potencial económico, pero no puede haber crecimiento sin mayor inversión, especialmente en campos multiplicadores de actividad como la construcción. El Presidente ha apostado a buscar acuerdos con los grandes empresarios, los cuales no son suficientes para generar una expansión. Los medianos y pequeños empresarios representan la mayor parte de la inversión y del empleo, pero muchos están asustados o no tienen confianza en el futuro de la economía nacional.

Los problemas no son hasta ahora irremontables. El Presidente puede reducir las cargas burocráticas y quizá los impuestos, como lo ha hecho en la frontera norte con buenos resultados. Habrá quien diga que esta es una receta liberal, pero es mejor ser liberales que dejar caer al país caiga en recesión.

Los bots
Dice la Secretaría de Seguridad Ciudadana que Aurelio Nuño, Juan Carlos Romero Hicks y Luis Felipe Calderón Zavala, joven hijo del expresidente Calderón, están promoviendo ataques de trolls y bots contra el Gobierno. La cuenta @tumbaburross sería la base de estos ataques, cosa que niega el administrador de la cuenta.
04 Noviembre 2019 04:03:00
AMLO y los medios
No es la primera vez que un gobernante utiliza primero a los medios para llegar al poder y después se incomoda ante su trabajo. En ningún caso, sin embargo, el cambio ha sido tan dramático.

Andrés Manuel López Obrador siempre se quejó de los medios, pero en realidad estos le dieron una plataforma envidiable para construir su movimiento. Si bien afirmaba que había un cerco informativo en su contra, la verdad es que, con excepción de unas cuantos medios y periodistas abiertamente opuestos a él, tuvo durante años más puertas abiertas que cualquier aspirante a la Presidencia.

Sus presentaciones públicas eran más difundidas, mientras que los conductores pedíamos constantemente entrevistas que él solo aceptaba a cuentagotas. López Obrador supo durante años administrar muy bien su presencia en medios.

El que no prodigara sus entrevistas, por ejemplo, era frustrante para los periodistas, pero generó un enorme apetito por ellas. Las entrevistas que sí daba, en consecuencia, obtenían altos ratings y marcaban agenda porque eran citadas sistemáticamente por otros medios.

Desde la Presidencia, en cambio, Andrés Manuel ha ofrecido prolongadísimas conferencias de prensa y ha mantenido una actitud de rechazo a muchos medios, incluso a aquellos que abiertamente apoyaron su candidatura.

Reforma, al que ha calificado de “fifí, conservador y neoliberal”, así como de tener oficinas de palacio de mal gusto, ha sido el más atacado. Pero de Proceso, un semanario de izquierda, ha dicho que “no se portó bien con nosotros”. Este pasado 31 de octubre el Presidente cuestionó también a La Jornada y a TV Azteca y tuvo un momento de confrontación con algunos de los reporteros en su mañanera.

Un molesto Presidente les recordó a los periodistas la frase de Gustavo A. Madero: “Le muerden la mano a quien les quitó el bozal”, pero no es cierto que López Obrador haya eliminado una censura que se sufría con anterioridad. El proceso para construir la libertad de prensa ha sido lento y doloroso, pero hace ya años que el país la goza de manera amplia.

El problema es que el Presidente tiene una visión de la historia falsa y llena de lugares comunes. El mismo 31 de octubre dijo que Francisco Zarco es autor “del mejor artículo que se escribió al día siguiente de la muerte de Juárez”, pese a que Zarco murió en 1869 y Juárez en 1872.

Hay que reconocerle al Presidente que no ha ejercido actos de censura. Sus cuestionamientos a los medios los hace abierta y personalmente. Su coordinador de comunicación, Jesús Ramírez Cuevas, no llama a las redacciones para dictar línea o quejarse de reporteros o columnistas.

La publicidad gubernamental, por otra parte, parece estarse colocando de manera más justa que nunca. Incluso los medios críticos de los que se queja el Mandatario llevan publicidad gubernamental que antes se les negaba.

Las quejas constantes del Presidente hacia ciertos medios y periodistas, sin embargo, generan preocupación. Los periodistas mexicanos han sufrido siempre agresiones, y no necesariamente de funcionarios sino de quienes quieren quedar bien con estos. Un Mandatario que cuestiona constantemente a los medios y periodistas incómodos puede estar preparando el terreno para agresiones. Hay ciertamente una turba con ánimo de linchamiento que se manifiesta en redes sociales.

Las palabras pueden ser armas peligrosas. López Obrador no las está esgrimiendo con el cuidado que debería tener un Primer Mandatario.

‘Pervivirá’
La misma secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, que afirmó que la Ley Bonilla era “una reforma inconstitucional”, ahora le dice sonriente a Jaime Bonilla que “la norma va a pervivir”. ¿No que era un Gobierno de gente con principios?
01 Noviembre 2019 04:07:00
Los muertos
“Las pruebas de la muerte son estadísticas, y nadie hay que no corra el albur de ser el primer inmortal”.
Jorge Luis Borges

Desde hace un buen rato he tenido la impresión que nos estamos muriendo más que antes. Pensé que era una simple percepción, producto de que me estoy haciendo inevitablemente más viejo cada año, pero resulta que las estadísticas me dan la razón. Todos los años mueren más mexicanos.

En 2009, según el Inegi, se registraron 564 mil 673 defunciones en nuestro país. El número se ha elevado de manera gradual hasta alcanzar 722 mil 611 en 2018. ¿Será porque ha aumentado la población? No, esa no es la razón. El número de muertes por cada 10 mil habitantes pasó de 50 en 2009 a 58 en 2018.

La desigualdad prevalece en la muerte tanto como en la vida. Para empezar, los hombres nos morimos más que las mujeres. Quizá no estamos todavía en peligro de extinción, pero es claro que somos más frágiles. De los muertos de 2018, 56.4% fueron hombres y solo 43.5% mujeres.

También hay una desigualdad regional. En la Ciudad de México hay 85 muertes por cada 10 mil personas y en Chihuahua 66, frente al promedio nacional de 58, mientras que en Quintana Roo son 43, en el Estado de México 45 y en Baja California Sur 46.

La desigualdad no para ahí. También los viejos nos morimos más. El 65% de los fallecidos en 2018 tenían 65 años o más. Es una inaceptable discriminación por edad por la que estoy pensando promover una denuncia ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos. Aunque quizá también debería considerar un cambio de residencia, por ejemplo a Quintana Roo, ya que es claro que la Ciudad de México es bastante más letal que otras entidades, o un cambio de sexo, para tener la mayor resistencia de las mujeres a la muerte.

Jaime Sabines se lamentaba: “¡Qué costumbre tan salvaje esta de enterrar a los muertos!, ¡de matarlos, de aniquilarlos, de borrarlos de la tierra! Es tratarlos alevosamente, es negarles la posibilidad de revivir”. Yo iría más lejos y me quejaría de la molesta costumbre de morirse. ¿De verdad será tan indispensable? Yo entiendo que a veces se siente uno cansado y puede uno caer en la tentación de descansar más que una sola noche. Pero llegar al extremo de morirse resulta a todas luces un exceso.

La muerte nos priva del placer de disfrutar de la compañía de otros. Es cierto que algunos velorios pueden convertirse en buenas fiestas, pero en general son bastante aburridos y, por supuesto, muy lúgubres. Los muertos son, de hecho, unos maleducados; les habla uno y no responden. Son unos estirados.

Las cosas eran distintas en otros tiempos. Los muertos de la antigua Grecia, por ejemplo, departían amablemente y tomaban café y galletitas con Hades y Perséfone. Los mexicas eran recibidos por Mictlantecuhtli y Mictecacíhuatl, pero además tenían un desfile constante de inquietantes doncellas gracias a los sacrificios.

Dante Alighieri entendió bien que puede haber muerte en vida: “No he muerto y, aun así, perdí el aliento de la vida”, pero eso no impidió que hiciera una visita turística al infierno, el purgatorio y el paraíso que describió con buena pluma en su Divina Comedia.

En estos días, cuando festejos propios e importados nos llevan a reflexionar sobre la muerte, deberíamos repensar las ventajas y desventajas de morirse. Pero hagámoslo sin olvidar las palabras de Mario Benedetti: “Después de todo, la muerte solo es un síntoma de la vida”.


Autocensura

Dice el presidente López Obrador que los medios “deben autolimitarse”, ya que “enseñaron el cobre” en la cobertura de la batalla de Culiacán del 17 de octubre. Es curioso, Morena y sus predecesores en la izquierda usaron las crecientes libertades de los medios para criticar a los gobiernos del PRI y del PAN. Hoy que están en el poder quieren la autocensura.
31 Octubre 2019 04:07:00
Tropiezo táctico
“La victoria tiene mil padres. La derrota es huérfana”.
John F. Kennedy

El secretario de seguridad, Alfonso Durazo, no presentó ayer en la mañanera el detalle de lo ocurrido en Culiacán el 17 de octubre. Se entiende. No solo no estuvo a cargo de la operación, sino que tampoco se le informó. Por eso declaró en la primera conferencia de prensa del Gabinete de Seguridad de ese día que la detención de Ovidio Guzmán había tenido lugar en un patrullaje de rutina. Esa “versión equivocada” procedía de la información que tenía en ese momento, a pesar de que el operativo se había empezado a preparar con varios días de antelación.

No creo que se les haya olvidado informarle. La Secretaría de la Defensa decidió no hacer partícipe al secretario del operativo, incluso cuando este ya había fracasado. Por eso fue ayer el titular de la defensa, Luis Cresencio Sandoval, quien presentó el detalle. El general secretario fue convincente cuando explicó las razones que llevaron a liberar a Ovidio Guzmán. No sé si el contingente que lo capturó habría logrado defenderse ante una fuerza superior del cártel de Sinaloa, pero no hay duda de que muchos más civiles y militares retenidos por sicarios habrían sido asesinados.

Puedo coincidir con el secretario Durazo cuando afirma que “un tropiezo táctico no invalida la estrategia de seguridad en su totalidad”. El problema es que no puedo percibir cuál es la estrategia. ¿Qué significa ofrecer “abrazos y no balazos” al crimen organizado? ¿Ya no habrá esfuerzos por capturar capos aunque haya órdenes de extradición en su contra?

También estoy de acuerdo, como lo he estado desde que sonaron las primeras trompetas bélicas, con que no hay posibilidad de victoria. “A pesar de los cientos de miles de vidas perdidas [.] en la guerra contra las drogas, los anteriores gobiernos no lograron resolver el problema”, declaró Durazo. Las prohibiciones, es cierto, rara vez funcionan. Pero no hay ninguna indicación de que la estrategia haya cambiado. La guerra sigue vigente. Ni los programas de empleo para los “ninis” ni los subsidios para adultos mayores son una solución. Simplemente no hay relación entre crimen y pobreza.

Si la nueva estrategia es dar abrazos a los criminales, ¿para qué queremos una Guardia Nacional que, según Durazo, tendrá 92 mil elementos a fin de este 2019? Si ya no hay una guerra contra el narco, ¿por qué siguen estando prohibidos el comercio y la posesión de drogas en nuestro país? Si es una fantasía pensar que podemos ganar la guerra, ¿por qué no derogamos ya las leyes que nos obligan a pelearla?

Nos han dicho mil veces que este Gobierno es diferente, pero las declaraciones siguen siendo las mismas de siempre. “Ninguna organización delictiva, por más pertrechada que esté, es más poderosa que el Estado mexicano, en términos bélicos –dijo ayer Durazo–. En Culiacán habría sido fácil recurrir a un combate de exterminio sin cuartel, ni respeto a garantías individuales, al final de cuentas habríamos ganado”.

Yo no sé si habríamos ganado: es muy fácil hacer declaraciones en modo condicional, como es fácil vanagloriarse de la fuerza de un Estado que va de fracaso en fracaso. Las palabras de Durazo, sin embargo, me recordaron las de Juan Camilo Mouriño del 4 de febrero de 2008: “En esta lucha no existe para nosotros la derrota. Ningún grupo criminal es capaz de resistir la fuerza del Estado”. El cártel de Sinaloa tiene otros datos.


Fueron los medios

No puede evitarlo el Presidente: una vez más responsabilizó a los medios de un fracaso de su Gobierno. “Se nos lanzaron con todo”, dijo. “Fueron capaces hasta de dar a conocer una fotografía falsa”. Y supongo que sí, que la foto era falsa. Pero si el propio Secretario de seguridad no sabía lo que estaba ocurriendo el 17 de octubre, ¿por qué no podían los medios equivocarse también?


30 Octubre 2019 04:07:00
Protestas desiguales
“Es curioso cómo los activistas sociales suelen protestar contra las únicas cosas que tienen una oportunidad creíble de lograr sus propósitos”.
Craig Bruce

Se ha dicho tanto y tantas veces que empieza a convertirse en dogma: las protestas en Chile son producto de un sistema falsamente exitoso que en realidad aumentó la desigualdad. Sin embargo, yo tengo otros datos.

Chile ha sido el país latinoamericano que más ha crecido en las últimas décadas, pero también el que más ha reducido la pobreza. Según la Cepal, la pobreza extrema en Chile cayó de 5.6% en 2002 a 1.8% en 2016 y la pobreza general de 40.1 a 13.7 por ciento. Chile es hoy el país más próspero de Latinoamérica y también el de menor pobreza. En Venezuela, en contraste, la pobreza extrema ha subido de 7.2 a 12 por ciento (larepublica.co).

La respuesta siempre es que el problema no es la pobreza sino el aumento en la desigualdad, pero tampoco en esto los datos son correctos. Es verdad que Chile registra una desigualdad relativamente alta, de 46.6 en el índice de Gini (1 es desigualdad absoluta y 0 igualdad total) mientras que Dinamarca tiene 28.2.

Sin embargo, Chile es menos desigual que Sudáfrica con 63, Brasil con 53.3, Colombia con 49.7 y Costa Rica o México con 48.3. Lo significativo, sin embargo, es que la desigualdad en Chile se ha reducido de 57.2 en 1990 a 46.6 (Banco Mundial). Según el Atlas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2018 Chile fue el sexto país del mundo con mayor aumento en el ingreso del 40% más pobre de la población en 2009-2014. En Latinoamérica solo lo rebasó Paraguay.

Hemos visto una creciente oleada de protestas en el mundo en los últimos años. En México tuvimos disturbios por el gasolinazo de enero de 2017, en Venezuela protestas con un saldo muy elevado de muertos, en Francia los chalecos amarillos. En las últimas semanas hemos visto protestas en Chile, Hong Kong, Líbano, Ecuador, Bolivia y Honduras, entre otros países.

En cada país las protestas han tenido un origen distinto. En Venezuela el problema ha sido el fracaso económico del régimen, pero también la falta de democracia. En Francia, uno de los países con mayor carga fiscal y mayor igualdad social de Europa, las manifestaciones surgieron de un impuesto a las gasolinas para financiar energías limpias.

En Hong Kong la falta de democracia ha sido el problema, mientras que en Bolivia el detonador fue un aparente fraude electoral. En Ecuador, como en el México de 2017, las protestas surgieron de un alza en los combustibles.

El detonador en Chile fue un alza en el precio del metro de Santiago de 3.75%, el cual no fue decidido por el Gobierno sino por una entidad autónoma que vela por la integridad de este sistema de transporte. Fueron protestas violentas, con saqueos e incendios de comercios, enfrentadas también con violencia por la policía. Los pliegos petitorios se han expandido desde entonces y han tomado un tinte más político. Pero no hay razón para suponer que el problema de fondo es el modelo económico o la desigualdad.

Quizá uno de los factores en común de todas estas protestas es la creciente presencia de las redes sociales. Estas tienden a polarizar a las sociedades y permiten una mejor coordinación de grupos políticos con una ideología en común. Otro factor es la llamada “revolución de las expectativas”. David Konzevik ha señalado que “Los pobres de hoy son ricos en información y millonarios en expectativas”. No les interesa lo mucho que ha avanzado la sociedad, exigen vivir ya en la tierra prometida, en una utopía.

Energía limpia

Una vez más el Gobierno quiere cambiar las normas después de empezado el juego. La modificación de las reglas para otorgar certificados de energía limpia pone en peligro 9 mil millones de dólares en inversión, según el CCE.
29 Octubre 2019 04:07:00
Fórmula 1
“Quiero dar unas gracias masivas a la multitud que vino ayer en México. ¡Nunca he visto nada así!”
Lewis Hamilton

Como ya es costumbre, la Fórmula 1 en México fue un éxito. Se registró un nuevo récord de asistencia, con 345 mil 694 espectadores en los tres días, 25 al 27 de octubre.

A pesar de la resistencia de algunos críticos, que cuestionaban la competencia como elitista y afirmaban que no tenía por qué realizarse en un país pobre como México, hubo una nutrida participación de integrantes de la cuarta transformación. No solo asistió el secretario de Turismo, Miguel Torruco, quien tenía que hacerlo porque representaba al Gobierno federal, sino también otros funcionarios. Acudieron también algunos analistas que fueron antes muy críticos de la carrera “fifí”.

La verdad es que la Fórmula 1 representa una promoción muy importante para el país y para el propio Gobierno. “Es una oportunidad que se ha construido para que el mundo pueda apreciar la cultura, el civismo y calidad de México”, dice Alejandro Soberón, presidente de CIE, la organizadora. El Gran Premio ofreció este domingo una imagen de un país en paz, divertido y con capacidad de organización, que contrasta con la violencia en las calles que proyectaron los hechos de Culiacán del pasado 17 de octubre.

Según la propia Fórmula 1, más de 90 millones de personas vieron por televisión en el mundo el Gran Premio de México de 2018, no muy lejos de los 110 millones del Premio de Mónaco, que usualmente obtiene la mayor audiencia. A esto hay que añadir los segmentos informativos que multiplican el mensaje en noticiarios de todo el mundo. Al Gran Premio acudieron 350 periodistas internacionales. Por eso el impacto es tan grande.

El presidente López Obrador, al contrario de algunos de sus simpatizantes más ideológicos, nunca se opuso a la realización del Gran Premio en México. Lo que rechazó, y no sin razón, era el uso de dinero público, aunque los recursos no provenían de la recaudación general sino del Consejo de Promoción Turística, que obtenía dinero de un impuesto especial al turismo cuyo propósito era precisamente promover al país en el extranjero y que ha sido eliminado ahora para dedicar los recursos al Tren Maya.

Este Gran Premio de 2019 se realizó todavía con recursos comprometidos por el anterior Consejo de Promoción Turística. Sin embargo, Claudia Sheinbaum, la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, entendió que valía la pena preservar la carrera porque representa una derrama económica muy importante, calculada en unos 14 mil millones de pesos y 8 mil empleos. Los organizadores lograron que la organización internacional de la Fórmula 1 ofreciera una rebaja en sus cobros y Sheinbaum logró conjuntar a un grupo de unos 100 empresarios para crear un fideicomiso privado que apoyará la competencia en los próximos años.

Si bien no sabemos quiénes son estos empresarios, se logró el objetivo de mantener el Gran Premio en México, con todos sus beneficios, sin usar dinero público. No es fácil. Virtualmente todas las carreras –menos Mónaco y Silverstone en Inglaterra– reciben subsidios gubernamentales. También muchas de las escuderías.

El fideicomiso que impulsó Sheinbaum permitirá que el Gran Premio se quede en México cuando menos los próximos tres años. Al final todos nos beneficiaremos, incluso quienes cuestionaban esta fiesta deportiva como un lujo. La Fórmula 1 ofrece una publicidad muy positiva para México con un alcance que ningún otro medio puede dar.


Pérdidas de Pemex

Bastante irritante es que Pemex, una petrolera, pierda dinero; pero que en los nueve primeros meses de 2019 haya elevado estas pérdidas 663%, para llegar a 176 mil 367 pesos, es lamentable. La idea de tener una petrolera es ganar dinero, no perderlo. Espero que no nos digan ahora que ganar dinero es una idea neoliberal.
28 Octubre 2019 04:02:00
Incendios y Conafor
La temporada de incendios forestales en Baja California es distinta que en el resto del país. Si bien en este momento la tierra está húmeda en el centro y sur de México, por unas lluvias de verano y otoño que llegaron tardías pero arribaron, Baja California, con su régimen mediterráneo, concentra sus lluvias en invierno y primavera. En el otoño son comunes los llamados vientos de Santa Ana, que traen aire caliente del desierto. A ellos se le atribuyen los incendios que se han registrado desde el jueves en la noche.

Los incendios de este fin de semana han sido los más intensos, extensos y letales de los que tengan memoria los bajacalifornianos. David León Romero, el coordinador nacional de protección civil, ha señalado que por lo menos tres personas han muerto y cuatro resultaron lesionadas. Se han reportado más de 300 viviendas dañadas. Unas cinco mil hectáreas han sido afectadas por el fuego.

También en la primavera de 2019 sufrimos una devastadora temporada de incendios forestales en el centro y el sur del país. Quizá el número no fue mayor que en años anteriores. Del 1 de enero al 16 de mayo se registraron 5 mil 106, menos que los 5 mil 336 del mismo período de 2018 (Proceso, 19.5.19), pero el daño fue más extenso, en parte porque no había suficiente gente y recursos para combatirlos. Los recortes a los presupuestos de la Comisión Nacional Forestal (Conafor) y a los programas de empleo temporal en este 2019 fueron la razón.

En una conferencia de prensa el 16 de mayo de 2019, la entonces titular de la Secretaría del Medio Ambiente, Josefa González Blanco, reconoció que los recortes presupuestales eran cuando menos uno de los factores en la extensión y devastación de los incendios. “Es multifactorial, no es nada más el recorte de Conafor, también es la ubicación, el calor, las altas temperaturas también inciden en cómo contenemos los incendios”.

Los incendios de Baja California de estos últimos días han sido numerosos y han afectado distintos puntos del estado. Los ha habido en Tijuana y Rosarito; también en Baja Mar y La Misión, así como en el valle de Guadalupe, del extenso municipio de Ensenada. La Semar aplicó el Plan Marina en fase de auxilio y cientos de sus elementos participaron en las acciones contra el fuego.

El presupuesto de la Conafor en 2019 es de 2 mil 765 millones de pesos, 30.7% menos que el de 2018, que fue de 3 mil 991 millones, que ya había sido castigado por el gobierno de Enrique Peña Nieto. Una de las víctimas de estos recortes ha sido el programa de empleo temporal, que permite contratar a trabajadores del campo para participar en la lucha contra los incendios.

El presidente López Obrador ha hecho recortes profundos a muchos programas de gasto gubernamental bajo la consigna de que el gasto excesivo es una forma de corrupción. En múltiple ocasiones, sin embargo, los presupuestos se han recortado sin entender realmente cuáles eran sus propósitos y sin prever las consecuencias. Este es el caso de los recortes a la Conafor. Los incendios forestales son una plaga de enorme costo económico, ambiental y humano, y es importante tener programas gubernamentales eficaces para prevenirlos y para combatirlos.

Uno puede aplaudir la decisión del presidente de reducir el gasto, pero solo después de un estudio serio para conocer las consecuencias. De otra manera, la población se quedará sin los servicios para los cuales está pagando impuestos.

AMLO y Jesús
Tuvo que venir un gobernante de izquierda para reincorporar el discurso religioso a la política. Este 26 de octubre el presidente López Obrador dijo que su programa de Gobierno es “humano” y “cristiano”, y añadió que Jesucristo fue “sacrificado” y “espiado por defender a los pobres”.
25 Octubre 2019 04:01:00
Sin crecimiento
El presidente López Obrador ha dejado ya de afirmar que tiene otros datos y que la economía crecerá 2% este año. Su argumento ahora es que el crecimiento no es relevante, que lo que realmente importa es el desarrollo. También ha señalado que el país no se encuentra en recesión, lo cual hasta ahora es cierto, pero empiezan a registrarse cifras que sugieren que puede estar entrando a una fase de contracción.

