×
Dan T
Dan T
ver +
lacomediapolitica@gmail.com

" Comentar Imprimir
22 Octubre 2019 04:01:00
Quiero vivir en Culiacán
Si ya de por sí Culiacán se me figuraba el paraíso, después de lo que pasó con el hijo de “El Chapo” Guzmán, ¡más quiero vivir allá! ¿Por qué? Porque ya quedó claro que allá no gobierna Andrés Manuel López Obrador. Tal vez en los papeles, Sinaloa sigue siendo parte de la República Mexicana, pero en los hechos es un territorio aparte, con su propio gobierno, su propia ley y su propio Ejército. Yo creía que era cosa de los narcocorridos, pero el fallido operativo para detener a Ovidio Guzmán López, nos dejó ver que en aquel estado no manda AMLO. Y eso, por supuesto, no es bueno, pero es la realidad.

Me sorprende y me enoja que el Presidente diga “evitamos una masacre”, porque en realidad debería decir: “por no planear bien las cosas y hacerlo todo a lo güey, estuvimos a punto de provocar una masacre”. Porque eso es lo que en verdad pasó: quisieron atrapar al “Chapito” y lo hicieron tan mal, que se les olvidó que había “halcones”, no previeron que les iban a cerrar los caminos, no se imaginaron que les iban a salir cientos de camionetas y miles de sicarios; y no se esperaban que tendrían que darle a los narcos hasta las... gracias.

Entonces, no es que el Presidente evitara una masacre, sino que estuvo a punto de provocarla. Como decía alguien en redes sociales: López Obrador es el típico que te avienta a la alberca y luego te saca, para que le agradezcas por haberte salvado.

SERENOS, MORENOS
Diría mi abuelita: no lo hurtan, ¡lo heredan! Los integrantes de Morena no pueden evitar que aflore su pasado priista y perredista, lo cual explica que sus elecciones internas estén hechas un camote. Desde golpes hasta balazos han habido en las asambleas distritales, en las que se deberían elegir a los delegados que, a su vez, elegirán a la próxima dirigencia nacional morenista. Hay cuatro personas aspirando a la presidencia del partido y las cuatro dicen tener la bendición de Andrés Manuel López Obrador.
Se trata de Yeidckol Polevnsky, Mario Delgado, Alejandro Rojas y Bertha Luján, cada uno con su respectivo arsenal de mañas. Se supone que Luján es la que realmente tiene las confianzas de AMLO, pero como es la más gris de los cuatro, se ve difícil que la dejen llegar pues con ella Morena se convertiría en “Pálida”. Luego está el diputado Mario Delgado que tiene como mejor porrista a... ¡Mario Delgado! Él es el único que cree que tendría la capacidad para dirigir al partido en el poder. Nunca, nadie, jamás le ha visto aptitudes para nada, pero por ser tan cercano de Marcelo Ebrard ha ido brincando de puesto en puesto. El otro que se juega el pellejo es Rojas Díaz, que cuenta con toooda la confianza de otro de los personajes fuertes de la 4T: Ricardo Monreal. Dejo al último a Polevnsky, porque sus posibilidades de seguir en la dirigencia son más bajas que las de Cruz Azul de ser campeón. Y es que, pese a haber encabezado el partido durante las elecciones, se sabe que es más rata que Mickey Mouse, por lo que López Obrador ya la habría tachado de su lista de regalos de Navidad. ¿Quién ganará? Ese es un gran misterio, ya que ni siquiera se sabe cómo será la elección. Legalmente tendría que ser en una asamblea de delegados, pero el amado líder cabecita de tampón les dijo que lo hicieran por encuesta y, pues, obviamente, no se ponen de acuerdo. Están más confundidos que un día con sol y lluvia (como el de hoy).
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5