×
Confesionario
Confesionario
ver +

" Comentar Imprimir
20 Octubre 2019 04:00:00
Adrián Herrera, que le está cuidando la silla
Adrián Herrera, que le está cuidando la silla a Rodrigo Fuentes en el CDE del PRI, pretende tapar el sol con un dedo.

Ya eran muchos los que aseguraban que los dados estaban cargados para los de la formula roja.

Era menester enviar un mensaje mediante los presidentes de los comités municipales a la militancia de que no hay nada para nadie.

En teoría, no están marcando línea para nadie, sin dados cargados.

En la práctica se ve otra otra cosa. Enrique Sarmiento estuvo ayer en Monclova y se notó la diferencia.

Con Rodrigo, aunque no estuvo lleno, llegó Andrés Osuna, Daniel Alton, Arturo Cabrera y muchos más.

Con Sarmiento, muy apenas fue Armando Castro y su hijo.

**********

De mucha ayuda será para Monclova lo que pueda hacer Javier Guerrero desde su puesto en el IMSS.

El secretario general del Instituto ha hecho mutis sobre los rumores de que dejaría su puesto para tomar el lugar de Reyes Flores.

Guerrero está trabajando de cerca con alcaldes del PAN y del PRI.

Con Alfredo Paredes la relación es estrecha y en las últimas reuniones han afinado el arranque de la obra en Monclova que será hasta el 2020.

**********

Muy criticado Jesús Ríos por su servilismo con Francisco Saracho.

El secretario de Inclusión y Desarrollo llegó el pasado Viernes como representante del gobernador Miguel Ángel Riquelme para que el Doctor Vagón empezara con las atenciones médicas.

Poco le faltó al encargado de los Programas Estatales para colocarse de alfombra.

Si quiere saber el perfume que usa Saracho el que debe saber bien cuál es sin duda que es Ríos.

**********

Véalo bien, el PRI del 29 de corridito hasta los 70 no cambió mucho.

Era el partido, donde los que mandaban eran los únicos que se pasaban por el arco del triunfo todas las leyes y toda la decencia.

Como le dijeron a César García Valdés en 1987 cuando fue candidato a la Alcaldía: “Sí, entiéndalo, usted tuvo más votos ¡pero no ganó!”

Ese PRI que no mostraba el mínimo rubor por tener una elección presidencial sin candidato opositor…

Ese PRI que permitió a Jesús Reyes Heroles clavar un rejón en el morrillo de ese viejo PRI.

Miguel de la Madrid le puso otro… Carlos Salinas pareció herirle de muerte y Ernesto Zedillo el descabello.

Muerto estaba y regresó por la misma puerta pero con otro nombre.

Ese viejo partido de políticos gandallas toma y retoma el papel y la personalidad de aquel viejo PRI.

En Morena tienen esos destellos de que son aquellos priístas, los de antes.

Y es que sin un asomo de rubor el presidente quita a los ministros de la corte que le estorban.

Sin tantita pena un gobernador electo compra diputados y cambia una ley que le permite ampliar el periodo de su gobierno de dos a cinco años.

Sin que les tiemble la mano califican de “normal” que una docena de policías sean asesinados.

Con la cara dura el Presidente dice que lo bueno de su política de seguridad es que no hay masacres.

Y todos los días se acumulan irregularidades y aberraciones.

Sin embargo, para ellos es normal, como normal era en el viejo PRI robar con ansia loca mientras se predicaba honestidad.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



0 0 1 2 3 4 5