El índice global de actividad económica, un adelanto del Producto Interno Bruto trimestral, tuvo un descenso de 0.4% entre agosto de 2018 y el mismo mes de 2019. Según este índice, la economía ha estado estancada, o con ligeros descensos, desde septiembre de 2018. El sector secundario, o sea, la industria, ha tenido el peor desempeño, con una baja anual de 1 por ciento.

La construcción, una de las actividades industriales más importantes, se está desplomando. El valor de la producción de las empresas constructoras cayó 10.2% anual en agosto. Las empresas han tratado de aguantar lo más posible y solo han recortado 4.2% de su personal (Inegi); pero, si no hay un repunte, los despidos se volverán generalizados. Con el efecto multiplicador de la construcción, podría haber un impacto negativo importante en la economía nacional.

El Presidente dice que vamos muy bien porque sus políticas sociales están repartiendo riqueza y por lo tanto la gente está más feliz. Ha usado para demostrarlo la encuesta de bienestar autorreportado del Inegi que, efectivamente, muestra una mejoría en el actual Gobierno. López Obrador es un magnífico comunicador, que ha logrado generar un ánimo de optimismo después de años de pesimismo. Quizá su constante insistencia de que “Vamos bien” está permeando entre la población.

Pero el optimismo es siempre frágil y depende mucho del desempeño de la economía. El Gobierno, es cierto, ha repartido dinero en grandes cantidades a adultos mayores y a quienes se han inscrito en el programa Jóvenes Construyendo el Futuro. Quienquiera que reciba dinero del Gobierno se sentirá satisfecho y optimista, pero el problema es que las dádivas no generan ni crecimiento ni desarrollo. Si el desempleo aumenta, y los ingresos de las familias bajan, el resultado final será una gran decepción.

El Presidente ha tomado la decisión de prestar menos atención al crecimiento económico y concentrarse en repartir riqueza. Puede haber razones para esta decisión. López Obrador ha expresado su convicción de que enseñar a pescar en lugar de regalar pescado es una idea neoliberal. Los pobres son como animalitos, dijo en marzo: “Ni modo que se le diga a una mascota: ‘A ver, vete a buscar tu alimento’. Se les tiene que dar alimento, pero en la concepción neoliberal, todo eso es populismo, paternalismo”.

El problema es que los pobres no son animalitos, ni una economía puede prosperar solo repartiendo recursos. Alguien tiene que generar la riqueza. Para eso se necesita inversión, actividad económica productiva y crecimiento.

Por lo pronto empiezan a apreciarse ya los resultados de una política económica que busca repartir antes que producir. La economía está estancada y una actividad tan importante como la construcción está cayendo de manera alarmante. Por eso es urgente que el Presidente entienda que para repartir primero hay que producir.

Bloqueo
Desde el lunes 21 de octubre están bloqueadas nuevamente las vías de ferrocarril que salen de Lázaro Cárdenas, Michoacán. Ahora lo han hecho unos 80 normalistas de la Escuela Normal de Tiripetío que piden plazas magisteriales. Las pérdidas son de unos 50 millones de pesos diarios. El bloqueo es un delito federal, pero el Gobierno ha decidido no intervenir.
24 Octubre 2019 04:02:00
Prisión preventiva
Lo primero que hay que entender es que la prisión preventiva es un castigo que se impone antes de un juicio. En México, los medios y las autoridades han creado una cultura autoritaria que ha acostumbrado a la gente a pensar que una persona que enfrenta un juicio en libertad está gozando de impunidad.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) y los defensores de los derechos humanos tienen otra opinión. “El abuso de la prisión preventiva –señala un documento de la ONU sobre México– es contrario a la esencia misma del estado democrático de derecho, ya que por un lado es abiertamente violatoria del derecho internacional de los derechos humanos y por otro es un factor determinante de la calidad de administración de la justicia”.

En los países en que se respeta la presunción de inocencia, la prisión preventiva es excepcional; se aplica solamente a algunos acusados considerados muy peligrosos o que presentan alto riesgo de escapar. Michael Jackson, a quien se acusaba de pederastia, enfrentó su juicio de 2005 en California en libertad, sin que nadie se asombrara.

En México habíamos avanzado bastante. La reforma de 2008, que estableció el sistema penal acusatorio oral, fortaleció la débil presunción de inocencia que ya existía en la Constitución. El Artículo 20 constitucional estableció con claridad que una persona imputada tiene derecho “a que se presuma su inocencia mientras no se declare su responsabilidad mediante sentencia emitida por el juez de la causa”.

Desde entonces, sin embargo, hemos retrocedido. En 2011 se modificó el Artículo 19 constitucional para establecer prisión preventiva oficiosa, esto es, obligatoria, para los acusados de formar parte del crimen organizado, homicidio doloso, violación, secuestro, trata de personas, delitos violentos y delitos graves contra la seguridad de la nación, el libre desarrollo de la personalidad y de la salud.

En 2019, ya en la cuarta transformación, se ha modificado el artículo para incorporar más causas, como robo de casa habitación, uso de programas sociales con fines electorales, corrupción en las modalidades de enriquecimiento ilícito y ejercicio abusivo de funciones, robo al transporte de carga, robo de hidrocarburos, desaparición forzada y desaparición por particulares.

Además, los legisladores han aprobado ya leyes que definen a un contribuyente al que la autoridad considere omiso por un monto de más de 7.8 millones de pesos como miembro del crimen organizado, por lo que también sufrirá prisión preventiva oficiosa.

Antes de que alguien diga que todos estos son delitos muy graves, y que por lo tanto merecen sanciones severas, cabe recordar que la prisión preventiva se aplica antes del inicio de un juicio. Castiga antes de que haya una declaración de culpabilidad. Además, algunos de los delitos para los que se establece esta sanción sin juicio, como los de corrupción, pueden manipularse para venganzas políticas.

Con esta legislación se ha revertido la presunción de inocencia. México ya no está en el grupo de países democráticos respetuosos de los derechos individuales. Vuelve a formar parte de las naciones autoritarias en las que se impone la presunción de culpabilidad ante una mera acusación. La prisión preventiva es una manera de violar sistemáticamente los derechos humanos.

Juez molesto
Aun en los casos en que la ley no lo ordena, los jueces pueden aplicar este castigo sin juicio para realizar venganzas personales. Esto es lo que ha hecho, a todas luces, un muy molesto juez Felipe Delgadillo Padierna al ratificar la prisión preventiva a Rosario Robles, a pesar de que un magistrado de distrito determinó previamente que no estaba justificada en este caso.
23 Octubre 2019 04:00:00
Frozen
Los gobiernos mexicanos siempre culpan de la violencia en nuestro país a las armas que llegan de Estados Unidos. Lo han hecho todas las administraciones anteriores, principalmente la de Felipe Calderón. Por eso no sorprende que el canciller Marcelo Ebrard se haya reunido con el embajador estadunidense Christopher Landau para pedirle que detenga el flujo de armas en un plan al que se le está llamando Frozen.

Ya sabemos lo que va a suceder, porque ha pasado antes. El Gobierno norteamericano establecerá retenes en los accesos a México, lo cual hará más difícil el ingreso a nuestro país y generará un desplome del turismo y de los cruces fronterizos. La violencia, sin embargo, no se detendrá.

Lo que el Gobierno mexicano no quiere entender es que las armas estadunidenses no tienen la culpa de la violencia en México. Nuestro país tiene leyes severísimas que restringen la compra y posesión de armas, pero en 2018 registró 29 homicidios dolosos por cada 100 mil habitantes (Inegi), mientras que Estados Unidos, el país con mayor libertad en materia de armas, tuvo solo 5 homicidios por cada 100 mil personas en 2017 (Banco Mundial).
Solo 12.9 mexicanos de cada 100 tienen armas, una fracción de los 120.5 de Estados Unidos. Los países de Europa tienen también tasas muy superiores a México: Finlandia 32.4, Islandia 31.7, Austria 30.0, Noruega 28.8 y Suiza 27.6 por cada 100 personas (Small Arms Survey, 2017). Todos, sin embargo, registran tasas de homicidios de 1 por cada 100 mil habitantes o menos, 30 veces menores a México.

Parece lógico el argumento de que un país con más armas debe tener más violencia, pero las estadísticas revelan que no hay relación entre unas y la otra. La correlación real es con la impunidad. En México, por otra parte, los gobiernos siempre quieren responsabilizar a Estados Unidos de los males que sufre nuestro país. Es más fácil que aceptar su propia ineptitud.

John R. Lott Jr., señalaba en el Wall Street Journal del 22 de octubre que México tuvo hasta 1971 libertad de comercio y posesión de armas, pero Luis Echeverría estableció en 1972 controles muy estrictos. Hoy en día hay solo una tienda legal de armas en el país, de la Sedena en la Ciudad de México, y las restricciones para la compra son enormes. Un arma adquirida legalmente en México no puede ser vendida a otro particular. “Solo 1% de los mexicanos tiene licencia de posesión de un arma”, dice Lott, pero la tasa de homicidios dolosos, en lugar de bajar, es hoy el doble que en 1972.

El Gobierno no puede tener otros datos. México, donde es casi imposible poseer un arma legal, registra una tasa de homicidios dolosos casi seis veces superior a la de Estados Unidos, donde las armas se compran y se venden libremente. Las armas estadunidenses no son la razón de la violencia en México.

El Gobierno de México ha decidido tomar el camino fácil que siguieron algunos de sus más odiados predecesores, como Calderón, para sostener que México es violento no por la impunidad sino porque se importan armas norteamericanas. Sin embargo, en México hay un índice de posesión legal de armas 10 veces menor al de Estados Unidos, con una tasa de homicidios dolosos seis veces superior. El plan Frozen congelará los cruces fronterizos y costará miles de millones de dólares a los mexicanos, pero no acabará con la violencia porque no toca a la impunidad.

Desmantelamiento
Permitir el desmantelamiento del Poder Judicial es una violación de la Constitución, es un acto de corrupción, dijo Dante Delgado en el Foro del Senado sobre la reforma del Poder Judicial, Subordinar la Justicia es Pervertirla. Es un llamado de un político que sufrió en carne propia una persecución política.
22 Octubre 2019 04:00:00
Humano o débil
Puede entenderse que un Gobierno débil –y México siempre ha sufrido gobiernos débiles– tome decisiones pragmáticas que no son las óptimas. Evitar una matanza es una buena razón para hacerlo, aunque esto signifique liberar a un peligroso criminal. Lo que no tiene mucho sentido es enorgullecerse de esta debilidad y afirmar que la decisión ha sido muy humana.

“Acabamos de tomar una decisión muy difícil, pero muy humana, en el conflicto de Culiacán, Sinaloa –declaró el presidente Andrés Manuel López Obrador el 20 de octubre–. No nos importa que los conservadores, autoritarios, quieran que se gobierne de otra manera”.

Sin embargo, quienes tomaron la decisión de liberar a Ovidio Guzmán, el hijo de “El Chapo”, cometieron un delito. El Artículo 150 del Código Penal Federal establece una sanción de “seis meses a nueve años de prisión al que favoreciere la evasión de algún detenido, procesado o condenado. Si el detenido o procesado estuviese inculpado por delito o delitos contra la salud, a la persona que favoreciere su evasión se le impondrán de siete a 15 años de prisión. Si quien propicie la evasión fuese servidor público, se le incrementará la pena en una tercera parte. Además será destituido de su empleo y se le inhabilitará para obtener otro durante un período de ocho a 12 años”.

El único funcionario que ha sido destituido y que está siendo investigado por los hechos de Culiacán, no obstante, es Eduardo Bailleres Mendoza, quien fue despedido de su cargo como director del penal de Aguaruto de Culiacán por la fuga de 55 reos el 17 de octubre. Parece injusto.

Las decisiones pragmáticas que no se ajustan a la ley suelen tener costos elevados. La liberación de Ovidio, por ejemplo, manda un mensaje no solo al cártel de Sinaloa sino a otros grupos criminales que la mejor forma de liberar a sus jefes cuando son detenidos es pegar de balazos y quemar vehículos para bloquear avenidas y carreteras . Ningún capo importante podrá ya ser detenido en México.

Preocupa también el mensaje de que la ley solo se aplica en ciertos casos y a determinadas personas. Muchísima gente está detenida en nuestro país por acusaciones diversas, incluso antes de ser juzgada. El Congreso ha aprobado además modificaciones legales que convierten por decreto en miembros del crimen organizado a contribuyentes acusados de evasión fiscal por más de 7.8 millones de pesos. A estos se les despojará de sus garantías individuales y de la presunción de inocencia: se les congelarán las cuentas bancarias, se les decretará prisión preventiva oficiosa y se les confiscarán sus bienes antes de empezar el juicio. En México a los verdaderos criminales se les libera, pero a los contribuyentes se les castiga severamente ante una simple acusación.

Un gobernante siempre tendrá que tomar decisiones difíciles. Había argumentos a favor y en contra de la liberación de Ovidio tras su detención. Entiendo que cuando un gobernante depende de un Estado débil debe hacer concesiones a la realidad si quiere evitar pérdidas de vidas. Pero esta no es una decisión humanista ni puede ser la base de una estrategia que nos permita esperar que pronto se resolverá el reto que representa el crimen organizado. Es, en todo caso, una decisión pragmática forzada por la debilidad de las instituciones, pero que lleva a una situación problemática en la que el Gobierno tendrá que decidir constantemente a quiénes aplicará la ley y a quiénes dejará vivir en la impunidad. No hay panorama que genere mayor incertidumbre, sobre todo a quienes quieren vivir en un real estado de derecho.

Justicia parcial
Ovidio Guzmán fue liberado por las amenazas del cártel de Sinaloa. Rosario Robles sigue en la cárcel a pesar de que no se ha iniciado el juicio en su contra. No parece que se esté sirviendo la causa de la justicia.
21 Octubre 2019 04:07:00
Batalla de Culiacán
“Sin importar la belleza de la estrategia, ocasionalmente hay que ver los resultados”.
Winston Churchill

Las respuestas del Gobierno a la derrota en la batalla de Culiacán han sido fáciles: los responsables son los gobiernos anteriores y la prensa crítica. Los mexicanos de buena voluntad deben unir esfuerzos y alabar la nueva estrategia del presidente López Obrador.

“No somos como el comandante Borolas”, dijo el secretario de seguridad pública, Alfonso Durazo, al periodista José Cárdenas. “¿De qué periódico es usted?”, reconvino molesto el Presidente al reportero Jorge Ricardo cuando este le preguntó si reconocía que la estrategia ha fracasado: “Vamos muy bien en la estrategia porque

se están atendiendo las causas que originaron la violencia, pero está muy difícil que el Reforma acepte, reconozca que vamos bien, porque el Reforma es un periódico de la oposición, un periódico conservador”.

Mario Delgado, coordinador de los diputados de Morena, declaró en Twitter: “Respaldamos a nuestro Presidente. y a su Gabinete de Seguridad en la lucha por la pacificación del país”. La presidenta de Morena, Yeidckol Polevnsky, dijo que “una extrema derecha que no se atrevió a hablar en el momento en que su Presidente inició la guerra contra el narco. No tienen derecho a opinar, no pueden criticar”. El senador morenista Félix Salgado Macedonio tuiteó: “Eres un héroe mi querido AMLO. Es mejor barrer la basura de los medios que te linchan, que barrer la sangre de familias completas”.

La verdad es que la batalla de Culiacán, así como las matanzas de Aguililla y Tepochica y el persistente crecimiento de los homicidios dolosos, demuestran que la estrategia de repartir abrazos y no balazos no está funcionando, si es que realmente existe.

Quizá la decisión de liberar a Ovidio Guzmán, el hijo del “Chapo”, haya sido i-

nevitable el 17 de octubre. El propio secretario de la defensa, Luis Cresencio Sandoval, afirmó que “se actuó de manera precipitada, con deficiente preparación y falta de previsión sobre las consecuencias”. Cientos de pistoleros rodearon la casa en que Ovidio estaba asegurado, tomaron con violencia las calles de Culiacán y al parecer aseguraron como rehenes a militares y a sus familiares.

Si los guardias hubieran tratado de salir a tiros con Ovidio, seguramente se habría registrado un baño de sangre. Esto subraya la debilidad del Estado mexicano ante la fuerza del verdadero crimen organizado (que no son los contribuyentes).

Fuera de la retórica, la estrategia del presidente López Obrador frente al crimen organizado no parece muy distinta a la de Calderón y Peña Nieto. Una vez que se descarta la primera mentira, que la detención de Ovidio fue producto de una patrulla rutinaria, resulta que la Guardia Nacional mandó a 30 efectivos sin orden de cateo para detener al narcotraficante y extraditarlo a EU. No supongo que el propósito haya sido darle abrazos. Después de la batalla, la Sedena ha enviado a Culiacán a 230 nuevos efectivos del Ejército (ya no de la Guardia Nacional) sin que su objetivo parezca ser tampoco repartir abrazos.

Es verdad que Calderón empezó la guerra contra el narco en Michoacán en 2006 (a petición del entonces Gobernador y hoy jefe de asesores de la Presidencia Lázaro Cárdenas Batel); pero, a pesar de las críticas, la estrategia de fondo sigue siendo la misma. Suspender un operativo porque el crimen tiene mejor organización y mayor poder de fuego no significa que haya una nueva estrategia. La guerra no ha terminado.


Incomunicado

El Presidente no tomó las decisiones durante la batalla de Culiacán porque aparentemente estaba fuera de contacto. Lo hizo el Gabinete de Seguridad. Quizá lo haya hecho bien, pero no deja de preocupar que tengamos a un Presidente incomunicado en una crisis.


18 Octubre 2019 04:00:00
Aristocracia sindical
La fortuna personal de Carlos Romero Deschamps es muy conocida. Se le atribuye la propiedad de un yate y también de dos apartamentos de lujo en Miami, Estados Unidos, por los que se reportó que pagó 7.5 millones de dólares. Su hija presumía en Facebook sus viajes a Europa acompañada de sus perros en aviones privados. El propio exlíder ha sido fotografiado con un reloj Audemars Piguet que podría tener un costo de hasta 200 mil dólares. No es ciertamente el perfil de un líder obrero honesto y austero.

En el desplegado que dio a conocer tras su renuncia, Romero Deschamps afirmó que trabaja en Pemex desde 1959, cuando tenía 14 años, y que lo hizo como “peón, ayudante, obrero, chofer, albañil y múltiples actividades más”, antes de alcanzar “la máxima representación de nuestra Organización con el respaldo de todas las secciones que la integran”. Justificó su renuncia por un recrudecimiento de “la antigua posición de vernos como contrarios y no como complemento en la tarea de respaldar a Pemex en su compromiso histórico de ser garantía del desarrollo nacional”.

Queda claro que el presidente Andrés Manuel López Obrador no es afín a Romero Deschamps, quien ha sido miembro del PRI desde que era muy joven. El Mandatario afirma que no se le han congelado las cuentas bancarias, pero sí ha reconocido que se han iniciado investigaciones en su contra por enriquecimiento ilícito y lavado de dinero.

La salida de Romero Deschamps no significa que su grupo ha perdido el control del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, el STPRM. Por lo pronto ha dejado como encargado a Manuel Limón, un colaborador cercano desde hace años.

Desde los inicios del sindicalismo en México, los líderes han podido seleccionar los métodos de renovación de cargos de mando para favorecerse a sí mismos. Esto se ha traducido en la permanencia de dirigentes durante décadas, como ha sido el caso de Romero Deschamps, pero también de muchos otros, como Francisco Hernández Juárez, quien asumió la secretaría general del Sindicato de Telefonistas en 1976 tras una campaña en contra de la reelección, solo para quedarse en el cargo desde entonces.

Las reglas del juego, sin embargo, han cambiado de manera radical en este 2019. El presidente López Obrador impulsó una reforma a la legislación laboral que obliga a los sindicatos a tener elecciones internas con sufragio secreto. Los líderes tendrán que contar con un respaldo real de los trabajadores. Supongo que los líderes recurrirán a las viejas prácticas electorales, como la presión a los trabajadores, la compra de votos o el acarreo, pero por lo menos ya no tendrán asegurada la reelección. La nueva legislación también permitirá el surgimiento de múltiples sindicatos en una empresa, por lo que probablemente veremos la fragmentación de las organizaciones sindicales monopólicas como el STPRM.

La renuncia de Romero Deschamps marca el fin de una época. El verdadero cambio, sin embargo, viene ahora como consecuencia de la reforma laboral que estableció reglas que deberían ayudar a construir una real democracia sindical. Es una de las reformas más positivas del actual Gobierno, hay que reconocerlo. Quizá con el tiempo hará que desaparezcan en México esas aristocracias sindicales que tanto daño han hecho.

Censura
México está a punto de unirse al pequeño grupo de países, como China y Corea del Norte, que censuran el internet. En la miscelánea fiscal de 2020 se está proponiendo bloquear las plataformas o aplicaciones que no se registren en México para el pago de impuestos. Millones de pequeños y medianos servicios internacionales que no tienen forma de tener una presencia fiscal en México serían censurados.
17 Octubre 2019 04:00:00
Exprimir al cautivo
MG es arquitecto y desde hace mucho tiempo se dedica a supervisar obras de construcción. Tiene 75 años, una edad en la que en muchos países estaría retirado disfrutando de una pensión. Sin embargo, siempre ha trabajado por su cuenta, como persona física con actividad empresarial, por lo que no cuenta con una pensión. Además de su trabajo, que implica visitar obras, recibe terapias físicas por un accidente que tuvo hace años. Tiene una oficina registrada como sede fiscal, pero la usa poco, porque tiene que realizar visitas de obras o tomar terapias. Trabaja también con frecuencia desde su propia casa.

Recientemente llegó a su oficina, que comparte con la empresa de un hermano, un inspector del SAT. Había personal en la oficina, pero como él no estaba físicamente presente se le boletinó como “no localizado”. No dejaron, dice, “ninguna notificación. No quisieron ver ningún papel, por ejemplo, los pagos del IMSS, las declaraciones fiscales, etc. Solo querían verme a mí y no les importaba otra cosa. Según ellos, fueron dos veces, yo solo me enteré de una. Solicité una cita para aclarar la situación, pero las citas solo las dan para cambio de domicilio”. Como se le boletinó como no localizado, muchas empresas no pueden ya contratarlo.

No es este el único caso en que el Sistema de Administración Tributaria boletina como no localizados a personas o empresas porque no se encuentra al responsable en una visita. El SAT establece un proceso de verificación de domicilio fiscal a través de una página de internet disponible para personas físicas o morales, pero nunca se dice exactamente cuándo acudirá el inspector. El problema es que en estos tiempos una persona física o una pequeña empresa pueden tener actividades y ser cumplidos con sus obligaciones fiscales sin tener necesariamente a una persona presente físicamente todo el tiempo en el domicilio fiscal.

Los sistemas de control del SAT han mejorado enormemente. El sistema sabe cuándo un contribuyente registrado hace un pago o deduce una factura. La declaración anual se hace ya virtualmente sola. Las retenciones de los bancos aparecen de manera automática. Las computadoras del SAT nos tienen fiscalizados a todos los contribuyentes formales.

El SAT sigue enfrentando problemas para cobrar a todos los que deberían pagar. Por eso ha buscado endurecer las leyes contra el uso de facturas falsas. Margarita Ríos Farjat, la jefa del SAT, ha denunciado que de 2014 a la fecha se han detectado 8 mil 204 empresas con operaciones simuladas que ascienden a 1.6 billones de pesos. Esto significaría que la evasión por este concepto podría elevarse a 354 mil millones de pesos.

El problema es que los esfuerzos por aumentar la recaudación siempre recaen sobre los contribuyentes ya registrados, los cautivos. No hay el mismo afán por combatir la economía informal, que parece estar creciendo de forma acelerada. A los contribuyentes cautivos se les obliga a realizar trámites sin fin, como obligarlos a esperar visitas domiciliarias que llegan de sorpresa, sin pensar que en la economía moderna no se trabaja necesariamente dentro de una oficina.

Es loable que el SAT esté fortaleciendo sus esfuerzos por aumentar la recaudación, pero no tiene sentido exprimir más a los cautivos y mucho menos obligarlos a dejar de trabajar para esperar la visita de un inspector.

