×
Jorge A. Meléndez
Jorge A. Meléndez
ver +

" Comentar Imprimir
15 Junio 2019 04:00:00
Contener a Trump
Se evitó la terrible amenaza arancelaria de Trump... por ahora.

Porque esto apenas inicia. El Sr. Naranja ya encontró su cantaleta para su base de votantes en el 2020. Es un camino conocido: México seguirá siendo el punching bag de este bully narciso.

Pero ahora será peor.

A fin de cuentas, con lo de “México pagará el muro” la solución era sencilla: ignorarlo. La bravuconada no tenía dientes. Con los aranceles la cosa cambia. Hay que atender la amenaza porque sus consecuencias son fatales (relea “Trump, el bebé nuclear”).

Por eso México cedió y absorbió el costo de la crisis migratoria de Estados Unidos (EU). No había de otra.

¿Qué hacer ante este escenario? Cuatro cosas:

1. Aceptar que a Donaldo no se le puede controlar. Sólo se puede intentar contenerlo. Hay que lidiar con él, aunque sea berrinchudo, mal informado, aislado (rodeado de porristas o locos), ocurrente y vengativo. Tiene demasiado poder.

2. No cometer más estupideces. La nueva arma arancelaria de Trump es cortesía de AMLO. De su política migratoria fraternal. Los datos no mienten. Las detenciones de migrantes en EU pasaron de 50-60 mil por mes a 145 mil en mayo. En sólo 5 meses se acumularon 676 mil detenciones. México le dio la excusa a Mr. Orange. Ahora hay que parar esta alza en el flujo migratorio (llevará tiempo) y habrá que manejar el caos y el costo que tontamente nos endilgó el Tlatoani.

3. Reclutar aliados en EU. El acuerdo se dio, en parte, por la presión de empresarios, legisladores y gobernadores estadunidenses. Los aranceles también los iban a impactar. México requiere cabildeo y networking permanente. Tender puentes para construir un equipo bilateral en contra de las estúpidas amenazas naranjas.

4. Minimizar el trato directo con Trump. Ignorarlo y no provocarlo. En esto Andrés Manuel es un maestro. Responder a los vitriólicos tuits naranjas con referencias históricas, con “abrazos en lugar de balazos” y lo que se le ocurra al Presidente.

El panorama preocupa. Como si la amenaza arancelaria no fuera suficiente, está el tema del T-MEC. Hay que aprobarlo lo más rápido posible, antes de que el ambiente se caldee más.

Y es que los acuerdos entre países son complicados. Deepak Malhotra, profesor de Harvard, explica que hay 2 diferencias clave entre una negociación entre naciones y una entre empresas:

a) El objetivo. En los negocios es descubrir cuánto valor hay en la mesa y cómo repartirlo. Entre países hay intereses múltiples.

b) La cantidad de soluciones disponibles. Entre empresas hay muchas. Entre naciones, “si tienes suerte encontrarás una opción con la que todos puedan vivir... y tendrás que librar múltiples obstáculos para hallarla”.

El autor del libro Negociando lo Imposible recomienda 5 cosas para un diálogo entre naciones:

1. Fijar precondiciones y lanzar ultimátums son pésimas tácticas. Aunque creas que “son razonables”, crean obstáculos innecesarios o, peor aún, llevan a una escalada de posturas.

2. No necesitas “el trato más bueno del mundo”, sino uno que se pueda implementar. La negociación no termina con un acuerdo. Hay que negociar detalles operativos y después queda la operación. Si el trato no es percibido como “justo” por ambas partes, no funcionará.

3. Que “ellos pierdan” no significa que “ganaste tú”. Los “juegos de suma cero” no duran. Por ejemplo, si un país sabe que “se lo fregaron”, será imposible que el político pueda vender el acuerdo a sus votantes. El enfoque adecuado es ver a la contraparte como un “socio con el que trabajarás por mucho tiempo”.

4. Ambas partes tienen que salvar cara.

5. Hay que decirle a los votantes cosas que no quieren escuchar. Es imposible ganar todo. Los argumentos histriónicos sirven en la política, pero no al negociar. El político debe explicarle esto al votante. La razón tiene que imperar.

Éste es el complicado escenario que deberá navegar México de aquí a la elección estadunidense del 2020. Ojalá que nuestro capitán tome nota y pueda esquivar tanta tormenta.

Ah, y por favor: ¡qué los huracanes no sean de manufactura propia!

En pocas palabras...

“La pequeña rama que se dobló seguía erguida cuando pasó la tormenta”.
Esopo
Imprimir
COMENTARIOS


6

  • 8 9
  • 7
1
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65