Coparmex
El Presidente dijo ayer que la Coparmex está apoyando la falsificación de facturas y la evasión fiscal. Pero no es cierto. La Coparmex pide que quienes sean acusados de un delito fiscal tengan posibilidad de defenderse legalmente y no sean encarcelados y despojados de sus bienes antes de ser juzgados.
16 Octubre 2019 04:00:00
Fuchi, guácala
Trece policías estatales fueron asesinados y nueve heridos en una emboscada en Aguililla, Michoacán, este 14 de octubre. El cártel Jalisco Nueva Generación dejó cartulinas en las que se atribuía la responsabilidad. El ataque, al parecer, buscaba mandar un mensaje a la Policía estatal por supuestamente apoyar a grupos criminales rivales, como Los Templarios. La información disponible sugiere que los sicarios no sufrieron bajas.

El Gobierno de Michoacán ha señalado que el contingente de policías trasladaría a una madre y a su hija a una diligencia ordenada por un juez. Pero si consideramos que 13 policías murieron, nueve fueron heridos y 20 quedaron lesionados, resulta que el grupo de policías para realizar esta diligencia era de 42. El secretario de seguridad de Michoacán, Israel Patrón Reyes, afirma que el alto número se debía a la peligrosidad de la zona.

El presidente López Obrador declaró en septiembre, en Soto la Marina, Tamaulipas, que ante la violencia no impondrá “el modelo del garrotazo que dejó al país convertido en un cementerio”. El Mandatario federal dijo entonces que la violencia “ha ido bajando, se ha ido serenando la situación, ha bajado la violencia”. Lo que hay que hacer con los delincuentes para que bajen la violencia es decirles: “Fuchi, guácala”.

La verdad es que la violencia no ha disminuido. Según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), en el período de enero-agosto de 2019 se registraron 19 mil 648 homicidios dolosos, un aumento de 2.4% sobre los 19 mil 191 del mismo período del año anterior. En Michoacán el número subió 14.7% de 845 a 969 entre enero-agosto de 2018 y el mismo periodo de 2019.

No tenemos, sin embargo, certeza sobre la información que se está proporcionando al presidente López Obrador y a la opinión pública. Alejandro Hope dio a conocer en Twitter el informe de víctimas de homicidio que se le entregó al presidente López Obrador ayer. En Michoacán, para el 14 de octubre, se registraban solo tres víctimas; en otras palabras, no aparecían los 13 policías muertos en Aguililla.

Los homicidios dolosos tuvieron una baja importante en el sexenio de Vicente Fox, pero a partir del Gobierno de Felipe Calderón empezaron a registrar un aumento importante. Hubo una baja al comienzo del Gobierno de Enrique Peña Nieto, aunque después la tendencia reanudó su crecimiento y alcanzó niveles sin precedentes para las últimas décadas. Quizá el ritmo de alza ha bajado en los primeros meses de Gobierno de López Obrador, pero la cifra no ha dejado de crecer.

No hay ninguna indicación de que decirles “Fuchi, guácala” a los sicarios esté reduciendo los actos de violencia como el de Aguililla. No vemos tampoco un punto de inflexión en la violencia, como ha sugerido el secretario de seguridad pública, Alfonso Durazo.
El presidente López Obrador dijo ayer que “Vamos a continuar con nuestra estrategia”.

Expresó, como lo ha hecho en el pasado, que tiene confianza en que las cosas mejorarán: “Vamos a seguir atendiendo las causas que originan esta descomposición social”. Está bien tener esperanza, pero hasta ahora no hay indicios de que la estrategia esté funcionando.

La emboscada de Aguililla sugiere que el cártel Jalisco Nueva Generación está en una lógica de guerra contra otros grupos de Michoacán y que considera a la Policía estatal como parte del enemigo. Ante esta situación, de nada servirá que las víctimas les digan a los criminales: “Fuchi, guácala”.

Chicanadas
La participación en la consulta que respaldó la ampliación del mandato de Jaime Bonilla en Baja California de dos a cinco años fue de 1.9% del padrón. La del aeropuerto de octubre de 2018 fue de 1.2 por ciento.
15 Octubre 2019 04:07:00
Fabricar criminales
“El poder de cobrar impuestos es el poder de destruir”.
John Marshall

Se está creando una ley que convierte en miembros del crimen organizado a quienes no lo son. Esta extraña legislación ya fue aprobada por el Senado, pero será considerada y probablemente votada hoy por la Cámara de Diputados. El resultado será dejar sin garantías individuales a personas acusadas de defraudación fiscal.

El paquete modifica la Ley Federal contra la Delincuencia Organizada, la Ley de Seguridad Nacional, el Código Nacional de Procedimientos Penales, el Código Fiscal de la Federación y el Código Penal Federal. Los cambios a la ley se hicieron originalmente para combatir las facturas falsas, pero el proyecto se cambió en el Senado para castigar cualquier defraudación fiscal por más de 7.8 millones de pesos.

Los empresarios se quejaron de que se estaba configurando una nueva forma de terrorismo fiscal. Las nuevas medidas, afirmaron, dejarían sin posibilidad de defensa a los acusados, quienes antes de ser juzgados podrían sufrir el congelamiento de sus cuentas bancarias, prisión preventiva oficiosa y la confiscación de sus bienes por la vía de la extinción de dominio.

Distintos funcionarios del Gobierno han señalado que los contribuyentes honestos no tienen por qué preocuparse, pero los empresarios han pedido que se aclare que esas leyes solo deberían aplicarse a quienes expidan o utilicen facturas falsas y no a quienes cometan errores o tengan interpretaciones diferentes de la ley a la autoridad.

Ángeles Jasso, la administradora general jurídica del Sistema de Administración Tributaria (SAT), me ha dicho que la ley está hecha para considerar como miembros del crimen organizado solo a quienes comentan el ilícito “de manera permanente y reiterada, no por error o por volumen”. La medida, señala, “no va dirigida a los pequeños empresarios. Tuvieron que haber tenido ventas por 21 millones. La idea es ir sobre los grandes, mafias o redes, en delitos como el lavado. El ministerio público tiene que comprobar que existió esta conducta dolosa. Tiene que comprobar que la conducta es reiterada. Los medios de defensa siguen estando vigentes. Los medios de apelación siguen estando vigentes. La prisión preventiva oficiosa debe ser dictada por el juez de control”.

Nadie puede cuestionar el intento del Gobierno por tratar de mejorar la recaudación. Quienes pagamos impuestos estamos particularmente interesados en lograrlo, pero es importante hacerlo sin violar las garantías individuales. Y la nueva ley lo hace.

La nueva legislación parte de una mentira: que los contribuyentes que cometan alguna falta son miembros del crimen organizado, cuando no lo son. Pueden ser responsables de evasión, pero eso no los hace
narcotraficantes.

La prisión preventiva oficiosa debe ser una excepción y no una regla, como lo han señalado las organizaciones de derechos humanos y la ONU. Esta práctica viola la presunción de inocencia porque castiga al acusado, privándolo de la libertad, antes de que sea juzgado o declarado culpable. Por eso solo debe aplicarse a criminales violentos.

La mayoría de los acusados por delitos fiscales no son violentos, sino que tienen criterios distintos de interpretación de una legislación extraordinariamente compleja. Aplicarles prisión preventiva no ayuda a lograr justicia. Tampoco es justo congelarles las cuentas bancarias o confiscar sus bienes antes de juzgarlos. Son contribuyentes registrados ante el SAT, y no miembros del crimen organizado, aun cuando por ley se les quiera convertir en tales.


Subsidio regresivo

El Gobierno de Ecuador se echó para atrás ante las manifestaciones de grupos indígenas y de izquierda contra un aumento en la gasolina. Lo curioso es que el subsidio al combustible es absolutamente regresivo: ayuda mucho más a los ricos que a los pobres.


14 Octubre 2019 04:02:00
Consulta de pena
Ayer, 13 de octubre, se llevó a cabo una “consulta popular” para determinar si el mandato del próximo gobernador de Baja California, el morenista Jaime Bonilla, que debe empezar el 1 de noviembre, debe durar dos años, como estaba establecido en la ley al llevarse a cabo la votación del 1 de junio, o cinco años.

La consulta sE hizo abiertamente para respaldar los cinco años que desea el gobernador electo. La pregunta en la boleta era si el ciudadano estaba a favor del “Proyecto 5”, “Mantener la reforma aprobada para que se mantenga un proyecto de 5 años de Gobierno”, o del “Proyecto 2”, “Llevar a cabo una contrarreforma para limitar el período de gobierno a 2 años”. El ejercicio se hizo por convocatoria de un Congreso dominado por Morena, cuyos miembros definieron el contenido de la boleta, financiaron el proceso, contaron los votos y fueron los jueces para garantizar su limpieza.

Tanto el Tribunal de Justicia Electoral de Baja California como el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación se declararon incompetentes para revisar la legalidad de la consulta porque “escapa de la materia electoral”. El proceso electoral, señalaron, concluyó “con la declaración de gobernador electo” y una constancia de gobierno de dos años.

El Congreso de Baja California enmendó en julio la ley para ampliar el mandato del gobernador electo, pero la ley no ha sido publicada, por lo que no ha sido posible llevarla a una controversia constitucional. El presidente del Congreso estatal dice que la ley “está perdida”, pero en realidad se espera que la promulgue poco antes de la toma de protesta con la idea de que así no habrá tiempo de cuestionar su constitucionalidad.

El rechazo a la Ley Bonilla ha sido generalizado. Cuauhtémoc Cárdenas afirmó que “el Congreso de Baja California ha decidido vulnerar el orden republicano y democrático.
Ofende la inteligencia, cae en la ilegalidad y pierde total legitimidad al prolongar de 2 a 5 años el mandato del gobernador electo”. La secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero, exministra de la Suprema Corte, afirmó que en su opinión se trata de “una reforma inconstitucional”. El propio presidente López Obrador ha declarado que no está de acuerdo con la ley. Este 11 de octubre declaró: “Es algo, incluso, que me produce pena. Me da pena, porque no deben estarse discutiendo estos asuntos. Hay que respetar lo que establecen la Constitución, las leyes y lo que resuelvan las autoridades”.

El Tribunal Electoral decretó que no se podía cambiar el mandato de dos a cinco años de manera extemporánea. La consulta popular ni siquiera existe en términos legales. Si se promulga la enmienda horas antes de la toma de protesta, lo más seguro es que se presente una controversia constitucional a la Suprema Corte, pero el argumento de los morenistas será que Jaime Bonilla ya rindió protesta y por lo tanto no se puede revocar el mandato.

Este sábado 12 de octubre, por extraña coincidencia, el presidente estuvo en Baja California. La visita se limitó oficialmente a San Quintín, pero supongo que habrá habido ocasión para algún intercambio de opiniones al más alto nivel. Ojalá que el Presidente haya mandado el mensaje de que no avalará un Gobierno inconstitucional.

Mientras tanto, Jaime Bonilla, un Gobernador electo por un margen incuestionable, ha desperdiciado la mayor parte de sus esfuerzos en ampliar el mandato, en lugar de prepararse para gobernar.

Aguayo y Moreira
Una sala civil condenó al académico y periodista Sergio Aguayo a pagar 10 millones de pesos al expresidente del PRI Humberto Moreira por “daño moral”. El fallo es un golpe a la libertad de expresión. Es importante mantener la libertad de llamar corrupto al corrupto. Aguayo dice que promoverá un amparo.
11 Octubre 2019 04:07:00
Ministro incómodo
“Nosotros hemos sido respetuosos y no nos involucramos en estos asuntos judiciales”.
Andrés Manuel López Obrador

El 12 de marzo de 2015 escribí en este espacio que el nombramiento de Eduardo Medina Mora como ministro de la Suprema Corte había sido un “acto de arrogancia” del Gobierno de Enrique Peña Nieto: “La imposición era innecesaria. Al final, será una victoria muy costosa”.

“Pierde el Presidente -sostuve-, que lejos de mostrarse como un Mandatario que gobierna para todos se presenta como un político que busca repartir puestos de servicio público como botín. Pierde la Corte, que deja de ser vista como una institución imparcial de impartición de justicia para convertirse nuevamente en apéndice del poder presidencial. Pierde Medina Mora, que ha sido objeto de ataques politizados que poco o nada tienen que ver con su verdadero desempeño en el servicio público y que a partir de ahora será cuestionado en cada fallo como ministro. Pierde también el pueblo mexicano, porque el nombramiento significa que se seguirán multiplicando las manifestaciones de protesta, y por la incertidumbre de que estamos regresando a los tiempos de un viejo PRI que dominaba todos los aspectos de la vida pública”.

Lamento haber tenido razón. La renuncia de Medina Mora ha sido tan cuestionable como su designación. No solo se convirtió en el primer ministro en renunciar desde la reconstitución de la Corte en 1994, sino que lo hizo en abierta contravención al Artículo 98 de la Constitución, que establece que la renuncia de un ministro solo podrá darse por “causas graves”. La carta que dirigió al Presidente no solo no señalaba las causas, sino que ni siquiera estaba fechada.

El Presidente dice que no intervino. “Yo no di instrucciones de que se le acosara para que renunciara”, declaró el 7 de octubre, pero al parecer la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) sí lo hizo.

El periodista Salvador García Soto reveló en junio que el ministro había recibido transferencias por 2.3 millones de libras esterlinas y había realizado depósitos por 2.1 millones de dólares entre 2016 y 2018. Medina Mora lo negó, pero la UIF empezó o ya estaba haciendo investigaciones.

Santiago Nieto, el titular de la UIF, no ocultó nunca su molestia con las decisiones del ministro: “No me gusta su jurisprudencia que cercenó una buena parte de las atribuciones de la Unidad de Inteligencia Financiera y mucho menos el porqué de esa jurisprudencia que tenía que ver con proteger a grupos o personas relacionadas con el gobierno anterior -declaró-. No comparto el criterio de Medina Mora mediante el cual señaló que era inconstitucional el bloqueo de cuentas cuando provenía de una investigación nacional y que era constitucional cuando venía de una petición extranjera”.

Ayer el periodista Mario Maldonado dio a conocer que la UIF, horas antes de la renuncia, el 3 de octubre, giró un requerimiento a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores para bloquear 11 cuentas de Medina Mora y otras personas y empresas relacionadas con él. Pero, ¡milagro!, una vez que el ministro renunció, la UIF pidió a la CNVB que desbloqueara las cuentas. Esta petición se giró el 5 de octubre, un sábado.

Si el ministro cometió algún ilícito debe ser investigado y sancionado. Sus decisiones como ministro, sin embargo, no pueden justificar el hostigamiento. El congelamiento de cuentas antes de la renuncia y el descongelamiento después son muy mala señal. Sugieren que la UIF fue el instrumento para presionar a un ministro incómodo.

Suspendido

El magistrado Jorge Camero, que votó contra el aeropuerto de Santa Lucía, ha sido suspendido por el Consejo de la Judicatura. Dice el ministro presidente Arturo Zaldívar que tenía “inconsistencias graves en su situación financiera”. Esperemos que no esté siendo castigado por votar contra los deseos del Presidente.



10 Octubre 2019 04:01:00
Veda de 10 años
Es una medida incluida en la nueva Ley Federal de Austeridad, pero no tiene nada que ver con la austeridad. Prohíbe que los altos mandos en las instituciones del Estado puedan trabajar durante 10 años en empresas privadas en los campos que han regulado. Como en tantas otras medidas, se argumenta que el propósito es eliminar la corrupción, pero el resultado será una injusta disminución de las oportunidades laborales para muchos especialistas y seguramente una baja en la calidad de los funcionarios que pueda contratar el sector público. Quizá lo peor es que la medida busca construir un muro entre la actividad pública y la privada, como si un país no debiera trabajar en unidad.

Muchos funcionarios del actual Gobierno mantienen la malsana posición de que el sector privado es por naturaleza corrupto mientras que el servicio público es una causa que exige sacrificios personales y un aislamiento monacal. Los ejecutivos de compañías y de cámaras empresariales se quejan de la resistencia de los funcionarios que regulan a sus sectores para reunirse con ellos y escuchar sus problemas y necesidades. Si se añade el hecho de que muchos de los funcionarios nombrados para cargos importantes tienen poca o nula experiencia en el sector productivo, el resultado es muy negativo. La desconfianza, el burocratismo y el desconocimiento se han aliado para generar una situación crítica. La caída de la inversión fija bruta en 9.1% anual en julio, una cifra sin precedentes desde la crisis de 2009, es en parte consecuencia de esta actitud.

Supongo que han sido numerosos los casos de corrupción en nuestro país, pero el nuevo Gobierno condena en abstracto sin dar a conocer casos concretos ni tomar medidas para castigar a los responsables. Cerrar la puerta giratoria entre la empresa privada y el sector público no ayudará a resolver la corrupción. Al contrario, puede agravarla.
Muchos países, aunque no todos, tienen vedas para restringir la puerta giratoria entre el sector público y las empresas privadas. Estas vedas oscilan entre un año, como teníamos en México, hasta tres, como es el caso de la Unión Europea. Una veda de 10 años es inusitada y prácticamente elimina la posibilidad de pasar del sector público al privado. También es una barrera para que personas con experiencia en los sectores regulados puedan pasar al sector público. Como en todo mercado en el que se restringe la movilidad, esto significará una peor asignación de recursos disponibles. Y el talento es uno de los recursos más escasos y más valiosos.

La experiencia nos dice que la transparencia es el mejor antídoto contra la corrupción. Si un antiguo funcionario es contratado por una empresa privada, o viceversa, lo ideal es que el hecho sea público para que se identifiquen las decisiones en que pueda haber conflictos de interés. La veda exagerada que se ha aprobado en México, sin embargo, disminuirá la transparencia y hará que las relaciones entre exfuncionarios y empresas o exejecutivos y oficinas públicas se esconda detrás de asesorías o servicios proporcionados por interpósitos agentes.

En la regulación de sectores como el energético, el farmacéutico o el financiero se necesitan especialistas que realmente entiendan el funcionamiento de las industrias y no que se limiten a un conocimiento académico. El Gobierno actual, desafortunadamente, parece estar actuando bajo el principio de que la lealtad política es más importante que la capacidad técnica. El país terminará por pagarlo muy caro.

Secuestrados
La Secretaría de Gobernación accedió a entregar 84 plazas de maestros a estudiantes de la Normal Rural de Tenería, en el Estado de México, a cambio de 92 choferes secuestrados. El Gobierno sigue promoviendo el secuestro y la extorsión.
09 Octubre 2019 04:05:00
Extorsionadores
“El vil chantaje de una banda de secuestradores criminales no debe recibir la dignidad de una respuesta política”.
Francesco Rutelli

La jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, ha señalado que solo un 0.4% de los taxistas capitalinos participaron en las movilizaciones y bloqueos del 7 de octubre. Y tiene razón. Según la Secretaría de Movilidad, hay 102 mil 110 concesiones para taxis libres y de sitio en la capital y solo unos 400 participaron en las acciones del lunes.

Pero 400 vehículos colocados estratégicamente pueden paralizar la ciudad y hacer un enorme daño a los ciudadanos, especialmente cuando la autoridad anuncia previamente que no hará nada para impedirlo. Pero si eran tan pocos, ¿por qué el Gobierno se sentó a negociar con ellos?

Siempre es un error negociar con un extorsionador. Peor aún es mandar el mensaje de que para conseguir una negociación con el Gobierno primero hay que hacer daño a terceros.

En cualquier país hay siempre razones para protestar; pero si quienes protestan dañando a la sociedad son premiados y reciben un trato especial, el Gobierno genera un incentivo para hacer movilizaciones que dañen a terceros.

En México estas negociaciones se han convertido en una forma habitual de hacer política. El Gobierno está siempre abrumado por agravios y exigencias, pero no hace caso a la mayoría de los agraviados. A los que sí presta atención es a quienes organizan marchas y protestas, y se concentra más en aquellos que más daño hacen. Esto ha generado una competencia malsana de los grupos de poder por ver quién lastima más a la sociedad. Los gobernantes siempre dicen que presentarán denuncias para castigar a los que hayan cometido delitos, pero ya sabemos que estas o no se presentan o no llevan a ninguna sanción.

Quizá haya alguna justificación de las quejas de los líderes de los taxistas porque las aplicaciones les están comiendo el negocio, pero no solo el de transporte sino el de ser gestores ante la autoridad. Los choferes se han venido cambiando sin problemas a las aplicaciones porque estas les dan más libertad, más seguridad y mejor ingreso.

La operación de un taxi requiere de una excesiva serie de trámites así como el pago por una placa especial que, por lo menos antes de las aplicaciones, era muy elevado. Los servicios digitales han acabado con el negocio de las placas.

Lo lógico buscar una cancha pareja, pero no subiendo los trámites para los conductores que usan aplicaciones, sino eliminando los que no sean absolutamente necesarios para los taxis y haciendo que estos adopten también tecnologías más avanzadas para mejorar el servicio a los consumidores.

El tema de fondo, sin embargo, no es lo que buscaban los líderes, sino que el Gobierno haya permitido a un grupo de 400 taxistas hacer tanto daño a millones con absoluta impunidad. El que los líderes hayan ofrecido una disculpa a los ciudadanos a nadie ayuda.

La política del Gobierno, tanto el capitalino como el federal, de privilegiar las negociaciones con extorsionadores y dejar todos los demás agravios de la sociedad a un lado, no solo es perjudicial, sino que multiplicará las agresiones a los ciudadanos.

Si el Gobierno no se atreve a usar la fuerza pública para garantizar la seguridad y los derechos de los ciudadanos, lo menos que debe hacer es no dar un trato especial a las organizaciones que agreden a la sociedad. No hay incentivo más perverso que premiar a quienes atacan a los ciudadanos.

También hoteles

Los hoteles están sufriendo una situación similar a la de los taxis. Un hotel necesita hacer 170 trámites y un año de trabajo antes de empezar a operar, dice un hotelero a través de Twitter. Un lugar de Airbnb requiere de solo 45 minutos. Lo ideal, sin embargo, no es subir los trámites de Airbnb, sino reducir la carga que se impone a los hoteles.
08 Octubre 2019 04:01:00
Bloqueos y taxistas
Es falso que un Gobierno de izquierda deba abstenerse de evitar los bloqueos de vías de comunicación y los actos de vandalismo. Después de las movilizaciones que llevó a cabo ayer un grupo de taxistas de la Ciudad de México, que buscaban hacer el mayor daño posible a los ciudadanos, no pude evitar recordar la manera en que Lázaro Cárdenas Batel reaccionó, cuando era Gobernador de Michoacán, ante una movilización de taxistas que pretendieron bloquear el 29 de enero de 2003 el Centro Histórico de Morelia.

El Gobernador y su secretario de Gobierno, Leonel Godoy, no dudaron y mandaron a un grupo de granaderos con toletes, gases lacrimógenos, caretas y escudos a levantar los bloqueos. El contingente estaba encabezado por el subsecretario de Seguridad Pública Estatal, Gabriel Mendoza Jiménez. Cuando los líderes de los taxistas pidieron dialogar, él respondió: “Nosotros no negociamos en la calle. La ciudadanía no tiene por qué sufrir este tipo de conductas. Manifestarse es manifestar su voluntad políticamente; es decir, marchar, gritar consignas. Pero interrumpir el derecho de terceros al libre paso, no”.

Un Gobierno de izquierda, presumiblemente, se pondría del lado de los ciudadanos cuando un grupo de poder busca extorsionar a la sociedad para sacar beneficios especiales. La decisión de permitir todo bloqueo y todo acto de vandalismo puede ser conveniente desde un punto de vista político, ya que un operativo con la fuerza pública siempre puede salir mal y poner en riesgo el puesto público de quien lo ordene. Este es un riesgo, sin embargo, que debe correr con valentía quien decida asumir un cargo de responsabilidad pública.

La Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, declaró el domingo previo que no entendía por qué los taxistas realizaron estas movilizaciones porque ya había una “mesa de negociación”. Los líderes de los taxistas, sin embargo, no quieren negociaciones: quieren un Gobierno que los obedezca y prohíba el transporte contratado a través de
aplicaciones.

Los líderes de los taxistas podrán hacer tanto daño como quieran a los ciudadanos, pero la verdad es que les será muy difícil, si no imposible, detener el avance de la tecnología. Es como si los conductores de carruajes de caballos hubieran realizado bloqueos para impedir la adopción de los vehículos de combustión interna. De hecho, las movilizaciones que hemos visto, si acaso, fortalecen la posición de muchos usuarios y choferes de que el triunfo de las aplicaciones es inevitable. Sí, también los conductores. Los líderes no representan realmente los intereses de los taxistas, quienes se inclinan de manera creciente por afiliarse a alguna de las plataformas digitales.

Ayer miles de personas no pudieron llegar a trabajar o a sus escuelas. A muchos se les descontó el día de trabajo. Los líderes cumplieron su amenaza de volver la vida de los capitalinos una pesadilla. Un Gobierno que se niegue actuar en estos casos no es de izquierda. Es conservador o cobarde.

Quizá la Jefa de Gobierno debiera buscar el consejo de Cárdenas Batel. No debe ser difícil. El exgobernador michoacano es actualmente jefe de asesores del Presidente. No sería descabellado que Claudia Sheinbaum lo pidiera prestado a López Obrador para que la aconsejara sobre el uso legítimo de la fuerza pública. Y ¿por qué no? quizá podrían contratar a Gabriel Mendoza Jiménez, el que declaró que “la ciudadanía no tiene por qué sufrir este tipo de conducta”, para que encabece los operativos en defensa de los ciudadanos.

Inversión
La inversión fija bruta cayó 0.7% mensual en julio y 9.1% en la comparación anual. Es un verdadero desplome. Lo peor de todo es que la inversión señala cuál es el rumbo futuro de una economía.
07 Octubre 2019 04:07:00
¿Huachicol blanco?
“Los impuestos son un robo, simple y llanamente, aunque es robo en una gran y colosal escala que ningún criminal reconocido podría alcanzar”.
Murray Rothbard


El presidente López Obrador declaró el 20 de mayo, al firmar el decreto para eliminar las condonaciones fiscales, que esta práctica “es como un huachicol de cuello blanco que se va a eliminar. Es acabar con privilegios fiscales”.

Según Margarita Ríos Farjat, jefa del Sistema de Administración Tributaria, entre 2007 y 2018 se condonaron casi 400 mil millones de pesos, a valor actual, a 153 mil 530 contribuyentes. Hoy sabemos que entre los beneficiarios se encuentran Yeidckol Polevnsky, actual presidenta de Morena, con 16.4 millones de pesos, y Ana Gabriela Guevara, la titular de la Conade, con 9.6 millones de pesos. Ninguna admite haber realizado un robo, sino que explican que las condonaciones se originaron en errores de sus contadores.

Nadie puede objetar la eliminación de privilegios fiscales, todos debemos ser iguales ante la ley; pero es un error equiparar el huachicol a una condonación fiscal, aun cuando se tratara de una evasión, que no lo es.

“El ladrón despoja la legítima propiedad ajena –me dice un empresario–. El creador de riqueza concede pagar como impuestos algo de lo que produce en aras del bien común. El creador decide pagar al vivir aquí, porque puede vivir en otra parte. Por lo tanto, elige pagar de manera voluntaria lo que indica la ley”.

Las condonaciones han sido mecanismos, quizá ineficaces, con los que los gobiernos han tratado de enmendar errores de contadores o incrementar la recaudación. Son el resultado de una pésima arquitectura fiscal en la que se cobran impuestos muy altos de manera muy complicada y sin otorgar servicios públicos equivalentes.

Las tasas fiscales en México son muy altas. La baja recaudación no es producto de ellas, sino de que el 56.6% de la población trabaja y hace negocios en la economía informal. El impuesto corporativo es de 30%, a lo que habría que sumar 10% de reparto de utilidades y 10% al retirar dividendos. En contraste, Noruega y Dinamarca cobran 22%, Suecia 21.4%, el Reino Unido, Suiza y Polonia 19, e Irlanda 12.5 por ciento.

El promedio de los países de la OCDE, las naciones ricas del mundo, es de 23.35 por ciento; el de Europa, de apenas 19.35 (KPMG). Estados Unidos tenía hasta 2017 una tasa corporativa federal de 35%, la cual se elevaba a 40% tras considerar los impuestos estatales, pero el país redujo la tasa federal en 2018 a 21%, que sube a 27% por los impuestos locales.

Esta reducción es en buena medida responsable de que Estados Unidos siga teniendo un crecimiento alto, 2.3% anual, a pesar de las guerras comerciales de Trump y la desaceleración en el resto del mundo, y de que la tasa de desempleo haya bajado en septiembre a 3.5%, la más baja desde 1969. Los beneficios de disminuir la tasa corporativa son cada vez más evidentes.

El 20 de septiembre la India anunció una reducción de la suya, que era de 35% en 2018 y 30 en 2019, a 22% en 2020. La inversión productiva es la clave para mejorar la prosperidad, pero se muda con facilidad. Las condonaciones fiscales, más que un huachicol de cuello blanco, son consecuencia de un sistema de impuestos altos y complicados.

La solución real es una verdadera reforma fiscal que reduzca las tasas y simplifique el pago. Esto evitaría los “errores de los contadores” y eliminaría las condonaciones de manera natural.


Taxistas

Hoy los líderes de los taxistas del valle de México buscarán presionar nuevamente al Gobierno para prohibir las aplicaciones de vehículos de transporte. Causarán enormes problemas a la población, pero no lograrán detener una tecnología que se impone en todo el mundo.

04 Octubre 2019 04:06:00
Los anarquistas
“La pasión por la destrucción es alegría creadora”.
Mijaíl Bakunin

El presidente Andrés Manuel López Obrador y la jefa del Gobierno capitalino, Claudia Sheinbaum, han afirmado -no sé si en serio- que los vándalos que han hecho destrozos en las manifestaciones recientes en la Ciudad de México son conservadores. Ellos, sin embargo, se autodenominan anarquistas; su objetivo último, el cual piensan justifica cualquier medio, incluso la violencia, es destruir el Estado.

El pensador francés de mediados del siglo 19 Pierre-Joseph Proudhon ha sido considerado tradicionalmente “el padre del anarquismo”. El ruso Mijaíl Bakunin encabezó después un movimiento que fue conocido como anarcosindicalismo, el cual descartaba la idea de Karl Marx de que para abolir el Estado había que pasar primero por una dictadura del proletariado. Peter Kropotkin impulsó el anarcocomunismo, mientras que Emma Goldman y Errico Malatesta defendieron el uso de la violencia para lograr la desaparición del Estado.

Los anarquistas han recurrido con frecuencia a la violencia. Dos bombas lanzadas por anarquistas mataron a 20 y dejaron decenas de lesionados en el Liceu de Barcelona en 1893. La emperatriz Isabel de Austria, el rey Humberto I de Italia y el presidente William McKinley fueron asesinados por anarquistas en 1898, 1900 y 1901, respectivamente. En 1920 un grupo anarquista detonó una bomba en Wall Street y mató a 38.

El presidente López Obrador ha deslindado a los actuales anarquistas mexicanos de los actos de violencia en manifestaciones con el peculiar argumento de que Ricardo Flores Magón era anarquista y “un hombre con ideales y principios [que] casi se quedó ciego de tanto leer”. Pero aunque Flores Magón tuvo contacto en Los Ángeles con grupos anarcosindicalistas, su Partido Liberal Mexicano no impulsaba la desaparición del Estado, sino más bien la adopción de políticas públicas, como el salario mínimo, la educación primaria obligatoria y la limitación de la jornada laboral, que requieren de un Estado fuerte e interventor.

Se acerca más a un verdadero anarquismo la filosofía del estadunidense Murray Rothbard, discípulo del economista austriaco Ludwig von Mises, quien sostenía en la segunda mitad del siglo 20 que las personas y las empresas privadas pueden proporcionar todos los servicios que la sociedad necesita, incluso la educación y la salud. Rothbard consideraba que “los impuestos son un robo, simple y llanamente”, y que la sociedad puede organizarse sin Gobierno. Este anarcocapitalismo, sin embargo, nunca ha promovido medios violentos para acabar con el Estado.

Los anarquistas que están realizando actos vandálicos son más afines al anarcosindicalismo de Bakunin que al anarcocapitalismo de Rothbard. Quieren eliminar el Gobierno, pero rechazan también la economía de mercado. Para ellos no hay mucha diferencia entre un gobierno de Peña Nieto o uno de López Obrador.

A estos grupos no se les puede amedrentar acusándolos con sus madres, padres o abuelos. Su actitud es, de hecho, reflejo de una rebelión contra la autoridad paterna o materna. Poco les importa, por otra parte, que el Presidente los amenace con un zape. Para ellos la violencia es un vehículo natural para construir una sociedad mejor.

Hemos corrido con suerte hasta el momento porque estos actos vandálicos no han provocado muertes. La historia nos dice, sin embargo, que quien cree que la violencia es la partera de una utopía religiosa o política, tarde o temprano recurrirá al homicidio o al terrorismo.


¿Criminal?

Dice Yeidckol Polevnsky que su condonación de impuestos por 16.4 millones de pesos fue producto de un error del contador. Un error así, sin embargo, la habría convertido a ella y al contador en miembros del crimen organizado según la nueva ley fiscal aprobada por el Senado que están considerando los diputados.
03 Octubre 2019 04:02:00
Las condenadas
Condenadas condonaciones. Supuestamente debían haber exhibido a los conservadores prianistas, pero resulta que la progresista Yeidckol Polevnsky, presidenta de Morena, apareció en las listas.

Quizá los 16.4 millones de pesos que el SAT le condonó a Polevnsky no son mucho en comparación con el total de 247 mil millones de condonaciones de 2007 a 2015. La cantidad es ciertamente pequeña frente a los 2 mil 874 millones de Roche o los 2 mil 429 millones de Grupo Lala, pero es bastante superior a los 8 millones de Carlos Salinas de Gortari (que dice que no obtuvo nada), los 6.1 millones de Carlos Ahumada o los 1.8 millones de Angélica Rivera.

Yeidckol no ha negado la condonación. Cuando Ciro Gómez Leyva le preguntó sobre el tema, respondió: “Fue un error del contador que me pusiera con actividad empresarial. Yo venía del mundo empresarial y renuncié a eso para apoyar a López Obrador y el contador me puso con actividad empresarial, cuando la había dejado tiempo atrás. Yo estaba como asalariada en el Senado”. Su propio jefe, el Presidente, explicó: “Es que eran condiciones toleradas, eran hechos tolerados, les diría yo legales”.

La verdad es que la evasión nunca ha sido legal, pero el Presidente ha tratado de equiparar las condonaciones con la evasión. No conozco las razones por las que Polevnsky obtuvo su condonación, pero suena poco lógico que su contador se haya equivocado. A un impuesto de 16.4 millones de pesos, correspondería un ingreso de más de 50 millones de pesos. Muy malo debió haber sido el contador para atribuirle a Yeidckol esa cantidad cuando era una simple asalariada del Senado.

Conozco, sin embargo, otros casos de condonaciones que quizá no deberían ser cuestionables. Los gobiernos, incluso los de izquierda, ofrecen condonaciones de multas y recargos para quienes cubran adeudos antes de una determinada fecha; el gobierno de la Ciudad de México, por ejemplo, lo ha hecho repetidamente en prediales y cobros de agua. También hay condonaciones cuando los contribuyentes le ganan un pleito al Servicio de Administración Tributaria, por lo que la autoridad se ve obligada a ordenar la condonación; no se trata de un perdón, sino de un simple reconocimiento de que el impuesto nunca debió cobrarse. Otros casos de condonación se aplican a sociedades en concurso mercantil que están tratando de evitar una quiebra.

El perdón discrecional de impuestos es inaceptable, pero las condonaciones son distintas. Habría que conocer cada caso para saber si las que se han dado a conocer fueron por privilegio, por error (como dice Yeidckol) o por el aprovechamiento de facilidades de carácter general para mejorar la recaudación. Muchos especialistas afirman, de hecho, que la prohibición tajante de las condonaciones que ha impulsado el Gobierno puede castigar la recaudación en el futuro. Este es el problema cuando se legisla por ideología y no con conocimiento de causa.

Si realmente la condonación de 16.4 millones de pesos de Polevnsky fue resultado del error de un contador, sería injusto que se eliminara la posibilidad de que otras personas gozaran del mismo trato en el futuro. Un error no debería ser razón de la pérdida de un patrimonio. Sería también irracional que el Gobierno provocara la quiebra de una empresa en concurso mercantil y le impidiera seguir operando y pagando impuestos. Las condenadas condonaciones no son el problema; el mal que hay que combatir se llama evasión.

Zapes
Los manifestantes se manifestaron, pero los vándalos hicieron los actos de vandalismo de siempre, sin importar las advertencias del presidente López Obrador de que los iba “a acusar con sus mamás, con sus papás, con sus abuelos. [que] les darían hasta sus jalones de oreja, hasta sus zapes”.
02 Octubre 2019 04:06:00
Sin justo medio
“Hay un justo medio que está entre dos vicios que pecan, el uno por exceso y el otro por defecto”.
Artistóteles

¿Por qué en México no podemos nunca encontrar el justo medio? Hemos pasado del Estado represor, que el 2 de octubre de 1968 mandó tropas armadas a disparar en contra de una concentración pacífica de jóvenes en la plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco, al Estado ausente, que permite a los manifestantes bloquear vías de comunicación, pintarrajear monumentos históricos, destruir ventanales de hoteles, restaurantes y comercios, prender fuego a librerías e incluso agredir a policías o soldados.

Tanto el presidente Andrés Manuel López Obrador como la Jefa de Gobierno de la ciudad de México, Claudia Sheinbaum, están conscientes de que los ojos del país estarán al pendiente de las manifestaciones de este 2 de octubre. La explicación de que los actos de vandalismo son realizados por “conservadores” no ha servido para tranquilizar a las posibles víctimas. Por eso Sheinbaum ha anunciado que va a establecer “cinturones de paz” para evitar que haya infiltrados en las manifestaciones.

No sé si estos cinturones van a funcionar, ojalá que sí. Los actos vandálicos han generado miedo entre los comerciantes y residentes del Paseo de la Reforma y el centro histórico. No es que la fuerza pública no tenga capacidad para enfrentar a los vándalos. En la violenta manifestación del 26 de septiembre los comerciantes de Motolinía y Cinco de Mayo simplemente se armaron con palos para detener a los vándalos, pero estos, cobardemente, prefirieron retirarse para atacar otros objetivos que la policía tenía órdenes de no proteger.

El Gobierno capitalino sabe que los destrozos están teniendo un impacto negativo en su imagen. Hasta este momento no ha habido víctimas mortales, pero los daños suman decenas, quizá cientos, de millones de pesos.

Haciendo eco del presidente López Obrador, Sheinbaum ha afirmado que los vándalos son “de grupos conservadores, que no les interesa realmente la democracia en la ciudad, las libertades, sino que, al contrario, están esperando que nosotros respondamos con violencia, pero nosotros no vamos a responder con violencia”. Nadie cree, por supuesto, que los anarquistas de izquierda de siempre se hayan súbitamente transformado en conservadores; pero en el nuevo régimen una mentira abierta es mejor que contradecir al gran líder de la nación, quien ya declaró que quienes hacen desmanes y prenden fuego a librerías no pueden ser anarquistas porque los anarquistas son personas buenas y lectoras como Ricardo Flores Magón. En la mitología de la cuarta transformación el pueblo bueno es incapaz de recurrir a actos de violencia.

La verdad, sin embargo, es que poco importa si los vándalos son anarquistas o conservadores. Lo relevante es que el Gobierno ha decidido no actuar para evitar los desmanes. En los países democráticos las protestas son legales, pero los manifestantes deben cumplir ciertas reglas: ninguno permite que ataquen a personas, propiedades o monumentos históricos.

En México debemos encontrar todavía el justo medio. No es éticamente aceptable que el Gobierno mande soldados a disparar contra estudiantes desarmados que protestan contra el Gobierno sin afectar a terceros, pero tampoco que se lave las manos de su responsabilidad de garantizar la seguridad pública. Este 2 de octubre el nuevo régimen enfrentará una prueba muy importante en la que deberá buscar ese justo medio.


China comunista

Con un impresionante desfile militar China celebró ayer el 70 aniversario del régimen comunista. Los primeros 30 años, los de Mao, fueron un fracaso de autoritarismo y hambre que mató a decenas de millones. La adopción del capitalismo en 1979 convirtió a China en una potencia económica, pero que mantiene muchos de los elementos autoritarios del comunismo.
01 Octubre 2019 04:01:00
Contribuyente criminal
Algo está mal en un país en que los inocentes son declarados criminales y los criminales perdonados. Un contribuyente que se equivoca en una declaración fiscal, o que tiene una interpretación distinta a la del Gobierno, se convertirá legalmente en un miembro del crimen organizado y perderá sus garantías individuales, mientras que un verdadero criminal, o alguien que no paga ningún impuesto por estar en la economía informal, gozará de amnistía, de impunidad o de apoyos.

Nadie cuestiona los esfuerzos del Estado por mejorar la recaudación. Al contrario, quienes pagamos impuestos exigimos acciones más eficientes de las autoridades fiscales. Pero esto no significa que debamos aceptar la violación de las garantías individuales.

El Senado aprobó el 10 de septiembre una reforma que, de ser ratificada por los diputados y promulgada por el Ejecutivo, legalmente convertirá en integrantes del crimen organizado no solo a los defraudadores fiscales sino a quienes simplemente tienen una interpretación distinta de la ley o se equivocan en una declaración.

Las reformas se hicieron inicialmente para castigar con mayor severidad a quienes emitieran facturas falsas, pero la redacción cambió y el castigo se aplicará a cualquier presunta defraudación fiscal por arriba de 7.5 millones de pesos. Si consideramos que las leyes tributarias son tan complejas que llevan a frecuentes diferencias de interpretación que deben dirimirse en tribunales, los contribuyentes cumplidos tienen buenas razones para estar preocupados.

Las acusaciones por pertenecer al crimen organizado no se dirimen en tribunales administrativos sino penales, pero además eliminan el principio de presunción de inocencia. La simple acusación, antes de que empiece un juicio, permite al Gobierno encarcelar al imputado, congelar sus cuentas bancarias y confiscar sus propiedades. Si después de varios años el acusado es declarado inocente, el Estado solo tendrá que liberarlo. No se le exige siquiera un “Usted disculpe”.

Dicen los impulsores de esta ley que eliminar las garantías individuales es indispensable para mejorar la recaudación y evitar la evasión, pero es mentira.
La enorme mayoría de los acusados por delitos fiscales tiene empresas y propiedades en nuestro país, y no va a abandonar fácilmente su patrimonio. No se justifica la prisión preventiva en la mayoría de los casos. La evasión en México se concentra en el sector informal, el cual emplea a 56.6% de la población económicamente activa; pero lejos de castigarlo, el Gobierno le está dando mayores facilidades.

Privar a los contribuyentes registrados de sus garantías individuales es injusto y contraproducente. Las leyes fiscales deben ser más sencillas y generales, para lo cual hay que descartar los tratos especiales que las complican. El mejor incentivo para el cumplimiento de las obligaciones son las reglas claras y justas. Si realmente se quiere elevar la recaudación, hay que combatir la economía informal en vez de encarcelar y despojar a los contribuyentes registrados.

Quienes defrauden al fisco deben ser sancionados, pero sin violar sus garantías individuales o la presunción de inocencia. Castigar a un contribuyente con prisión preventiva oficiosa, congelamiento de cuentas y confiscación de bienes antes de ser siquiera juzgado por una presunta falta es ina-ceptable en un país de leyes.

Golpear inversión
Ni el impuesto a los gorditos de 2014 en México ni el alarmista etiquetado frontal de 2016 de Chile bajaron el sobrepeso o la obesidad, pero hoy el Gobierno mexicano quiere subir el impuesto y copiar el etiquetado chileno. No le interesan ni el sobrepeso ni la obesidad, sino golpear a la inversión productiva.
30 Septiembre 2019 04:01:00
Violentos ‘fifís’
Ya lo dijo el Presidente. En la manifestación de Ayotzinapa del 26 de septiembre, los encapuchados que hicieron pintas en monumentos históricos, destrozaron vidrieras de hoteles, restaurantes y comercios, prendieron fuego a la Librería Gandhi y arremetieron contra la puerta Mariana y los muros de Palacio Nacional, donde pintaron “Estado asesino”, “43” y la “A” encerrada en un círculo del anarquismo, no eran anarquistas.

“Ayer hubieron excesos –explicó AMLO al día siguiente–. Dicen algunos, y respeto desde luego, es un punto de vista, que son anarquistas. No, el anarquismo es un movimiento muy profundo en ideales, productivo, propositivo. No es anarquismo lo de ayer. Ahora sí que lo diga mi dedito. Esa es una variante del conservadurismo, de tantas variantes que tiene el conservadurismo. ‘magínense, ‘magínense, ¿cómo van a ser anarquistas los que destruyen una librería, o sea, eso no tiene que ver con el movimiento de izquierda, con el movimiento progresista. Eso se acerca más a otras cosas, al conservadurismo, que tiene varias manifestaciones, expresiones”.

Los conservadores prendieron fuego a la librería Gandhi coreando “Leer es de burgueses”. ¿Cómo podrían ser anarquistas?, si los anarquistas son gente buena como Ricardo Flores Magón, “un hombre con ideales, con principios, casi se quedó ciego de tanto leer y de mantener sus principios con dignidad. ¡Qué van a ser anarquistas esos que quieren quemar una biblioteca, perdón, una librería!” En redes sociales estos perversos conservadores afirmaban, incluso, que no hay nada de sagrado en una librería como Gandhi, porque es una empresa capitalista y explotadora.

Los conservadores volvieron al ataque el 28 de septiembre. Un grupo de ellos, o más bien de ellas, encapuchadas, participó en la manifestación para exigir la legalización del aborto. Estas conservadoras hicieron nuevamente pintas en monumentos y quemaron la puerta de la Cámara Nacional de Comercio de la CDMX. Pintarrajearon la Catedral y arro-jaron papel encendido al interior, el cual fue sofocado. Las encapuchadas coreaban lemas típicos conservadores como: “Saquen sus rosarios de nuestros ovarios” o “Si no hay aborto legal, el desmadre que se va a armar”.

El progresista Gobierno de la CDMX resistió la tentación de usar la fuerza pública contra los conservadores. En la manifestación del 26 de septiembre los policías se mantuvieron a una prudente distancia y cuando los conservadores atacaban comercios y vandalizaban monumentos históricos les decían “¡Fuchi!” y “¡Guácala!” y les pedían que pensaran en sus mamacitas. Pero los conservadores, violentos y agresivos como son, no hacían caso. Unos comerciantes de las calles de Motolinía y 5 de Mayo sí tomaron palos y cerraron el paso a los conservadores, quienes se replegaron y se fueron a atacar otros objetivos.

Este 2 de octubre los conservadores “fifís” saldrán nuevamente a las calles para protestar por la matanza de Tlatelolco. El Gobierno recomienda a los comerciantes y a los monumentos que les griten “¡Fuchi!” y “¡Guácala!”, pero ahora con más fuerza, y que les recuerden que sus mamacitas los pueden dejar sin merendar si siguen haciendo desmanes.
27 Septiembre 2019 04:02:00
El dogma
No hay peor sufrimiento que la pérdida de un hijo. Cuando este desa-parece de manera violenta, como los normalistas de Ayotzinapa, el dolor se multiplica. Entiendo las palabras de Hilda Hernández, madre de uno de los 43 desaparecidos en Iguala, quien ayer señaló en la Cámara de Diputados: “Los llevamos en el corazón y no descansaremos hasta encontrarlos”.

Pero el dolor no debe hacernos cerrar los ojos a la manipulación que unos activistas, como Vidulfo Rosales y Felipe de la Cruz, han llevado a cabo. Su intención no es aclarar la desaparición de los normalistas, sino impulsar una causa política.

La propia Hilda Hernández reflejó estar bajo el influjo de esta manipulación cuando cuestionó ayer a quienes “declararon que tenían la versión histórica”. El rechazo a esta versión se ha convertido en un dogma de fe de este movimiento. El propio Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos, se ha unido al dogma al referirse a la “mentira histórica”.

El problema es que, hasta la fecha, ninguna otra versión de los hechos se aproxima siquiera en indicios o verosimilitud a la verdad histórica. Son cientos de testimonios de policías y miembros de Guerreros Unidos, declaraciones de otros testigos, mensajes de texto de los dirigentes de Guerreros Unidos y peritajes. La única otra versión, que los jóvenes fueron secuestrados por militares y encerrados en mazmorras clandestinas, no tiene ningún sustento. Aun así, la Secretaría de la Defensa Nacional abrió las instalaciones del 27 Batallón de Infantería para que los representantes del movimiento de Ayotzinapa la revisaran, sin encontrar a ningún normalista oculto.

El dogma se ha centrado en la opinión de José Torero, un ingeniero peruano del University College de Londres, miembro del Grupo Interdisciplinario de Especialistas Independientes (GIEI), quien afirmó que era imposible que los cuerpos de los normalistas pudieran haber sido quemados en el basurero de Cocula. Muchos otros especialistas, sin embargo, han señalado que la quema no solo era posible sino que hay indicios de que efectivamente tuvo lugar. No hay certeza de si fueron algunos cuerpos o todos, pero todo parece indicar que el padre Alejandro Solalinde tenía razón cuando reportó originalmente esta quema.

Pero aun si la disposición de los cadáveres no se hubiera realizado de esta forma y en ese lugar preciso, la versión de que los estudiantes fueron secuestrados por policías de Iguala (hay videos), entregados a criminales y ejecutados tiene un cúmulo de pruebas y testimonios de respaldo.

El dogma se nutre de raíces políticas. Para los líderes de Ayotzinapa era importante declarar que el Estado había secuestrado a los estudiantes porque su propósito último era derrocarlo y establecer un nuevo régimen. El problema es que para eso ha sido necesario mentir de manera sistemática.

Hoy, que tenemos un nuevo régimen que llegó al poder por la vía democrática, los líderes están más empeñados en procesar a Tomás Zerón, quien fue titular de la Agencia de Investigación Criminal, y al exprocurador Jesús Murillo Karam, por haber propuesto la verdad histórica, que los criminales secuestraron y mataron a los normalistas. El propio Encinas declaró ayer: “La única verdad es que no hay hasta ahora verdad alguna”. Y claro, si se trata de tener una verdad que se adapte a los requerimientos políticos de los líderes de Ayotzinapa, nunca tendremos la verdad. Poco importa cuántos cuarteles militares se revisen.

Caída
La economía nacional sigue débil. El Indicador Global de Actividad Económica tuvo una caída anual de 0.6% en julio. El Banco de México recortó ayer la tasa de interés 25 puntos base a 7.75%, pero es muy poco para reactivar la economía con la actual incertidumbre.
26 Septiembre 2019 04:06:00
La verdad a secas
“Fueron poniendo leños, madera, tablas. Luego les echaron diésel y los quemaron”.
Alejandro Solalinde

Yo mismo cuestioné en su momento el concepto de “verdad histórica”. El término sonaba a dogma cuando toda investigación debe estar abierta a nuevos indicios. Parecía cerrar la búsqueda de la verdad, la verdad a secas, sobre lo sucedido en Iguala la noche del 26 al 27 de septiembre de 2014.

Varios abogados me han aclarado, empero, que “verdad histórica” es un término jurídico. “Dentro de un proceso penal inquisitivo -me escribe uno-, vigente en México hasta antes de la reforma que dio origen al sistema adversarial acusatorio, consiste en la labor llevada a cabo por el Ministerio Público a efecto de allegarse de evidencia y elementos probatorios para explicar y reconstruir lo sucedido tal como ocurrió. Es la búsqueda de una realidad que al ser elevada al conocimiento de un juez y generar convicción da lugar a una verdad legal”. Otro me explica: “Verdad histórica era un término para diferenciar la averiguación previa de la sentencia que se definía como la verdad legal”.

Para los actuales funcionarios la verdad histórica del caso Iguala es anatema, en parte porque la reducen a la quema de los cuerpos en Cocula. Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos de Gobernación, ha dicho que esta quema “es la parte medular de lo que hay que redefinir en la investigación y es el meollo de la mentira histórica”.

Lo relevante de la verdad histórica, sin embargo, no es la quema de los cuerpos, sino el secuestro de los normalistas por policías municipales y su entrega a criminales de Guerreros Unidos para su asesinato. Algunos de los cuerpos fueron al parecer quemados en el basurero de Cocula, pero este no es el meollo de la historia.

Hay testimonios y otras pruebas de que decenas de estudiantes fueron llevados a Cocula apilados en camionetas de redilas en las que algunos murieron sofocados. Otros fueron asesinados al llegar. Por lo menos algunos de los cuerpos fueron quemados en el basurero municipal y los restos arrojados al río San Juan.

La primera versión de los hechos provino del padre Alejandro Solalinde, un feroz crítico de los gobiernos del PRI y del PAN, quien la escuchó de un testigo presencial. “Los llevaron a un lugar donde los hicieron caminar. Ahí habían (sic) varias fosas. Los colocaron. Fueron poniendo leños, madera, tablas. Luego les echaron diésel y los quemaron”. Los líderes de Ayotzinapa, sin embargo, le exigieron silencio, porque solo ellos eran “voceros” de los padres de los normalistas. Lo acusaron de “falto de tacto y protagónico”. No querían una versión diferente a la que ellos sostenían: una acción del Estado, a través del Ejército, para secuestrar a los normalistas y encerrarlos en mazmorras militares.

Pese a las críticas, la verdad histórica sigue siendo la versión más probable de lo sucedido. Los estudiantes fueron secuestrados y asesinados, y algunos quemados en Cocula. Hoy se está investigando si otros fueron ultimados en el basurero de Tepecoacuilco, pero esto no cambia el sentido de la verdad histórica. No hay, por otra parte, señales de que el Ejército tenga o haya tenido a normalistas en mazmorras clandestinas.

Aún hay dudas importantes sobre lo ocurrido hace cinco años. No sabemos todavía por qué los normalistas fueron enviados a Iguala. Quizá detrás de esta pregunta sin respuesta se encuentra la clave del rechazo de la verdad histórica por los líderes de Ayotzinapa.


Los restos

El titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, Luis Raúl González Pérez, ha pedido al Gobierno que envíe los restos relacionados con el caso Iguala al Laboratorio de Innsbruck, en Austria, para su análisis genético. No hay excusa para no hacerlo, a menos de que las autoridades no quieran realmente aclarar la desaparición de los normalistas.
25 Septiembre 2019 04:02:00
Quiebra dolorosa
No es una quiebra como cualquier otra. Thomas Cook Group Plc era la empresa de viajes más reconocida y durante mucho tiempo la mayor del mundo. Fue fundada en 1841 por un empresario inglés, Thomas Cook, quien organizó un viaje para alcohólicos a un congreso de temperancia, y se le atribuye la invención de los viajes en paquete.

Alrededor de 21 mil empleados en el mundo, 9 mil en el Reino Unido y varios cientos en México, se han quedado súbitamente sin trabajo por esta quiebra. Unos 500 mil viajeros, de ellos 150 mil británicos, están varados en distintos lugares.

En total el grupo vendía paquetes turísticos a 19 millones de clientes al año en 16 países. “Para nuestro sector es como la quiebra de Lehman Brothers para el financiero”, declaró este 23 de septiembre Rafael Gallego, presidente de la Asociación Española de Agencias de Viajes.

La quiebra afectará a muchos, incluso en México. La empresa pagaba a 90 días, lo cual quiere decir que no cubrirá las deudas con miles de proveedores y hoteleros que ya prestaron servicios. Esto puede poner en riesgo a muchas empresas pequeñas que dependían de sus viajes. Muchos clientes que pagaron por adelantado no recibirán servicios a cambio de su dinero.

Las causas de esta quiebra fueron muchas y diversas. Algunas son típicas de las firmas que quiebran en cualquier lugar y en cualquier momento. El grupo tenía una deuda excesiva y una infraestructura también enorme. Contaba con sus propios hoteles y aviones, además de muchas agencias de viajes físicas en lugares de alto alquiler.

Si bien la firma vendía servicios en muchos países, dependía en buena medida del mercado británico y se vio afectada por la caída de la libra esterlina ante el euro y por la incertidumbre generada por el Brexit. Podemos decir que Thomas Cook es la primera gran víctima de esta improvisada salida del Reino Unido de la Unión Europea.

Pero hay factores más de fondo que tienen que ver con los cambios en la tecnología. Los viajes en paquete fueron un éxito durante más de un siglo debido a que tenían precios mucho más bajos que los contratados de forma individual, pero el internet y sus plataformas de búsqueda de hoteles y servicios turísticos generaron una competencia que ofrecía precios tan o más reducidos. Las empresas de internet, sin embargo, no tenían que soportar el costo de infraestructura de Thomas Cook.

Como en otras quiebras de empresas muy grandes y visibles –recordemos el caso de Mexicana de Aviación– han surgido voces que afirman que el Gobierno debió haber rescatado al grupo. Las autoridades británicas rechazaron la propuesta, correctamente en mi opinión, porque no es apropiado que los contribuyentes rescaten negocios privados.

Las quiebras son una de las formas de depurarse del mercado y permiten la supervivencia y el crecimiento de las empresas mejor manejadas. Por lo pronto, la firma alemana TUI se convierte en la gran ganadora al quedarse virtualmente sola en el negocio de los viajes en paquete.

Estamos viendo un caso tan paradigmático como el de Kodak, la empresa que dominó el mercado de fotografía por décadas, y que incluso creó la cámara digital, pero sin adaptarse a los cambios tecnológicos que estaban teniendo lugar. Hoy la gente viaja más que nunca y la búsqueda de servicios con precios accesibles es más intensa que nunca. Solo que la investigación se está haciendo en internet y no en oficinas físicas. Thomas Cook debió haber reducido su infraestructura y su personal para sobrevivir en los nuevos tiempos. Hay lecciones en esto para todos, incluyendo a muchas empresas mexicanas.

Guerrilleros
La nueva clase política rinde homenaje a los guerrilleros que matan a empresarios, pero quiere que los empresarios inviertan más en el país. Paradoja.
24 Septiembre 2019 04:06:00
Mínimos y reales
“Los promotores del sueldo mínimo piensan que el Gobierno puede subir el precio del trabajo sin reducir el número de trabajadores que serán contratados”.
Thomas Sowell

El presidente López Obrador declaró este 22 de septiembre. “Me puse a investigar cuánto era el salario mínimo en Guatemala, en Honduras y en El Salvador, y me llevé la sorpresa de que el salario mínimo en esos tres países centroamericanos es del doble de lo que es el salario mínimo en México. Fíjense en qué niveles estamos de deterioro
económico social”.

Lo que el Presidente no consideró en su investigación es por qué tantos guatemaltecos, hondureños y salvadoreños abandonan el paraíso laboral en el que viven para venir a trabajar a México. Un salario mínimo alto no es garantía de un mejor nivel de vida.

El salario mínimo no ha sido en nuestro país referencia del salario real desde hace mucho tiempo. En la actualidad, después de un aumento de 16.2% el 1 de enero de este 2019, tenemos en México un salario mínimo de 102.68 pesos por día y de 176.72 pesos en la frontera norte. El mínimo nacional se traduce en un ingreso de poco más de 3 mil 80 pesos mensuales.

Sin embargo, en la mayor parte del país es imposible encontrar a alguien que labore un tiempo completo por este monto. El propio Presidente reconoce que los salarios reales son muy superiores: “Ya tenemos un promedio de salario de los inscritos en el Seguro Social de alrededor de 11 mil 600 pesos mensuales, esto no se había dado”. En realidad, el IMSS reportó para julio un “salario base de cotización de trabajadores asegurados” de 380.70 pesos al día que, señala, es equivalente a 11 mil 801
pesos mensuales.

Quizá el salario mínimo en Centroamérica sea mayor que en México, pero eso no significa mayor prosperidad ni mayores ingresos promedio. Los centroamericanos no vienen a nuestro país a ganar 3 mil 80 pesos mensuales, sino los 11 mil 801 pesos mensuales del salario promedio. De la misma manera, quienes migran a Estados Unidos no buscan el sueldo mínimo federal de 7.25 dólares la hora, 15 mil 80 dólares al año por 40 horas a la semana, sino el ingreso medio personal de 31 mil 99 dólares (en 2016).

En México, algunos economistas y políticos están convencidos de que lo importante es el salario mínimo. Por eso el Presidente afirma que hay que subir el mínimo porque en Guatemala, Honduras y El Salvador es el doble. Habrá que tener cuidado, sin embargo, no sea que por subir más el mínimo llevemos el bienestar de México a los niveles de Centroamérica.

La verdad es que el mínimo puede ser muy dañino, especialmente para los más pobres. En términos económicos, un salario mínimo es una prohibición para contratar trabajadores por debajo de una determinada cantidad. La medida tiende a perjudicar más a los trabajadores con menor preparación, que no pueden así encontrar empleo o tienen que trabajar en la economía informal, donde no
hay sueldo mínimo.

En el caso de México, el aumento del sueldo mínimo no ha generado daño hasta ahora porque su nivel sigue siendo bastante inferior al promedio. Pero si el Gobierno, para imitar a los países centroamericanos, insiste en elevarlo y lo lleva por arriba de los sueldos de mercado, el resultado podría ser muy negativo.

Los países con sueldo mínimo excesivamente alto suelen sufrir tasas de desempleo más elevadas. Lo que debemos hacer en México no es subir el sueldo mínimo, sino aumentar el número de empleos y la productividad.


Salmerón

El Presidente lamentó ayer la renuncia de Pedro Salmerón al Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INEHRM) por un texto sobre “un acontecimiento lamentable que le costó la vida a Eugenio Garza Sada”. Omitió decir que el “acontecimiento lamentable” fue un intento de secuestro que llevó al homicidio de don Eugenio y dos escoltas, que Salmerón justificó.
23 Septiembre 2019 04:06:00
Jugar a las vencidas
“Si producimos en México lo que consumimos, nos van a hacer lo que el viento a Juárez”.
Andrés Manuel López Obrador

No es común que se haga tanta publicidad a la importación de un medicamento. Este pasado 21 de septiembre, sin embargo, las secretarías de Salud, Marina y Hacienda emitieron un comunicado conjunto en el que anunciaron “la compra internacional” de 38 mil 200 unidades “del medicamento llamado metotrexato”.

¿Por qué tanto bombo y la participación de tres secretarías? Se entiende Salud y quizá Hacienda, que hoy centraliza todas las compras, pero según el comunicado Marina “tuvo la responsabilidad de ser la dependencia que consolidó los requerimientos del Sistema de Salud” y, una vez hecha la compra, “se encargó de internarlo a través de su agente aduanal”.

El Gobierno federal ha reaccionado así a la escasez de una medicina que en un principio negó. El presidente López Obrador atribuyó “las campañas de que se están muriendo los niños porque no hay medicinas para el cáncer” a “tres empresas” farmacéuticas que están molestas “porque tenían una mina de oro y ya se les acabó” (30.08.19). En realidad fueron los padres de los niños enfermos los que protestaron y generaron atención. Pero este pasado fin de semana la versión oficial cambió. La escasez sí era real, pero se debía a “tres empresas que ni producían los medicamentos, pero tenían influencias. Andan queriendo jugar a las vencidas. Nos quisieron boicotear al no entregar las medicinas para los niños con cáncer”.

Las farmacéuticas nacionales, sin embargo, no se han negado a entregar el medicamento. La Comisión Federal para Protección de Riesgos Sanitarios (Cofepris) frenó en mayo de este 2019 la producción de la planta en Coyoacán de Pisa “a partir de una denuncia en el Hospital del Niño Poblano por reacciones adversas por el uso del metotrexato”. Pisa pertenece al mismo grupo que Dimesa, una de las tres empresas distribuidoras que el Presidente vetó en un memorándum el 20 de marzo.

Ya López Obrador había advertido que si no hay medicamentos, “se toma un avión. a donde sea” para comprarlos. Y lo ha hecho. No adquirió la medicina en India o China, los más baratos, sino que recurrió a Mylan, una empresa originalmente estadunidense, hoy con sede en los Países Bajos, que absorbió Matrix Laboratories de la India y la línea de genéricos de Merck en Europa. La planta de Francia cuenta con certificación de la Autoridad Sanitaria Europea. No sé si esto baste para una autorización de Cofepris, pero por lo menos suponemos que el medicamento sí es bueno.

Nos dijeron, sin embargo, que las farmacéuticas tenían una mina de oro y resulta que la compra en Francia no ahorró nada. El precio de la presentación de 50 miligramos fue de 3.8 euros por unidad, 81.70 pesos, pero la “administración pasada” compró el medicamento “al único laboratorio que lo producía”, Pisa, en 82 pesos. El ahorro es, pues, de 30 centavos por unidad. La presentación de 500 miligramos se compró a Mylan a 253.70 pesos contra 254.70 de Pisa. El economista Isaac Katz ha calculado el ahorro total en solo 17 mil 739 pesos. Seguro se gastó más en trámites y viajes.

Yo no soy partidario del nacionalismo económico, pero el Presidente sí. En distintas ocasiones ha afirmado que en México debemos producir lo que consumimos. Sin embargo, suspender la producción de un medicamento en México porque el productor no es grato, aunque haya ganado licitaciones, para comprar por asignación directa el mismo producto a virtualmente el mismo precio en el extranjero no es la forma de lograrlo.


Ley perdida

Ahora dicen que la Ley Bonilla, que amplía el mandato del Gobernador electo de Baja California de dos a cinco años, está perdida. ¿Cómo se pierde una ley? Me imagino que la encontrarán unos días antes de que Jaime Bonilla tome protesta como gobernador.
20 Septiembre 2019 04:06:00
Aplicaciones y taxis
“Cada de vez en cuando una nueva tecnología, un viejo problema y una gran idea se convierten en innovación”.
Dean Kamen

Siempre que utilizamos un vehículo de transporte por aplicación digital en la Ciudad de México pagamos un impuesto de 1.5 por ciento. El gravamen fue creado en 2016 por el Gobierno de Miguel Ángel Mancera, bajo la presión de grupos de taxistas, con el supuesto propósito de impulsar el transporte público. La realidad es que el dinero se está utilizando para subsidiar a los taxis, pero es incorrecto utilizar los recursos que genera un servicio exitoso para subsidiar otro que la gente está dejando de utilizar por decisión propia.

El pasado mes de julio se acumulaban 300 millones de pesos en un fideicomiso privado llamado Fondo para el Taxi, la Movilidad y el Peatón. El pasado 19 de agosto el Gobierno capitalino, a través de la Secretaría de Movilidad, la Semovi, anunció que usaría ese dinero para ofrecer créditos para el reemplazo de taxis. Actualmente circulan en la Ciudad de México unos 30 mil taxis que deberían ser renovados. El Gobierno ofrecerá créditos de 100 mil pesos para cambiar los vehículos actuales por híbridos y 50 mil para autos “altamente eficientes”.

El uso de aplicaciones digitales para la contratación de vehículos de transporte privado ha tenido un auge espectacular, no solo en México sino en todo el mundo. Las aplicaciones son una forma mucho más eficiente que los taxis tradicionales para contratar estos traslados. El servicio no sálo es más rápido y barato, sino de mejor calidad y más seguro.

Para los trabajadores del volante las aplicaciones han sido también una liberación, porque ya no tienen que pagar grandes cantidades de dinero para comprar placas especiales, ni dependen de los líderes de las asociaciones de taxistas para trabajar. La expansión tan notable de aplicaciones como Uber, Lyft, Cabify y Didi es consecuencia de su superioridad tecnológica y práctica.

Los líderes de los taxistas, sin embargo, han sido siempre personajes poderosos del mundo político mexicano. Hoy su poder está amenazado por la libertad que generan las aplicaciones. Si cualquier persona puede manejar un vehículo de alquiler sin placas especiales y sin la aprobación de un líder, el negocio de las asociaciones desaparecerá, por eso estas organizaciones han tratado infructuosamente de prohibir el sistema y por eso lograron sacarle al Gobierno de Mancera ese impuesto especial de 1.5% que encarece el servicio y no pagan ni los taxis ni otras formas de transporte.

La tecnología modifica constantemente la manera en que vivimos y trabajamos, y rara vez tiene vuelta atrás. La introducción de los vehículos de combustión interna a fines del siglo 19 y principios del 20 condenó a los vehículos de caballos a la desaparición. De nada valieron las protestas de los cocheros que señalaban las supuestas desventajas de los autos. Las aplicaciones hoy han revolucionado el transporte privado; ni la regulación ni los impuestos acabarán con ellas.

Es una mala idea, como política pública, cobrar un impuesto discriminatorio a un servicio eficiente y preferido por el público para subsidiar una competencia menos eficiente que los usuarios están abandonando. Nunca ha sido sensato apostar al pasado; en este campo, como en otros, hay que abrazar el futuro.

Si el impuesto se aplicara a todo el transporte en autos y se usara para impulsar el transporte público, quizá sería aceptable; pero cobrarlo solo a las aplicaciones para subsidiar a los taxis es no solo injusto sino un desperdicio de recursos, porque no se detendrá así el cambio tecnológico.


Triunfo de la CNTE

La contrarreforma educativa es un gran triunfo para la CNTE, pero una gran derrota para los estudiantes de México, que tendrán una educación de peor calidad en las escuelas públicas del país.
19 Septiembre 2019 04:00:00
Política y educación
Una vez más la CNTE bloqueó ayer accesos al Palacio Legislativo. El cierre no era total, pero se tomaron medidas para que solo asistiera a laborar el personal administrativo estrictamente indispensable y se pidió a los trabajadores que no llevaran a sus hijos al centro de desarrollo infantil de la cámara. La experiencia de la semana pasada, cuando los militantes secuestraron durante horas a cientos de trabajadores y niños en el interior, llevó a tomar estas precauciones. La CNTE recurre habitualmente a la presión y a la violencia para lograr sus fines.

Ayer no tenía que hacerlo: el enemigo se había rendido de antemano. El presidente López Obrador ha declarado que está dispuesto a aceptar todas las demandas de la Coordinadora. También Mario Delgado, coordinador de los diputados de Morena, ha dicho: “No vamos a legislar a espaldas del magisterio”. Pero está claro que los líderes de la organización no les tienen confianza. O quieren demostrar que están imponiendo su reforma.

En el plantón de ayer los militantes exigieron el derecho a revisar y modificar las iniciativas para las leyes secundarias de educación. Esto los convierte en legisladores virtuales sin haber pasado por algún proceso democrático previo.

Muchos países, como España, restringen las manifestaciones cerca de sus parlamentos. La razón es proteger el trabajo libre de los legisladores. Permitir el tipo de protestas que hoy está haciendo la CNTE, con presiones y amenazas de violencia, elimina toda autonomía del Poder Legislativo.

La CNTE, una organización que no oculta su inspiración marxista, está exigiendo que los graduados de las escuelas normales reciban plazas de maestros de manera automática, sin pasar por un examen o concurso de oposición. Quiere también eliminar toda evaluación de los maestros, incluso las que pudieran servir para diagnóstico. Pide también el reconocimiento de plazas que no estaban avaladas por la ley y el pago de sueldos y bonos acumulados por estos puestos.

Ante estas posiciones, preocupan dos puntos en particular. Uno tiene que ver con el hecho de que la CNTE está abiertamente presionando a los legisladores, pero el Gobierno y los líderes del Congreso han decidido que esto no importa. Permitir estas amenazas sienta un pésimo precedente y representa un golpe muy fuerte contra las esperanzas de forjar una verdadera democracia deliberativa en México. No se puede deliberar, después de todo, bajo presiones y amenazas.

El otro tema es también de fondo y se relaciona con la calidad de la educación. Nadie tiene la varita mágica para asegurar la calidad de la enseñanza. Finlandia no aplica evaluaciones de maestros en funciones, pero ha establecido un intenso proceso de selección de los mejores para formar su cuerpo magisterial. Corea del Sur cuenta tanto con la selección estricta como con evaluaciones a los maestros. Los dos países han construido sistemas educativos excepcionales.

En México, con la recuperación de las normales -más preocupadas por el adoctrinamiento político que por la instrucción-, las plazas automáticas y la falta de evaluación, estamos condenando a la educación pública a sufrir una calidad decreciente. Si consideramos que la educación es una de las claves para la movilidad social, estaremos condenando a los pobres a una educación deficiente que no hará más que acentuar las desigualdades. Los verdaderos ganadores de las presiones y amenazas de la CNTE son las escuelas privadas.

Patrimonio
Nos dicen que la venta de piezas arqueológicas mexicanas en el exterior es una especie de sacrilegio. Pero estas piezas son mejor preservadas y clasificadas cuando están en el mercado internacional. La prohibición a la exportación de estas piezas ha causado un daño enorme a nuestro patrimonio cultural.
18 Septiembre 2019 04:06:00
Avanzar en auto
“Las oportunidades no suceden, tú las creas”.
Chris Grosser

La economía nacional se encuentra solo estancada, pero el mercado interno de automóviles tuvo una caída de 7% anual en los primeros ocho meses de 2019, cuando las ventas bajaron de 916 mil 438, a 851 mil 947 unidades. Este es un golpe muy fuerte para una de las industrias más importantes de la economía nacional.

Las exportaciones han sacado adelante a la industria automotriz hasta ahora y en enero-agosto aumentaron 1.5% anual; pero cuidado, porque si solo se considera agosto, hay una dolorosa caída de 12.7 por ciento. Esto recalca la necesidad de fortalecer el mercado interior. La industria automotriz, después de todo, da empleo a cerca de un millón de mexicanos.

Sería relativamente sencillo impulsar el mercado y ayudar a reactivar la alicaída economía nacional.

Una de las medidas que tendrían un impacto inmediato sería facilitar la recuperación de garantías cuando alguien no cubre las mensualidades de un préstamo para adquirir un vehículo. Esto bajaría de forma importante las tasas de interés.

Mucha gente compra vehículos a crédito, pero en nuestro país el crédito para autos es muy caro.

Para financiar un auto a 60 meses en Estados Unidos hay que pagar un interés promedio de 4.63% anual (Statista.com). En México, las tasas oscilan entre 15 y 18% (Condusef).

Una de las razones de esta diferencia es la dificultad en México para recuperar un auto en caso de morosidad.

En Estados Unidos o Argentina, por mencionar solo dos países, si el comprador deja de pagar, el acreedor puede recuperar el vehículo en un plazo de 30 a 60 días. Los acreedores, de hecho, suelen tener una copia de la llave del auto; si el comprador no paga, un representante simplemente va a su domicilio y se lleva el vehículo.

En México hay que pasar por un largo y costoso proceso judicial y la recuperación de la garantía puede tardar de uno a dos años. Para ese tiempo el vehículo ya perdió buena parte de su valor.

Esta dificultad para recuperar la garantía con prontitud, y salvar una parte importante del valor del vehículo, es una de las razones más importantes del alto costo del crédito para adquirir vehículos en nuestro país.

Otra medida que puede ayudar a levantar las ventas nacionales es detener la entrada de vehículos usados desde Estados Unidos. Estos no cumplen con los requisitos de seguridad y de contaminación que se imponen a los vehículos que se venden en nuestro país. En la Unión Americana no valen ya prácticamente nada y por eso es rentable pasarlos a México, donde alcanzan un precio más elevado. La industria mexicana sostiene que esto es una competencia desleal. En algunos años la importación de vehículos chocolate ha alcanzado 60 o 70% de la producción nacional.

El presidente López Obrador hoy desestima la importancia del crecimiento económico, pero esto es producto de que el desempeño ha resultado decepcionante en su primer año de gobierno. El propio Mandatario sabe que necesita que la economía crezca para generar nuevos empleos y prosperidad.

Una de las claves puede ser la industria automotriz. Ante la caída que está sufriendo es importante tomar medidas que reanuden sus ventas. Las dos que pide la industria son sensatas: facilitar la recuperación de garantías de crédito y así bajar los intereses, y obligar a que los autos que se importan a México cumplan con los mismos requisitos de seguridad y control de emisiones que se exigen a los autos que se fabrican en México. No es demasiado complicado. Los beneficios, en cambio, pueden ser enormes.


Gasoducto

Por fin entró en operación el gasoducto de Texas a Tuxpan de IEnova. Esto evita que se tire a la basura una inversión de 2 mli 600 millones de dólares y trae a México gas barato de Texas. Ahora faltan los otros gasoductos.
17 Septiembre 2019 04:06:00
Primero, utilidades
David Ricardo

Un fantasma recorre el mundo: el fantasma del anticapitalismo. Incluso aquellos que deberían defender el sistema de libre empresa no quieren hacerlo. Treinta años después de la caída del muro de Berlín, el capitalismo es hoy el sistema cuestionado.

Publicaciones económicas como el Financial Times y The Economist, que tradicionalmente han celebrado el libre mercado, hoy expresan dudas y matices. La Business Roundtable, que incluye a los mayores corporativos de Estados Unidos, ha cambiado su definición del papel que debe desempeñar una corporación: ya no es el beneficio de sus accionistas sino el de toda la sociedad. Es un rechazo abierto a la posición de Milton Friedman, que sostenía que “la responsabilidad social de la empresa es aumentar sus utilidades”.

Uno de los argumentos es que la crisis del 2008 demostró los problemas fundamentales del sistema de libre empresa. El 5 de septiembre Gillian Tett escribió en “Does Capitalism Need Saving from Itself” en el Financial Times: “La crisis financiera de 2008 [socavó] la fe en los mercados libres sin restricciones”. El diagnóstico, sin embargo, está equivocado: la crisis fue producto de errores gubernamentales y no de excesiva libertad de los mercados.

La Reserva Federal de Estados Unidos inyectó durante años un exceso de circulante en la economía y provocó burbujas, primero en empresas de tecnología y después en el mercado inmobiliario. El Gobierno, a su vez, impulsó una oferta artificial de hipotecas a familias sin recursos a través de garantías de bancos gubernamentales (Fannie Mae y Freddy Mac), subsidios y disposiciones regulatorias financieras. En un mercado libre, los bancos nunca habrían otorgado esas hipotecas.

Muchos empresarios se han dado cuenta de que aparentar generosidad puede ser rentable ya que los consumidores prefieren comprar productos de firmas percibidas como generosas. Por eso han creado tantos programas sociales y fundaciones. Esto no significa, empero, que la responsabilidad fundamental de la empresa haya dejado de ser garantizar el máximo rendimiento posible a sus accionistas. Las firmas que lo olvidan suelen pagar un precio muy alto. En 2017, Jason Pérez, un sargento de policía de Corona, California, demandó a su fondo de pensiones, Calpers, porque al tomar decisiones “socialmente responsables”, y vender por ejemplo sus inversiones en empresas tabacaleras, provocó un rendimiento menor que terminó por afectar a los futuros pensionados (The Economist, 22.8.19).

Nadie puede cuestionar la generosidad individual de los empresarios que quieren regalar su dinero. En 2010 Bill Gates y Warren Buffett, dos de los hombres más acaudalados del mundo, firmaron un compromiso para donar la mayor parte de sus fortunas a programas filantrópicos. Posteriormente se han unido al compromiso más de 200 multimillonarios y han ofrecido más de 500 mil millones de dólares. Quizá esto les haga sentir mejor, pero sería mucho más beneficioso para la sociedad que reinvirtieran el dinero para generar mayor actividad económica y un mayor número de empleos.

El Estado o los individuos pueden tener responsabilidades sociales, pero es un error imponerlas a las empresas. La mejor labor que estas pueden hacer es lograr utilidades. Si lo hacen, generarán prosperidad, cosa que ni los Gobiernos ni la caridad pueden hacer.


Petróleo al alza

Este lunes aumentaron los precios internacionales del petróleo tras un ataque a instalaciones petroleras de Arabia Saudita. A México no le beneficiarán los precios altos, sin embargo. Ya somos un importador neto de productos petroleros. Además, con la promesa política de no subir el precio de la gasolina, aumentará el subsidio y por ende la presión a las finanzas públicas.
16 Septiembre 2019 04:01:00
Lógica de California
California tiene un encanto especial. Después de recorrer el barrio chino de San Francisco, entro al Café Zoetrope en el singular edificio Sentinel de North Beach, construido en 1907, sede de la productora American Zoetrope de Francis Ford Coppola, director y productor de El Padrino. La cocina es italiana y, según la publicidad, ha sido seleccionada por el propio cineasta, mientras que los vinos son californianos e italianos. Pido una ensalada de burrata con un espumoso blanc de blancs californiano llamado Sophia, evocador de Sofia Coppola, hija de Francis, protagonista de El Padrino III y realizadora de la aclamada Lost in Translation (Perdidos en Tokio).

Frente a mi mesa hay un dispositivo, Zoetrope All-Story, que ofrece cuentos. Uno aprieta un botón y recibe un pequeño relato impreso. Los hay de uno, tres o cinco minutos de lectura. Aprieto el botón de un minuto y recibo una curiosa narración, de una autora llamada Kathy Fish, que leo mientras doy sorbos al espumoso.

California es uno de los centros creativos más importantes del mundo. Ahí se produce no solo la ci-nematografía más pujante, sino buena parte de la tecnología más avanzada. La producción económica, que supera los 3 billones de dólares anuales, es casi tres veces superior a la mexicana. Si fuera independiente, California sería la quinta economía del mundo. Tiene la mayor producción estatal de la Unión Americana, pero ocupa el quinto lugar en PIB per cápita en dólares nominales y el 12 en PIB ponderado por poder de compra. El estado tiene la mayor tasa de pobreza en el país y el mayor número de homeless. Es el octavo estado con mayor desigualdad. ¿Por qué? Porque el dólar compra menos en California.

La razón son las políticas públicas. El estado tiene un sueldo mínimo de 12 dólares por hora, contra 7.25 a nivel nacional, lo que incrementa precios y desempleo. Cuenta también con regulaciones gubernamentales mucho más estrictas y onerosas para la industria y la vivienda. En San Francisco hay controles de alquiler que impiden aumentos más allá de la inflación, lo que ha hecho que se construyan menos viviendas y ha disparado los precios.
Lo peor es que los políticos están considerando aplicar ahora estos controles a todo el estado. Por si esto no fuera suficiente, la asamblea legislativa de California está considerando medidas para limitar la operación de las grandes empresas tecnológicas, como Alphabet (Google), Uber y Facebook, las cuales han sido hasta ahora una de sus principales fuentes de prosperidad.

La mayor parte de los californianos no entiende la razón por la cual son más pobres que otros estadunidenses con el mismo ingreso nominal, porque no se dan cuenta que esas medidas afectan más a los que menos tienen. El estado se precia de ser de izquierda, pero está expulsando población que ya no puede darse el lujo de vivir ahí. Según un reporte de CNBC, California es el segundo estado más caro de la Unión Americana y San Francisco su ciudad más costosa. El único estado que lo rebasa es Hawái, pero sus altos precios son producto del aislamiento en una isla lejana, lo cual encarece el abasto, y su casi completa dependencia económica del turismo. En California los altos precios son simplemente el costo de políticas públicas que supuestamente buscan ayudar a los pobres, pero que solo sirven para asfixiarlos.

También Oregon
Oregon también ha elevado su sueldo mínimo a 11.25 dólares por hora, muy por arriba del nivel federal. Pero ahora que los políticos han empezado a ver las consecuencias, como un aumento en la automatización y la eliminación de empleos, han presentado otra iniciativa, ahora para restringir el número de cajas de autoservicio en los supermercados.
13 Septiembre 2019 04:02:00
Fortuna de Bartlett
De por sí Manuel Bartlett es un hombre rico. Parece casi un requisito para ser miembro del Gabinete presidencial. En su declaración patrimonial de este 2019 reportó un patrimonio de 51 millones de pesos y afirmó que había percibido ingresos por 11 millones de pesos en el último año. Un trabajo periodístico de Areli Quintero para los espacios de Carlos Loret de Mola, sin embargo, sugiere que la declaración patrimonial del hoy director general de la Comisión Federal de Electricidad no cubre más que un fragmento de su verdadera riqueza.

El reportaje de Quintero aseguraba que la pareja de Bartlett, Julia Elena Abdalá Lemus, y los hijos de ambos, han adquirido cuando menos 11 propiedades de lujo en la zona de las Lomas de Chapultepec, de la Ciudad de México. Muchas fueron a “precios de ganga”, pero en total tendrían un valor superior a los 800 millones de pesos.

El tema de debate por el momento es si Bartlett tenía obligación de declarar estas propiedades, las cuales no están escrituradas a su nombre. La señora Abdalá Lemus no es su esposa, pero sí son pareja y viven juntos desde hace años, mientras que los hijos de ambos son ya mayores de edad y no son dependientes económicos del director de la CFE. Tengo entendido que la ley obligaría a Bartlett a declarar las propiedades de su pareja, pero no las de los hijos que no sean dependientes económicos. La autoridad, sin embargo, tendrá que especificarlo.

El reportaje ha adquirido una mayor relevancia por las respuestas de Bartlett, quien claramente no tiene una buena política de comunicación. El 28 de agosto declaró en Twitter que Loret y su reportera Quintero “han montado un sainete en radio con mentiras y afirmaciones que rechazo categóricamente. Periodismo venal”. También emitió un comunicado en el que decía que “lo que he declarado ante la autoridad es el único patrimonio que poseo, ni un peso más ni un peso menos”, pero lo hizo en dos párrafos sin un solo argumento o dato.

El presidente López Obrador, quien en uno de sus libros de hace años, Entre la Historia y la Esperanza, denunció el enriquecimiento de Bartlett, ahora lo defiende. En su informe de gobierno del 1 de septiembre le dio un inusitado reconocimiento, mientras que en su conferencia de prensa del 12 de septiembre afirmó: “Estoy muy satisfecho con el trabajo del licenciado Manuel Bartlett, que me apoya en el propósito de limpiar la Comisión Federal de Electricidad de corrupción”. A ojos del lopezobradorismo, Bartlett ha pasado de ser el símbolo del fraude electoral de 1988 a un honesto combatiente contra el neoliberalismo corrupto. Es cierto que la Secretaría de la Función Pública, a cargo de Irma Eréndira Sandoval, ha iniciado una investigación sobre su caso, pero nadie duda que confirmará el espaldarazo que ya le dio el Presidente.

Es muy posible que Bartlett haya presentado una declaración patrimonial apegada a la ley. En principio, no tendría por qué declarar lo que han comprado sus hijos. Su pareja, por otra parte, proviene de una próspera familia empresarial. Sin embargo, si la historia de las compras multimillonarias es cierta, y hasta ahora nadie la ha negado, estaríamos frente a una familia que se enriqueció en los tiempos del neoliberalismo, cuando supuestamente el país estaba hecho ruinas.

De terror
No es solo con una factura falsa. Cualquier persona acusada de una defraudación fiscal superior a 7.5 millones de pesos será considerado miembro del crimen organizado. El juez tendrá que dictar prisión preventiva y la extinción de dominio podrá aplicarse antes del juicio. Sí, es de terror.
12 Septiembre 2019 04:06:00
Crimen organizado
“El castigo es el último y menos eficaz instrumento en las manos del legislador para la prevención del crimen”.

John Ruskin


Recuerdo cuando pertenecer al crimen organizado significaba ser miembro de una banda del crimen organizado. Hoy las cosas han cambiado. Una persona o una empresa que emita o utilice una factura falsa podrá ser acusada de un delito “contra la seguridad nacional” y se le considerará parte de la “delincuencia organizada”.

El martes 10 de septiembre el Senado aprobó un paquete de reformas que convierten la emisión o el uso de facturas falsas en delincuencia organizada, pero el proceso que ha llevado a esta situación empezó desde hace años. El Gobierno ha usado acusaciones como la de “operaciones con recursos de procedencia ilícita” y “asociación delictuosa” para atacar a personas políticamente incómodas o que habían cometido delitos muy distintos, como el peculado o el fraude.

Recordemos el caso de Elba Esther Gordillo, la expresidenta del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE). No hay duda de que la maestra utilizó fondos del sindicato para realizar compras personales, pero de ahí a pretender que era responsable de lavado de dinero o de asociación delictuosa, los delitos de los que se le acusó, había una gran distancia. Por eso fue exonerada después de ser encarcelada durante cinco años.

La situación no hará ahora sino empeorar. Morena y sus aliados votaron a favor de un grupo de nuevas leyes que convierten el uso de una factura falsa, aunque uno no esté consciente de que sea falsa, en un acto de delincuencia organizada. Muchos inocentes pueden terminar en la cárcel por esta tergiversación en la tipificación de un delito. De hecho, la simple acusación será suficiente, ya que se les aplicará prisión preventiva oficiosa.

Entiendo la desesperación del Gobierno ante las dificultades para castigar a los evasores de impuestos, pero inventarles un delito que no corresponde no es la solución. Nuestros funcionarios y legisladores parecen haber aprendido las lecciones de Donald Trump, quien ha impuesto aranceles proteccionistas o ha buscado construir muros fronterizos con el argumento de que el libre comercio o la migración son amenazas a la seguridad nacional de Estados Unidos.

La verdad es que los sistemas de control del SAT sobre los contribuyentes han mejorado mucho en los últimos años. Cuando yo hago una compra y pido una factura electrónica, la autoridad tiene la capacidad de registrar de inmediato la transacción. La enorme mayoría de quienes trabajan en la economía formal saben que no tienen ya muchas opciones para escapar a los tentáculos del SAT.

Buena parte de las operaciones que escapan al SAT se realizan en la economía informal. El 57% de quienes tienen una actividad económica en nuestro país lo hacen en esa economía informal en la que muchas de las transacciones se realizan en efectivo, pero este es un terreno en que la autoridad no ha querido entrar.

Para quienes pagamos impuestos, es loable que el Gobierno haga un intento por evitar la evasión, pero no tiene sentido que los políticos quieran engañarnos o engañarse a sí mismos. Una persona que emite o compra una factura falsa no es un miembro del crimen organizado. Mucho menos si la persona no sabe que lo es.

El uso de una factura apócrifa no es más un acto del crimen organizado o un atentado a la seguridad nacional que la venta de un producto mexicano en Estados Unidos o el cruce de un migrante ilegal. Cambiar el significado de los delitos no ayuda a combatir el crimen: solo pervierte el lenguaje y la ley.


Cuentas congeladas

Otro de los trucos de los políticos para meter en la cárcel a inocentes o culpables es congelar sus cuentas bancarias. De esta manera despojan a los acusados de la posibilidad de pagar a abogados que los defiendan. Esto es típico de un régimen autoritario.
11 Septiembre 2019 04:03:00
¿Cifras realistas?
No es un presupuesto desbocado. Andrés Manuel López Obrador es un Presidente bastante cuidadoso con el dinero, incluso tacaño. Lo digo en el buen sentido de la palabra. Es positivo que tengamos un Mandatario que cuida los recursos de los ciudadanos. Por eso los mercados han estado tranquilos después de que se dio a conocer el paquete.

Pero este presupuesto conservador no va a detonar un crecimiento rápido ni va a resolver muchos de los problemas que el Mandatario quiere superar. El gasto neto pagado aumentará de 5.8 a 6.1 billones de pesos, un 0.8% real. El déficit crecerá 10.7% en términos reales, a 547 mil millones de pesos, lo cual tendrá que financiarse con nueva deuda, pero es un monto relativamente pequeño que equivale a 2.1% del PIB.

Quizá lo que más inquieta del presupuesto es que se sustenta en buena medida en un incremento de la producción de petróleo crudo de un millón 727 mil a un millón 951 mil barriles diarios. Es un aumento de 13 por ciento. Bloomberg ha señalado que México no ha registrado un aumento tan grande desde 1982, pero entonces estaba empezando la producción de Cantarell, el yacimiento más generoso de nuestra historia. Hoy no se ve un nuevo Cantarell, aunque el Gobierno afirma que tiene 20 campos pequeños y medianos en aguas someras que podrían empezar a producir de inmediato.

Si la producción petrolera no aumenta lo que se prevé, el Gobierno tendrá dificultades para alcanzar las demás metas del presupuesto. El crecimiento económico de 1.5% a 2.5% en 2020 parece también muy optimista. Una expansión así, después de las dificultades de este 2019, requeriría de un fuerte aumento en la inversión productiva. Pero de momento la inversión está cayendo y a un ritmo alarmante. En julio tuvo una contracción de 7.4% anual.

El actual Gobierno ha cambiado los objetivos del gasto público. Su principal preocupación es repartir dinero en programas sociales con aportaciones directas a los beneficiarios, como el apoyo a adultos mayores y Jóvenes Construyendo el Futuro. No dudo de sus bondades, pero no son inversiones productivas que puedan generar crecimiento económico. Decir que estos programas no generan crecimiento pero sí desarrollo es jugar con las palabras. El crecimiento es una condición necesaria para el desarrollo.

Quizá Pemex pueda incrementar su inversión y reducir su carga fiscal; pero si encauza una parte significativa de sus recursos a construir una refinería, que no estará lista en tres años y que difícilmente será rentable, estará perdiendo oportunidades de inversión en petróleo crudo, que es lo más urgente para la empresa. Estas decisiones pueden producir una baja en la calificación de Pemex con consecuencias muy negativas, porque aumentaría el costo de la deuda de la firma. Algo similar puede ocurrir con la Comisión Federal de Electricidad, que quiere hacer por sí sola inversiones que pudieron haberse licitado a empresas privadas sin aumentar su deuda.

El crecimiento del gasto neto total de 0.8% real no es exagerado. Los ingresos totales, de 5.5 billones más una contratación de deuda de 584 mil millones de pesos, tampoco parecen insensatos. El problema es que todo el esquema depende de un crecimiento económico de alrededor de 2% y de un aumento en la producción petrolera de 13 por ciento. Las dos cifras parecen difíciles, si no imposibles, de alcanzar.

Servicio a deuda
El costo financiero en 2020 será de 733 mil millones de pesos, lo cual es producto de la deuda contratada por gobiernos anteriores. Es bastante más que los 285 mil millones de pesos que habría costado el aeropuerto de Texcoco. Quien piensa que las deudas no tienen al final costos enormes, no entiende de economía.
10 Septiembre 2019 04:05:00
Castigar el ahorro
“Ahorra un poco de dinero cada mes y te sorprenderá al final del año lo poco que tienes”.

Ernest Haskins

El presidente López Obrador prometió un paquete presupuestario sin nuevos impuestos y sin alzas. En buena medida cumplió, aunque sí hay algunos aumentos, como en los refrescos y cigarrillos, e impuestos nuevos, como el IVA a productos y servicios digitales de empresas no establecidas en el país. El aumento que más me inquieta, sin embargo, es el del ahorro, no solo porque es injusto, sino porque castiga una conducta benéfica.

Durante mucho tiempo no se gravó el ahorro en México y había buenas razones para no hacerlo. La primera es que el ahorro es ingreso guardado y se supone que ya paga un impuesto al generarse. Es más sano gravar el consumo a través del IVA que el ahorro.

En México el impuesto al ahorro se ha venido incrementando. Hasta 2018 se cobraba 0.46$ del capital. El monto se elevó a 1.04% en 2019 y a 1.45% en 2020, si se aprueba la actual propuesta de Hacienda. En otras palabras, en 2020 el aumento será de 39.4% sobre 2019 y de 215.2% sobre 2018. Ningún otro impuesto ha subido tanto.

Los economistas oficiales argumentan que este gravamen no es tan dañino como otros porque se trata de una simple retención. El contribuyente puede, en efecto, recuperar el dinero en la declaración anual posterior, pero esto ratifica uno de los aspectos más negativos del impuesto: se cobra a los pobres, que no hacen declaraciones anuales, pero se devuelve a los ricos, que sí las hacen. En el caso de los ricos, por otra parte, el Gobierno jinetea su dinero por un año o más. El gravamen, además, genera una pesadilla burocrática por la necesidad de reunir retenciones y de verificar que realmente todos los pagos de intereses hayan sido registrados en Hacienda.

Es cierto que el sistema ha mejorado en los últimos años. Hoy las retenciones surgen usualmente en automático en el programa del SAT al hacer la declaración anual. Un porcentaje de los intereses, por otra parte, no se grava porque está debajo de la inflación, aunque sería muy injusto gravar como ingreso un monto que no alcanza siquiera a cubrir la pérdida inflacionaria. Me dicen que el sistema sirve también para monitorear los depósitos en los bancos y puede ser un arma eficaz en la lucha contra el lavado de dinero y la evasión fiscal. Quizá, pero yo insisto en que el impuesto tiene una pésima filosofía, ya que castiga el ahorro y la pobreza.

Un ejecutivo del sector financiero me dice que la retención de 1.45% del capital equivale “al 30% de la tasa real actual. Pero si la tasa nominal sigue bajando como se espera, la retención podría llegar a ser hasta del 50% de la tasa real”. Esto significa un impuesto muy superior al de 35% que se cobra a los ingresos. El objetivo real, más que recaudar, parecería ser el de desmotivar el ahorro para incentivar el consumo e impulsar el crecimiento.

Yo entiendo la necesidad de promover un mayor crecimiento a través de un consumo sano, aun cuando el Presidente diga que este ya no es su objetivo, pero es un error hacerlo con un castigo al ahorro. Nuestro país siempre ha sufrido por una baja tasa de ahorro interno en comparación con países como Alemania, Corea del Sur y China. Poner un impuesto solo para castigar el ahorro, particularmente de los pobres, es un error. Sabemos que los fondos de pensiones no tendrán la capacidad de dar a los mexicanos un retiro digno. Castigar además el ahorro se antoja perverso.


Presupuesto

El paquete presupuestario 2020 es razonablemente equilibrado, por eso los mercados han reaccionado de forma positiva, pero tiene puntos cuestionables. Prevé, por ejemplo, un aumento de 13% en la producción petrolera. ¿Alguien creerá realmente que esta meta se puede cumplir?
09 Septiembre 2019 04:05:00
Veto a medicamentos
“Si no hay medicamentos, se toma un avión, a donde sea para comprar los medicamentos”.
Andrés Manuel López Obrador


El presidente López Obrador giró un memorándum el 20 de marzo a Raquel Buenrostro, oficial mayor de Hacienda, que instruía: “Como es sabido, tres proveedores de medicina y de materiales de curación, vendieron, en 2018, al ISSSTE y al IMSS, 34 mil 280 millones de pesos, 62.4% de todas las compras que llevaron a cabo dichas instituciones, sin incluir lo adquirido por la Secretaría de Salud y los gobiernos locales. Este hecho resulta, a todas luces, inmoral y violatorio del Artículo 28 de la Constitución, que prohíbe la existencia de monopolios. En razón de lo anterior, le solicito que, de conformidad con la legalidad de la materia, se impida la participación en licitaciones o adjudicaciones directas a dichas empresas hasta que sepamos, a ciencia cierta, si no hubo en estas operaciones corrupción y tráfico de influencias”.

“Como es sabido”, un hecho “a todas luces inmoral y violatorio del Artículo 28 de la Constitución”, una prohibición hasta que “sepamos a ciencia cierta si no hubo en estas operaciones corrupción y tráfico de influencias”. con esta deficiente técnica jurídica no sorprende que un juez de distrito haya concedido el 19 de agosto un amparo a Grupo Fármacos Especializados (Grufesa). El Gobierno está apelando.

¿Es la concentración de 62.4% excesiva o inmoral? No parece. Un estudio de IQVIA señala que en Estados Unidos, un mercado mucho mayor, tres empresas (Red Oak Sourcing, Walgreens Boots Alliance y McKesson) tienen 81% de la distribución. Si se suma la cuarta, Econdisc, el monto sube a 90 por ciento. Estos grados, me dicen, son habituales en el mundo.

Grufesa, Dimesa y Maypo compran medicamentos a cientos de laboratorios y realizan un trabajo complejo de distribución. El Gobierno ha tratado de intimidarlas. La Secretaría de la Función Pública inhabilitó a Grufesa el 18 de julio por haber supuestamente presentado información falsa sobre el origen nacional de un medicamento. El Presidente dice que las distribuidoras están detrás de la información sobre la escasez de medicamentos: “Había tres empresas, que son las que tienen ahora las campañas estas de que se están muriendo los niños, porque no hay medicinas para el cáncer. °Claro que están molestos, porque tenían una mina de oro y ya se les acabó”.

La “campaña”, sin embargo, surgió de una escasez real, provocada por el cierre de una planta de Pisa, farmacéutica relacionada con Dimesa, por Cofepris. Ante las protestas de los padres de niños con cáncer, Cofepris dio autorización para que se liberaran 17 mil unidades de medsatrexate del almacén de la empresa en Cuautitlán Izcalli.

Esta falta de medicamento podría ser preludio de una mayor escasez. El Gobierno de Peña Nieto hizo en 2018 una compra consolidada suficiente para todo 2019. En la primera licitación de 2019, el de López Obrador puso precios tan bajos que solo logró compras por 30 por ciento. Ya en este momento debería convocarse la segunda, cosa que no ha ocurrido. La producción puede tardarse cuatro meses y los medicamentos en reserva se están agotando.

Si la industria no reduce precios, el Presidente dice que recurrirá a productores extranjeros, quizá de India o China, pero no hay certeza de que cumplen las reglas de equivalencia y calidad que Cofepris impone a los mexicanos. La industria farmacéutica nacional sufriría un golpe devastador, pero quizá lo bueno es que miles de especialistas se sumarían a la lista de subsidios para ninis.



Yo acuso

La presidenta del jurado de la Mostra de Venecia, Lucrecia Martel, se negó a ver la nueva cinta de Roman Polanski, J’accuse, sobre el caso Dreyfus, por los antecedentes de abuso sexual del cineasta. Aun así, la película obtuvo el prestigioso Premio del Jurado.
06 Septiembre 2019 04:03:00
La moral del poder
Una democracia es tan fuerte como su oposición. Donde no hay oposición no puede haber democracia. Esto lo han reconocido los mayores estadistas del mundo. Por eso preocupa que el presidente Andrés Manuel López Obrador haya declarado el 1 de septiembre que “la oposición está moralmente derrotada”. También que los dirigentes de Morena estén cambiando la Ley Orgánica del Congreso para quitar espacios a la oposición.

Los líderes de la Cuarta Transformación no tienen por qué preocuparse de la fortaleza de la oposición sino de su debilidad. El principal partido de oposición, el PAN, tiene solo 78 diputados, 15.6% del total. Tratar de debilitarlo más quitándole espacios políticos que por ley le corresponden es un error de estrategia.

Benjamin Disraeli, el notable estadista británico conservador del siglo 19, lo entendió muy bien cuando señaló: “Ningún partido puede estar seguro mucho tiempo sin una fuerte oposición”. Su legado democrático es en buena medida producto de la rivalidad que tuvo con el líder liberal William Gladstone. La alternancia de ambos en el poder ayudó a mejorar las instituciones políticas y económicas del Reino Unido. El expresidente del Gobierno español Felipe González ha señalado que uno de los factores que le permitieron tomar las medidas que transformaron la economía española fue contar con una oposición fuerte y responsable.

En México vivimos demasiado tiempo bajo un régimen de partido hegemónico. Las reformas electorales de 1989, 1993, 1994 y 1996 permitieron dejar atrás ese régimen para que surgiera una democracia cabal, pero una parte significativa del esfuerzo fue el acuerdo entre partidos de 1997, “en el cual participó, entre muchos, Muñoz Ledo”, según ha recordado el vicecoordinador de los diputados de Morena, Pablo Gómez. Quizá por eso Gómez ha señalado que “Morena debe hacer un esfuerzo para no caer en métodos que sus dirigentes e integrantes combatieron siempre”.

El acuerdo de 1997 establecía la rotación de partidos en la presidencia de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, dejando de lado el control permanente que había tenido el PRI por décadas. El acuerdo dejó en claro que el presidente de la mesa no es representante de un partido sino de todos los diputados de todas las corrientes.

Independientemente de su descalificación de la oposición como moralmente derrotada, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha defendido la preservación de este sistema de equilibrios que fueron tan importantes para construir la democracia mexicana. Lo aplaudo con entusiasmo. No solo mandó a la secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero a decir a los diputados de Morena que los cambios a la Ley Orgánica del Congreso “nos están impactando mucho negativamente”, sino que calificó como “una vergüenza” en su mañanera esas modificaciones a la ley.

Los diputados de Morena deberían escuchar no solo estas palabras sino la ética política detrás de ellas. La Cuarta Transformación, ha señalado Pablo Gómez, “trae grabado el sello de la lucha contra el autoritarismo, la negación de derechos, la represión y la segregación política de críticos y opositores”. Por eso no puede simplemente adoptar “la cultura del agandalle”. Hay que recordar el espíritu de los acuerdos que se firmaron en 1997. Según Pablo Gómez, “respetar lo acordado forma parte de la moral del poder”.

Contra soldados
Unos manifestantes atacaron con palos a los soldados que trataron de impedir que colocaran tiendas sobre los muros de Palacio Nacional. Los soldados se retiraron, aunque algunos resintieron heridas. Ninguna autoridad hace ya nada ante quienes vandalizan monumentos o edificios o atacan a policías o soldados en manifestaciones. Es un error.
05 Septiembre 2019 04:00:00
Un manotazo
“Hay solo obediencia o la Iglesia te quemará como en el infierno”.
Arthur Miller

El Presidente tuvo que dar un manotazo para que Morena se echara para atrás en su intento de quedarse con la presidencia de la mesa directiva de la Cámara de Diputados en contravención a la Ley Orgánica del Congreso. En su mañanera, Andrés Manuel López Obrador calificó el intento de “una vergüenza”.

“Un partido, porque tiene mayoría, no puede aprovechar para modificar una ley en beneficio personal, en beneficio de grupo, en beneficio de una fracción. Eso es un retroceso. Yo celebro que esto se haya resuelto bien”, dijo, en referencia a la decisión de Porfirio Muñoz Ledo de no quedarse en la presidencia. “Yo no voy a meterme, pero era una vergüenza”.

Las palabras del Presidente fueron suficientes para convencer a los líderes de Morena en el Congreso de recular. Horas después anunciaron que se habían desistido de conservar la presidencia. Para ello dejarán de impulsar la iniciativa de reforma de la Ley Orgánica propuesta por Dolores Padierna o propondrán que se aplique en la siguiente legislatura. Un panista sería así quien asumiera la presidencia en este segundo año de legislatura (aunque Mario Delgado dijo ayer que tendría que ser un panista que no hubiera insultado a Porfirio en la discusión previa).

El presidente ha tomado una buena decisión. Su influencia sobre Morena es tan grande que no necesitaba intervenir directamente. Los políticos de Morena, mientras tanto, han mostrado una vez más su ambición. Fueron legisladores de la oposición, de izquierda y de derecha, los que hace años modificaron la Ley Orgánica para garantizar que los cargos del Congreso no fueran ocupados siempre por el partido hegemónico, el PRI. El que los diputados de Morena quisieran modificar estos equilibrios tan pronto lograron la mayoría absoluta era un comentario triste sobre cómo sus ambiciones se imponían sobre sus principios supuestamente democráticos.

No es esta la primera vez que el Presidente da un manotazo que hace que los legisladores de Morena se echen para atrás. López Obrador también descartó las amenazas del senador Ricardo Monreal para restringir las comisiones bancarias que provocaron un desplome de las acciones de los bancos. Monreal, al final, tuvo que alinearse.

Ayer, por otra parte, el Presidente volvió a cuestionar la ley que ampliaría el mandato del gobernador electo de Baja California, Jaime Bonilla, de dos a cinco años. “No se debe modificar la ley en función de intereses personales o de grupos –dijo–. No se puede retorcer la ley, no se puede hacer la ley a medida, independientemente de donde suceda”. El mensaje está ahí también para Bonilla, quien hasta ahora ni ha publicado ni ha descartado la iniciativa.

En su Primer (tercer) informe de Gobierno el Presidente declaró que “el Poder Ejecutivo ya no interviene, como era costumbre, en las determinaciones del Poder Legislativo ni del Judicial, respeta las atribuciones y jurisdicciones de las instancias estatales y municipales”.

Es difícil saber si esto es cierto o no. Por lo pronto, los políticos más ambiciosos parecen estar impulsando medidas que no parecen haber sido consultadas previamente con el Presidente. Pero en el caso de la presidencia de la Cámara, una simple declaración de López Obrador bastó para que quienes un día antes argumentaban que la medida era indispensable ahora la hayan cancelado.

Como en los viejos tiempos, un buen manotazo del Presidente sigue siendo el mecanismo más eficiente para evitar una medida injusta. No sé si sea bueno. Pero el desenlace sí que lo es.



Sin ley

La ley señala que el fiscal de Veracruz no puede ser destituido sin un juicio político. Sin embargo, el Congreso del Estado, a instancias del gobernador Cuitláhuac García, está demostrando que no le interesa cumplir la ley.
04 Septiembre 2019 04:02:00
Lograr impunidad
Tan grande ha sido el esfuerzo de los activistas por demostrar que “fue el Estado”, que ha conseguido un logro paradójico: la liberación de decenas de presuntos responsables del secuestro y homicidio de los normalistas de Ayotzinapa. Hoy, que tenemos un Gobierno de izquierda aliado con el Ejército, queda claro que solo han abonado a la impunidad.

La liberación de Gildardo López Astudillo, “El Gil”, uno de los dirigentes de la banda de narcotraficantes Guerreros Unidos, es preocupante. A López Astudillo se le presentó en su momento como uno de los principales responsables del secuestro y posterior homicidio de los estudiantes. Fue el primero en declarar que los normalistas habían sido divididos en dos grupos, uno entregado a policías de Iguala y el otro a policías de Cocula. Estos últimos fueron presuntamente ejecutados y quemados en el basurero de Cocula.

El periódico Reforma dio a conocer en abril de 2018, una serie de mensajes de Blackberry presentados como pruebas en un juicio en Chicago, Estados Unidos, contra ocho líderes de Guerreros Unidos. Los mensajes ratificaban que esta banda había estado involucrada en el secuestro de los normalistas, ya que sus dirigentes pensaban que los estudiantes estaban infiltrados por integrantes del grupo de Los Rojos. Los capos ordenaron la detención de los normalistas o pidieron que la Policía Municipal de Iguala lo hiciera. Dieron cuenta también de las ejecuciones. Uno de los mensajes del juicio de Chicago señalaba: “Algunos (de los estudiantes) ya están con San Pedro”. Otro apuntaba: “Ya les dimos trámite”. Uno más reportaba: “No estuvieron los verdes ni los del estado”, en otras palabras, ni los militares ni la Policía Estatal participaron en los hechos.

A López Astudillo se le atribuye la confirmación de la muerte de los estudiantes. Presuntamente él le escribió a Sidronio Cascarrubias, líder de Guerreros Unidos, un mensaje que decía: “Nunca los van a encontrar, los hicimos polvo y los tiramos al agua”.
Él y decenas de otros procesados reclamaron después que sus declaraciones habían sido extraídas por tortura. Esto lo negaron quienes realizaron los interrogatorios, pero en estos casos los jueces y las organizaciones de derechos humanos les creen más a los acusados que a los investigadores.

Los activistas del movimiento de Ayotzinapa y del Grupo Interdisciplinario de Especialistas Independientes (Giei) presionaron a las autoridades y a los jueces para rechazar la llamada “verdad histórica” de la PGR. Para ellos, por razones políticas, el Estado tenía que ser el responsable del crimen. Por eso exigieron revisar las “mazmorras” del Ejército y buscaron desacreditar de manera sistemática la investigación. Rechazaron que los estudiantes pudieron ser secuestrados por elementos del crimen organizado.
Sostuvieron que era imposible que los cuerpos pudieron ser quemados en un basurero. Respaldaron a los imputados cuando estos afirmaron que sus declaraciones habían sido arrancadas con tortura.

Hoy vemos las consecuencias de este trabajo político. Más de 40 de los implicados, entre ellos López Astudillo, han sido liberados en amparos y por el juez de Tamaulipas que ha llevado el caso. Lo peor es que la información disponible sigue señalándolos como presuntos responsables. Un movimiento que buscaba defender los derechos de las víctimas ha logrado, paradójicamente, liberar a quienes presuntamente secuestraron y ejecutaron a los normalistas.

Sin elementos
La CNDH cuestionó que en cuatro años no se hayan aportado más elementos de prueba contra el Gil que las declaraciones supuestamente arrancadas con tortura. Pero al parecer el juez desechó todos los demás elementos aportados por la Fiscalía.
03 Septiembre 2019 03:50:00
Crecer o desarrollar
“A los tecnócratas liberales sí nos obsesiona el crecimiento, porque lo que queremos es equidad en la prosperidad y no igualdad en la miseria”.
Isaac Katz

Cuando Andrés Manuel López Obrador era el líder más visible de la oposición cuestionaba a los gobernantes por no impulsar un crecimiento económico suficiente. El 25 de marzo de 2014, por ejemplo, ofreció un mensaje en Twitter que decía: “En enero la economía creció 0.8%, es decir, nada. EPN y Videgaray no saben cómo hacerlo. Perdón, pero con nosotros sería distinto y mejor”.

Los primeros meses de Gobierno de López Obrador, sin embargo, no han sido ni distintos ni mejores en el crecimiento. La cifra trimestral reportada por el Inegi en el segundo trimestre de 2019 fue de 0.0 por ciento. La expansión anual en el primer semestre de 2019 apenas alcanzó el 0.2 por ciento. A pesar de que el presidente ha insistido varias veces que la economía crecerá 2% en 2019, pocos economistas piensan que la meta sea realista. Los especialistas del sector privado encuestados por el Banco de México esperan en este momento un crecimiento de apenas 0.5% en 2019.

El Presidente, sin embargo, ya no considera que el crecimiento sea importante ni que los gobernantes que fracasan en lograrlo demuestren que “no saben cómo hacerlo”. En su informe del 1 de septiembre apuntó: “Otro elemento básico de nuestra política es desechar la obsesión tecnocrática de medirlo todo en función del simple crecimiento económico. Nosotros consideramos que lo fundamental no es lo cuantitativo sino la distribución equitativa del ingreso y de la riqueza; el fin último es conseguir la felicidad de la gente”.

El crecimiento representa, es cierto, nada más el volumen de la actividad económica; el desarrollo es la evolución de una economía hacia mejores niveles de vida. La distribución equitativa del ingreso o de la riqueza, sin embargo, no es la manera de medir el desarrollo. China tenía una distribución más equitativa en los tiempos de las políticas comunistas de Mao Zedong, pero su desarrollo era muy inferior al de otros países, incluyendo a México. Después de la muerte de Mao, y con la aplicación de las reformas de mercado de Deng Xiaoping y sus sucesores, China ha alcanzado un mayor grado de desarrollo que México. Cientos de millones de personas han sido rescatadas de la pobreza extrema en China, el mayor número en la historia de la humanidad, a pesar de que la desigualdad ha aumentado de forma muy importante. De hecho, Angus Deaton, ganador del Premio Nobel de Economía de 2015, ha sugerido en The Great Escape que la desigualdad es necesaria para el desarrollo.

No sabemos todavía si las políticas del actual Gobierno han llevado a una mejor distribución del ingreso. Millones están recibiendo subsidios gubernamentales, pero muchos han perdido sus empleos y programas sociales. La experiencia histórica nos demuestra, por otra parte, que la desigualdad, medida por el coeficiente de Gini, aumenta en tiempos sin crecimiento.

El presidente López Obrador tiene razón cuando afirma que la meta de la política económica no debe ser el simple crecimiento sino un verdadero desarrollo. Se equivoca, sin embargo, al pensar que México puede darse el lujo de caer en el estancamiento. Si no hay crecimiento no puede haber desarrollo. Ya Venezuela ha demostrado que una política que destruye el crecimiento no solo no genera desarrollo sino que condena a la población a la pobreza, quizá una pobreza igualitaria, pero pobreza de cualquier manera.



Matanzas

Ahora fueron cinco los ejecutados en una terminal de autobuses en Cuernavaca. El número de homicidios dolosos en México creció 3.2% en los 12 meses terminados en julio de 2019. Pero el Gobierno se preocupa más por las matanzas en Texas que las que tienen lugar en
México.
02 Septiembre 2019 03:56:00
Humildad y deber
Uno podrá confesar confusión ante un Presidente que se refiere a su primer informe como el tercero. Es el mismo Mandatario, sin embargo, que llamó a su Gobierno antes de empezar la cuarta transformación, solo para referirse después a cuatro previas: las de Hidalgo, Juárez, Madero y Cárdenas.

Esta cuarta o quinta transformación, sin embargo, ha sido vertiginosa, milagrosa. “Ya es un hecho.. la separación entre el poder económico del poder político” (sic). “Ya existe un real estado de derecho”. “El Poder Ejecutivo ya no interviene, como era costumbre, en las determinaciones del Poder Legislativo ni del Judicial, respeta las atribuciones y jurisdicciones de las instancias estatales y municipales; no se entromete en las decisiones de órganos autónomos”.

Ya las elecciones son limpias y libres. Para mejorar nuestra democracia, solo hay que convencer “respetuosamente” al Poder Legislativo para que “elimine las trabas legales para la aplicación del método de consulta popular”. La consulta para la cancelación del aeropuerto de Texcoco será el ejemplo o quizá la que pidió permiso a la Madre Tierra para construir el Tren Maya o alguna de esas consultas a mano alzada en que el pueblo sabio expresa su opinión.

En esta transformación, “el Gobierno federal pone el respeto a las libertades por sobre las prohibiciones, impulsa los comportamientos éticos y no las sanciones, y respeta escrupulosamente la libertad de elección de todos los ciudadanos en todos los aspectos: en posturas políticas e ideológicas, en creencias religiosas y en preferencias sexuales”.

“Se está poniendo en práctica el olvidado mandato constitucional según el cual el Estado tiene la responsabilidad de promover y encauzar el desarrollo económico nacional. La esencia de nuestra propuesta económica consiste en convertir la honestidad y la austeridad en forma de vida y de gobierno”.

Quizá no todo es perfecto en esta utopía. “La economía está creciendo poco, pero no hay recesión. Además, ahora es menos injusta la distribución del ingreso; es decir, hay más desarrollo y “bienestar”. Se han creado 300 mil empleos, ha aumentado el salario mínimo “como nunca, en 36 años de neoliberalismo”, se ha dado oportunidad de trabajar como aprendices a 930 mil jóvenes “que antes eran discriminados y tratados como ninis”, 8 millones de adultos mayores han recibido pensiones de 2 mil 550 pesos bimestrales, se reparten becas y subsidios a millones. Además, “ya se canceló la mal llamada reforma educativa”. En seguridad, “aunque todavía no tenemos buenos resultados en cuanto a la disminución de la incidencia delictiva en el país, estamos seguros de que vamos a lograr pacificar a México”.

No es esta la primera vez que un Presidente ofrece un informe optimista. Pero ninguno se ha aproximado a este. México está entrando a una nueva era de armonía y prosperidad. Y solo ha necesitado nueve meses para lograrlo: apenas el tiempo de un embarazo.

Los otros datos que muestran una economía estancada o un incremento en la violencia no tienen cabida en este nuevo reino de bienestar. “Los que se oponen al cambio viven aturdidos y desconcertados” porque “la mayoría de los mexicanos apoya la transformación y están contentos. Los empresarios están cooperando con mayor compromiso social: invierten, crean empleos, aceptan utilidades razonables y pagan sus contribuciones”. Por eso el Presidente se mantiene optimista, “sin aflojar el paso porque el poder es humildad y deber”.

Derrotados
AMLO sigue sin entender que ya es Presidente de todos los mexicanos. Plantear que quienes no piensan como él están “moralmente derrotados” subraya que sigue creyendo que está en
campaña.
30 Agosto 2019 03:52:00
Comunicar y gobernar
“El liberalismo es la filosofía de nuestro tiempo, porque sabe que el pasado es menos importante que el futuro”

Pierre Elliott Trudeau


Recuerdo la gran capacidad de comunicación de Pierre Elliott Trudeau. Sus discursos eran brillantes y los pronunciaba por igual en inglés o francés. Se vestía siempre de manera elegante y adornaba su solapa con una flor. Sonreía con facilidad y se acercaba a la gente. Fue el protagonista de la primera Trudeaumanía. Ejerció el cargo de primer ministro de Canadá de 1968 a 1979 y de 1980 a 1984.

La era de Trudeau fue la respuesta de Canadá al breve Camelot de John F. Kennedy en Washington de 1961 a 1963. Trudeau era un gobernante carismático, de ideas liberales, casado con Margaret Sinclair, una hippie 29 años menor que él, cuya rebeldía y bipolaridad le generaron fuertes dolores de cabeza, en parte por sus amoríos con personajes célebres y su uso de drogas. Margaret le daría tres hijos, entre ellos Justin, el Trudeau que actualmente gobierna Canadá.

A Pierre le tocó lidiar con los inicios del movimiento independentista de Quebec, la provincia francófona de la que era originario. Si bien fue un gran defensor de la cultura francesa, siempre defendió la permanencia de Quebec en Canadá. El Frente de Liberación de Quebec (FLQ), una guerrilla urbana marxista, secuestró en 1970 al cónsul de comercio británico, James Cross, y a Pierre Laporte, ministro de trabajo de Quebec. Trudeau decretó un estado de guerra que le dio enormes poderes. Laporte apareció muerto. Cinco miembros del FLQ fueron enviados a Cuba en un intercambio por la vida de Cross.

Canadá es uno de los países más prósperos del mundo, en buena medida por las políticas liberales que desde siempre ha adoptado. El nuevo Trudeau en el cargo de primer ministro se encuentra en constante conflicto con un Estados Unidos encabezado por la figura conservadora y autoritaria de Donald Trump, como su padre lo estuvo con Richard Nixon y con Ronald Reagan.

El liberalismo de Trudeau estaba terciado con un ánimo intervencionista en la economía que estaba de moda en aquel tiempo. Si bien rechazó los controles de precios y salarios promovidos por Nixon en Estados Unidos, y prefirió hacer recortes de impuestos para combatir la inflación, mantuvo una política de alto gasto social y de déficit de presupuesto.

No hay gobierno perfecto y el de Trudeau no lo fue, pero su mandato subrayó que el atractivo personal y la capacidad de comunicar son de enorme utilidad para ejercer el poder. Cuando un gobernante comunica bien, los electores prestan menor atención a sus errores y aplauden cualquier acierto. Ese carisma personal y la capacidad de comunicar las ha heredado Justin.

En México tenemos hoy un gobernante que habla lento, que comete errores de dicción y de gramática, pero que tiene una gran capacidad de comunicación con el pueblo llano. Esa es la razón por la que Andrés Manuel López Obrador mantiene una alta popularidad a pesar de sus errores.

Ningún gobernante es perfecto, pero los que comunican bien tienen mejores posibilidades de mantenerse en el poder y de impulsar sus políticas. Pierre Trudeau lo hizo en su momento, Justin lo ha logrado hasta ahora. López Obrador es el mejor comunicador que hemos tenido en la Presidencia de México
en mucho tiempo.

Pierre Trudeau convenció a los canadienses en su momento de que él representaba el futuro y no el pasado. Ese debe ser hoy el objetivo de López Obrador en su informe del domingo.



En ruinas

“Recibimos un país en ruinas”, me dijeron varios integrantes de la 4T el año pasado citando las cifras de homicidios dolosos. Eran 16 mil 625 hasta julio, según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en camino a un año récord. En este 2019, sin embargo, llevamos ya 17 mil 164 hasta el mismo mes de julio.
29 Agosto 2019 03:56:00
De ruinas a paraíso
En su campaña electoral de 2016, y al rendir protesta como Presidente, Donald Trump describió un Estados Unidos en ruinas: un país con “madres e hijos atrapados en la pobreza; fábricas oxidadas dispersas como lápidas; un sistema educativo que deja a nuestros jóvenes y hermosos estudiantes privados de conocimiento; y el crimen y las bandas y las drogas que han robado tantas vidas”. Lo curioso es que la Unión Americana estaba viviendo un periodo de crecimiento y bajo desempleo que no ha terminado todavía y que le ha permitido a Trump decir ahora, como Presidente, que es un momento de grandeza debido a sus políticas.

También Andrés Manuel López Obrador hizo campaña lamentando la terrible situación de México. “Lo digo con realismo y sin prejuicios ideológicos -afirmó en su discurso inaugural ante el Congreso-. La política neoliberal ha sido un desastre, una calamidad para la vida pública de nuestro país”.

Como en Estados Unidos, la situación de México no era tan mala en algunos aspectos, mientras que en otros, aunque sí lo era, se ha deteriorado. Un artículo de Noah Smith publicado el 26 de agosto en Bloomberg Opinion señalaba que en contraposición con la idea de Trump de que México es una tierra sumida en la pobreza con millones de ciudadanos desesperados por migrar a Estados Unidos, se trata de un país que ha logrado avances sólidos en las últimas décadas, efectivamente, en el periodo que López Obrador llama neoliberal.

El PIB per cápita de México, medido en dólares constantes de 2005, pasó de 7 mil 400 dólares en 1988 a 10 mil 400 en 2018. La desigualdad, según el coeficiente de Gini, bajó de 51.4% en 2000 a 43.4% en 2016. Las exportaciones mexicanas, que eran fundamentalmente de petróleo crudo en la década de 1980, hoy son principalmente de productos manufacturados. El número de personas nacidas en México que viven en Estados Unidos bajó de 12.8 millones en 2007 a 12.1 millones en 2015. “México tiene todavía una dura lucha frente a sí, pero está avanzando más de lo que piensan muchos”, escribió Smith, dirigiéndose a Trump, pero en un mensaje que pudo haber mandado a López Obrador.

Los problemas de México son enormes y no se resolverán fácilmente. La pobreza es producto de que el país solo ha crecido 2% anual en casi cuatro décadas, como lo ha señalado el propio Presidente, pero no ayuda que ahora tengamos un 0.0 por ciento. La violencia que heredamos de gobiernos anteriores es terrible, pero está aumentando. Nos dice el Presidente que hoy en México todo está requetebién, que somos felices, felices, felices, porque hay una mejor distribución de la riqueza, pero no tenemos nuevas cifras de Gini que lo comprueben. Mientras tanto, los subsidios que el Gobierno está entregando a algunos están acompañados de despidos de otros o de la eliminación de servicios y programas sociales.

Supongo que en su informe del próximo domingo el presidente López Obrador presentará la imagen de un México que estaba en ruinas, pero se ha levantado victorioso gracias a la Cuarta Transformación. Es lo mismo que hemos escuchado de Trump y de otros políticos en muchos lugares del mundo. Sin embargo, ni Estados Unidos ni México estaban tan mal antes, ni están tan bien ahora. Para mejorar, necesitamos evaluar con sensatez y realismo qué políticas públicas están funcionando y cuáles no. Pero esto no se ha hecho hasta ahora.

28 Agosto 2019 03:51:00
Valor presente
“A veces estamos demasiado dispuestos a creer que el presente es el único estado posible de las cosas”
Marcel Proust


El presidente López Obrador anunció ayer un acuerdo con las principales empresas constructoras y operadoras de gasoductos. Era importante para mandar el mensaje de que el Gobierno mexicano respetará los contratos. Sin esta certeza, difícilmente se habrían realizado nuevas inversiones en México.

Carso Energy, IEnova (de Sempra Energy) y TC Energía (TransCanada) fueron las empresas que llegaron a acuerdos. La primera consecuencia será la liberación del gasoducto del sur de Texas a Tuxpan. La Comisión Federal de Electricidad ha señalado que “este gasoducto apoyará a la industria nacional con mil 40 millones de pies cúbicos diarios (40% del total) en las regiones Golfo y Centro del país, con posibilidades de llevarlo a la península de Yucatán”. IEnova ha informado que la CFE “proporcionará los apoyos que correspondan para lograr el reinicio de operaciones del gasoducto Guaymas-El Oro”. No se ha logrado un acuerdo todavía con Fermaca, que tiene dos segmentos de gasoductos en Aguascalientes.

El mensaje es positivo. Un país en el que se violan impunemente los contratos no puede generar inversiones. Pero cuando se revisan los términos de los acuerdos es ine-vitable pensar que el ejercicio fue una pérdida de tiempo.

Gonzalo Monroy, de la consultora GMEC, señala en entrevista que con el acuerdo la CFE terminará pagando más por el gas que con los contratos originales. Es verdad que “bajan las tarifas entre 10% y 15%”, pero se alarga el tiempo de la concesión de 30 a 35 años y, sobre todo, se nivelan las pagos a lo largo de la vigencia del contrato. Los acuerdos originales consideraban pagos pequeños en un principio que se elevarían con el tiempo; ahora serán todos iguales.

Carlos Slim, de Grupo Carso, declaró ayer que “la renta pareja a lo largo del plazo, nos permite financiar más proyectos, hacer mayores inversiones”. Efectivamente, Carso y las demás empresas tendrán un mejor flujo desde el principio y esto les dará un mayor ingreso, que se podrá usar para invertir o para cualquier otra cosa. La baja de la tarifa es poco relevante ante la nivelación de pagos. No sorprende que ayer se hayan disparado las acciones de las empresas de gasoductos.

Ya el exsecretario de hacienda, Carlos Urzúa, había señalado en su entrevista con Proceso que “es preocupante que alguien que dirige una empresa de electricidad no entienda el concepto de valor presente”. Quizá un curso de primer año de economía en el ITAM ayudaría a subsanar este desconocimiento. Siempre es mejor recibir dinero hoy que en el futuro; esa es la base del concepto de valor presente. Al nivelar los pagos en 35 años, la CFE obtiene un ahorro nominal de tarifas, pero un costo real mayor.

Es mejor tener un mal acuerdo que mandar el mensaje de que el Estado mexicano no respeta los contratos. También es importante que empiece a fluir el gas del sur de Texas, que el ingeniero Slim calificó correctamente como “el más barato del mundo”. El gas, además, va a sustituir al diésel y al combustóleo, mucho más contaminantes. Mientras el Gobierno mexicano siga impidiendo la producción de gas por fracking en nuestro país, la importación de Texas será nuestra mejor opción.

Lo que no tiene sentido es haber pasado por esta peligrosa renegociación solo para salir con un acuerdo más caro. Quizá es un buen momento para que los funcionarios tomen clases de economía y aprendan a calcular el valor presente.



Sin medicamentos

Bloquear el acceso a un aeropuerto no debería ser la forma de protestar, pero los pacientes de cáncer del Hospital Infantil Federico Gómez de la Secretaría de Salud no tienen ya medicamentos como el metotrexato o el purinethol. Entiendo la desesperación de los padres.

27 Agosto 2019 03:56:00
Con los empresarios
Al parecer ya hay un acuerdo preliminar entre el Gobierno mexicano y cuatro empresas privadas de gasoductos que permitiría destrabar el ducto marino del sur de Texas a Tuxpan. Un artículo del Wall Street Journal sugiere, sobre la base de entrevistas con fuentes no reveladas cercanas a las negociaciones, que la Comisión Federal de Electricidad pagaría una cantidad mayor por el gas de lo previsto, pero al final lograría un ahorro de 600 millones de dólares. La nota señalaba que ayer habría una nueva reunión y que el acuerdo podría darse a conocer hoy.

Más que echar a andar un gasoducto que aumentará en 40% la oferta de gas natural en México, la negociación es importante porque busca borrar la idea de muchos empresarios de que el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, el que canceló el aeropuerto de Texcoco y desconoció los contratos sobre los gasoductos, no cumple con los compromisos firmados con empresarios. Descartar esta idea es indispensable para tener nueva inversión privada.

Un acuerdo con las empresas de gasoductos, que tuvieron confianza en los acuerdos firmados por el Estado mexicano en años anteriores, sería un paso en la dirección correcta. En el mismo sentido está la creación de un nuevo consejo de empresarios privados para el tema de energía. El jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo, señaló el 23 de agosto en Monterrey, en la Expo-Pyme de Caintra en Nuevo León, que el Presidente ha reconocido que no ha tenido “una política energética clara”. Romo parafraseó las palabras del mandatario: “Tengo que aceptar que lo que yo creía que era la solución, no lo es. Tengo que aceptar que hay muchas tecnologías que no sabía que existían, y para eso voy a formar un comité entre el sector público y el sector privado, para que me ayuden a definir la política energética”. Según Romo, esta “es la primera vez que en un tema tan sensible como es la energía se forma un grupo interdisciplinario entre el sector privado y el Gabinete de energía, para definir a dónde queremos llegar en los próximos años”.

Las cifras disponibles muestran una fuerte disminución de la inversión en México. La inversión fija bruta cayó 6.9% en los 12 meses concluidos en mayo de este 2019, con un desplome de 8.3% en construcción y 5% en maquinaria y equipo (INEGI). La inversión extranjera directa bajó 15.2% entre el segundo trimestre de 2018 y el mismo período de 2019 (Banxico). El valor real de producción de las empresas constructoras descendió 7.8% en los 12 meses concluidos en junio de 2019 (Inegi). Son cifras pésimas, aun para un inicio de sexenio.

El Gobierno puede incrementar su inversión en los próximos meses en proyectos como el Tren Maya, la refinería de Dos Bocas y el aeropuerto de Santa Lucía, pese a las dudas sobre su rentabilidad. La inversión pública, sin embargo, no es suficiente para impulsar un crecimiento suficiente. En el primer trimestre de 2019 la inversión pública representó 2.7% del producto interno bruto, mientras que la privada fue de 18.9% (mexicocomovamos.mx).

Si el Gobierno no recupera la confianza de los empresarios, será imposible alcanzar un crecimiento de 4% anual en el sexenio; y, sin crecimiento, el desarrollo es imposible. Por eso son tan importantes los acercamientos con las empresas privadas.

Acto de corrupción
Mientras que el presidente López Obrador y Alfonso Romo se acercan a los empresarios, otros funcionarios, como los titulares de Salud y Medio Ambiente, Jorge Alcocer Varela y Víctor Toledo Manzur, evitan las reuniones con ellos. Ver a empresarios es, para los ideólogos, un acto de corrupción en sí.
26 Agosto 2019 03:48:00
Guerra comercial
Durante un momento pareció que Donald Trump se daba cuenta de los daños que está causando su guerra comercial. Ayer por la mañana, en la reunión del Grupo de los 7 en Biarritz, Francia, se le preguntó si tenía dudas sobre los aranceles a China que han generado una caída generalizada de los mercados internacionales. “Sí claro, ¿por qué no?... Tengo dudas sobre todo”, respondió. Horas después, sin embargo, su secretaria de prensa, Stephanie Grisham, afirmó en un correo electrónico que la respuesta del Presidente había sido malinterpretada: “El presidente Trump ha respondido en afirmativo, porque lamenta no haber aumentado más los
aranceles”.

El proteccionismo de Trump está atado a una ideología hace mucho tiempo desacreditada en economía, el mercantilismo, que considera que el propósito del comercio exterior es generar un superávit por lo que los aranceles a productos extranjeros aumentan la prosperidad de un país. David Ricardo, el economista británico, empezó a socavar esta idea en el siglo 19 al postular la teoría de las ventajas comparativas. En “un sistema de libre comercio perfecto” –escribió–, cada país dedica “su capital y su trabajo” a aquellas actividades que más lo benefician, lo que “estimula la industria”, “premia el ingenio”, “difunde beneficio general y une, por un lazo de interés e intercambio, a la sociedad universal de las naciones”

Hoy la mayoría de los economistas e historiadores coinciden en que el proteccionismo hace daño tanto a los productores del país exportador como a los consumidores del importador. Los aranceles de Trump han afectado “a China y a otros países extranjeros”, apuntó recientemente Paul Krugman, ganador del Premio Nobel de Economía, pero “la familia promedio” en Estados Unidos “terminará pagando mil dólares más al año por precios más altos. Las guerras comerciales casi nunca tienen vencedores claros, pero con frecuencia dejan cicatrices de largo plazo en la economía mundial”.

Lo curioso es que Estados Unidos está gozando su período de expansión más prolongado de la historia: 121 meses en julio para superar los 120 meses de 1991-2001. Ha sido, es cierto, una expansión de menor vigor que otras, pero la simple duración asombra.

El mayor riesgo a la continuación de este crecimiento es la guerra comercial contra China y otros países. La economía china creció 6.2% en el segundo trimestre de este 2019, lo cual es quizá rápido en términos internacionales, pero resulta la cifra más baja en 27 años. Con la aplicación de nuevos aranceles estadunidenses a partir del 1 de septiembre, se espera una mayor desaceleración, la cual afectará a muchos países, entre ellos a Estados Unidos, el mayor exportador a China.

El presidente Trump no parece tener la inteligencia económica para entender que él mismo está socavando la expansión que le puede dar el triunfo en las elecciones presidenciales de 2020. Su guerra comercial es, en este momento, la mayor amenaza a la economía del mundo y de su propio país. Quizá sus amenazas pretendían ser un simple instrumento de negociación para obligar a China a descartar políticas comerciales que efectivamente son injustas, pero la apuesta está terminando mal. Todos en el mundo pagaremos el costo de esta falsa idea de que el proteccionismo aumenta la prosperidad de un país.


Modesto anarquista

AMLO recordó este 24 de agosto el 120 aniversario del nacimiento de Jorge Luis Borges afirmando: “Es de esos pocos intelectuales de derecha pero independientes de verdad y no fingía”. Borges, sin embargo, no era de derecha. “Soy un modesto anarquista, a la manera spenceriana –dijo una vez–. Creo en el individuo, no en el Estado”. Aun así, me parece maravilloso que el Presidente haya celebrado al autor de El Aleph.

23 Agosto 2019 04:03:00
Negociar con criminales
Negociar con criminales no, dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador. Eso se hizo en el pasado y no funcionó, porque la seguridad es responsabilidad del Gobierno y de nadie más, subrayó. Cierto. Por esa razón nacieron los Estados modernos, para proveer la seguridad a sus gobernados, que fue algo en lo que claudicó el Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, que desde el inicio pactó con criminales, que camuflajeados en la desesperación de los michoacanos que ante la violencia se organizaron en grupos de autodefensa, fueron utilizados para el exterminio de Los Caballeros Templarios. Esa obtusa estrategia, violando las leyes internacionales, puso a Michoacán al borde de la guerra civil en un año.

La historia sirve mucho para evitar errores, a partir de las experiencias vividas. Por eso, el proyecto del Gobierno de López Obrador de dar amnistía y generar empresas productivas en las zonas calientes de la violencia, donde el tejido social se entrevera entre el mundo de la legalidad y el mundo de la criminalidad, estaba sentado sobre un tambor de dinamita con la mecha prendida. El primer paso del plan, construir un parque agroindustrial en La Huacana, donde vejaron y privaron de su libertad a una decena de soldados que realizaba operativos de desarme en mayo, estalló estrepitosamente. No era lo que creían que iba a suceder.

Hace casi tres semanas, una reunión privada, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, describía satisfecha cómo estaban trabajando intensamente con diferentes grupos armados para establecer mecanismos que restablecieran la seguridad y se acabara la violencia. ¿Con grupos armados?, le preguntó su interlocutor. “Hablamos con todos”, respondió. En el encuentro, el subsecretario de Gobernación, Ricardo Peralta, dijo que acababa de dialogar con los grupos de autodefensa en La Huacana, donde había acordado la instalación del parque industrial, y con la Columna Armada Pedro J. Méndez, en Villagrán, Tamaulipas. “Pero ese grupo está ligado al Cártel del Golfo”, interrumpió el interlocutor. “Ellos no son, sino una escisión”, dijo Peralta. “Inclusive me dieron las órdenes de aprehensión contra ellos”.

Peralta tenía razón, pero a medias. De acuerdo con personas que conocen el desarrollo de ese grupo, hace varios meses se fraccionó y la parte que dialogó con el subsecretario se había alineado con Morena. Quienes rompieron con ellos no se vincularon a ningún partido, por lo que, según las mismas fuentes, han sido hostigados permanentemente. Ese grupo es encabezado por los Leales, Octavio Leal Moncada, a quien apodan “El Tarzán” o “El Profe”, Cesáreo Leal Pérez, y Eloy Flores Martínez, que usa el alias de “El Licenciado”. Sin embargo, la escisión no redime de manera instantánea a quienes se acercaron a Morena, en busca claramente de un certificado de impunidad a sus cuentas pendientes.

Es el mismo caso en La Huacana. Aunque el Cártel Jalisco Nueva Generación, que controla la zona, difundió un video donde se desvinculó del grupo que privó de su libertad a los soldados, no quiere decir que quienes lo hicieron estén libres de culpa o sean inocentes.
El ataque a los soldados se dio porque les decomisaron fusiles de asalto, incluidas las mortíferas Barrett de 50 milímetros, de uso exclusivo del Ejército y querían que se los regresaran –condición que se cumplió para su liberación. En ese municipio, junto con los de Buenavista Tomatlán y Tepalcaltepec, nacieron los grupos de autodefensa civil penetrados por el CJNG, que desató la violencia incontenida en 2013 y 2014, que sólo se pudo reducir temporalmente –en la otra cara de la historia–, por la llegada de un comisionado para el Desarrollo y la Seguridad, Alfredo Castillo, que actuó como procónsul. Castillo logró desarmar a quienes no eran parte del crimen organizado, pero nunca pudo hacerlo con aquellos vinculados al cártel, con los que se llegó a un entendimiento tras la liquidación de Los Caballeros Templarios. El que los grupos de autodefensa no sean parte orgánica de los cárteles, no los coloca del lado de la ley ni de actos criminales por los que no tengan que pagar.

La falta de experiencia en el Gobierno y de pericia en el manejo de comunicación, provocó una nueva crisis donde no existía. El plan no era desconocido en Palacio Nacional y la secretaria Sánchez Cordero hablaba con esa confianza. Al explotar el tanque de dinamita sobre el que no se habían dado cuenta estaban sentados, el presidente López Obrador se vio obligado al control de daños. Desautorizó a Peralta y le pidió ajustarse a la Constitución y ceñirse a las leyes. En el gabinete de seguridad de este miércoles se dio la contraorden de mantener el diálogo con los grupos armados y expresó su desacuerdo con el programa de los proyectos productivos. Es decir, reculó sobre una política que él mismo ideó y estimuló.

Pero no está más. Es dialéctico rectificar, porque su problema puede ser más grande. El Gobierno del presidente Donald Trump lo tiene nuevamente en la mira. Lleva casi un mes criticando al Gobierno de López Obrador por carecer de una política más enérgica para frenar el narcotráfico, y el secretario de Estado, Mike Pompeo, ha sugerido que podrían certificar una vez más los esfuerzos del Gobierno en esa materia. Como en la migración, se está yendo de bruces el gobierno. A diferencia de la actitud en el tema migratorio, el Presidente está actuando con celeridad. No basta la retórica, pero es una buena oportunidad para corregir y rediseñar la estrategia contra los criminales. Por ejemplo, que los combata, que les cambie los incentivos, que no los apoye ni los tolere, aunque esto se de por omisión y no necesariamente –esperemos– por comisión.

" Comentar Imprimir
columnistas